martes, julio 23, 2024

160 personas en Nigeria central habrían muerto en ataques de bandidos

Grupos armados han matado al menos a 160 personas en el centro de Nigeria en una serie de ataques contra aldeas, dijeron el lunes funcionarios del gobierno local.

La cifra supone un fuerte aumento con respecto a la cifra inicial comunicada por el ejército el domingo por la noche de sólo 16 muertos en una región plagada desde hace varios años por tensiones religiosas y étnicas.

«Se ha confirmado la muerte de unas 113 personas mientras las hostilidades del sábado persistían hasta [the] primeras horas de la mañana del lunes», dijo a la AFP Monday Kassah, jefe del gobierno local de Bokkos, en el estado de Plateau.

Bandas militares, llamadas localmente «bandidos», lanzaron ataques «bien coordinados» en «no menos de 20 comunidades diferentes» y también incendiaron casas, dijo Kassah.

«Encontramos más de 300 heridos» que fueron trasladados a hospitales de Bokkos, Jos y Barkin Ladi, afirmó.

Un balance provisional de la Cruz Roja local informó de 104 muertes en 18 pueblos de la región de Bokkos.

También se informó de la muerte de al menos 50 personas en varios pueblos de la zona de Barkin Ladi, según Dickson Chollom, miembro del parlamento estatal.

Condenó los ataques y pidió a las fuerzas de seguridad que actúen con rapidez.

«No sucumbiremos a las tácticas de estos mercaderes de la muerte. Estamos unidos en nuestra búsqueda de la justicia y la paz duradera», afirmó Chollom.

Bárbaro

Los ataques que comenzaron en la zona de Bokkos se extendieron a la vecina Barkin Ladi, donde 30 personas fueron encontradas muertas, según el presidente local Danjuma Dakil.

El domingo, el gobernador del estado de Plateau, Caleb Mutfwang, condenó la violencia y la calificó de «bárbara, brutal e injustificada».

«El gobierno tomará medidas proactivas para frenar los ataques en curso contra civiles inocentes», dijo Gyang Bere, portavoz del gobernador.

Todavía se podían escuchar disparos el lunes por la tarde, según una fuente de la región, que se encuentra en la línea divisoria entre el norte de Nigeria, de mayoría musulmana, y el sur, de mayoría cristiana.

Markus Amorudu, residente de la aldea de Mushu, dijo que la gente estaba durmiendo cuando se escucharon los disparos.

«Teníamos miedo porque no esperábamos un ataque. La gente se escondió, pero los asaltantes nos capturaron a muchos, algunos murieron, otros resultaron heridos», dijo a la AFP.

Amnistía Internacional criticó al gobierno tras los ataques, diciendo que «las autoridades nigerianas no han logrado poner fin a los frecuentes ataques mortales contra las comunidades rurales del estado de Plateau», en una publicación en X, anteriormente Twitter.

El noroeste y el centro de Nigeria han estado aterrorizados durante mucho tiempo por milicias de bandidos que operan desde bases en lo profundo de los bosques y asaltan aldeas para saquear y secuestrar a los residentes para pedir rescate.

La competencia por los recursos naturales entre pastores y agricultores nómadas, intensificada por el rápido crecimiento demográfico y las presiones climáticas, también ha exacerbado las tensiones sociales y provocado la violencia.

Un conflicto yihadista ha asolado el noreste de Nigeria desde 2009, matando a decenas de miles de personas y desplazando a alrededor de 2 millones, mientras Boko Haram lucha por la supremacía con rivales vinculados al grupo Estado Islámico.

El presidente Bola Ahmed Tinubu, ex gobernador de Lagos elegido en febrero en unas elecciones muy disputadas, ha prometido atraer más inversiones a la economía más grande y al país más poblado de África en un intento por abordar sus persistentes desafíos de seguridad.

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img