in

A la Luna, Marte y más allá: ¿Podrían las crecientes ambiciones espaciales de China verse obstaculizadas por factores terrestres?

A la Luna, Marte y más allá: ¿Podrían las crecientes ambiciones espaciales de China verse obstaculizadas por factores terrestres?

SINGAPUR: “Explorar el vasto cosmos, desarrollar la industria espacial y convertir a China en una potencia espacial es nuestro sueño eterno”.

Estas palabras del presidente chino, Xi Jinping, abrieron el último libro blanco espacial del país publicado a principios de 2022. En ese momento, Beijing estaba al tanto de sus logros extraterrestres, como el primer alunizaje del mundo en el lado oscuro de la Luna en 2019 y un histórico primero para el país en su aterrizaje en Marte en 2021.

Un avance rápido hasta ahora muestra que Beijing mantiene encendidas sus ambiciones espaciales, despegando hacia un año de lanzamiento récord mientras planea más exploraciones lunares y del espacio profundo durante la próxima década.

La última hazaña se produjo el 25 de abril, cuando tres astronautas chinos se embarcaron en la última misión tripulada de China a su estación espacial local. Apenas una semana antes, el ejército chino elevó el estatus de su unidad espacial como parte de una reorganización de defensa más amplia.

Desde el prestigio político hasta los avances científicos: los observadores dicen que el beneficio potencial es claro a medida que China busca las estrellas a través de sus ambiciones espaciales. El problema es si la segunda economía más grande del mundo mantendrá los fondos y la concentración fluyendo hacia sus empresas más allá de la Tierra a medida que los desafíos internos y externos se vuelven cada vez mayores.

«Un crecimiento económico general más lento en China puede afectar la disposición del gobierno a gastar en el espacio», dijo a CNA Clayton Swope, subdirector del Proyecto de Seguridad Aeroespacial del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

En este contexto, los analistas entrevistados por CNA sugieren que una expansión seria del ámbito espacial comercial podría ser clave para aliviar la presión sobre las arcas del gobierno chino al recurrir a la empresa privada para complementar los esfuerzos estatales y al mismo tiempo promover la innovación y el desarrollo.

Al mismo tiempo, China tiene que considerar cómo sus relaciones internacionales terrenales podrían afectar sus ambiciones más allá de la atmósfera, especialmente con los gritos de los funcionarios estadounidenses sobre la seguridad, el espionaje y las preocupaciones territoriales espaciales.

«Deberíamos esperar que las actividades nacionales en el espacio reflejen las tensiones geopolíticas en la Tierra», afirmó el señor Swope.

DISPARANDO HACIA NUEVAS ALTURAS

China entró en la era espacial hace muchas lunas, en 1970, con su primer lanzamiento exitoso de un satélite. Si bien su programa espacial se ha mantenido firme desde entonces, los datos apuntan a un ascenso meteórico en los últimos años.

Un indicador es el número de despegues orbitales. Según un informe de CSIS China Power, China realizó 207 lanzamientos entre 2010 y 2019, más de una vez y media el número de las cuatro décadas anteriores.

La cifra no ha hecho más que aumentar desde entonces. China registró 225 lanzamientos espaciales entre 2020 y 2023. Sólo este año, el objetivo fijado es “alrededor de 100”, un récord, como anunció a finales de febrero la Corporación estatal de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China (CASC), la contratista espacial líder.

Esto coloca a China en el segundo lugar a nivel mundial, detrás de los 269 lanzamientos de Estados Unidos entre 2020 y 2023, pero firmemente por delante de Rusia, que ocupa el tercer lugar, que registró 68 despegues durante ese mismo período.

Fuente

Written by Redacción NM

Biden y Netanyahu hablan mientras crece la presión sobre Israel por Rafah

Biden y Netanyahu hablan mientras crece la presión sobre Israel por Rafah

Sixers

Los fanáticos de la NBA asan a Joel Embiid después de que los Sixers cayeran 3-1 en la serie contra los Knicks