in

A la sombra de Nollywood, los cineastas examinan a Boko Haram

Boko Haram


En el conmovedor drama nigeriano «La lechera», Aisha y Zainab son hermanas Fulani tomadas como rehenes por los insurgentes de Boko Haram, el grupo extremista que en 2014 secuestró a más de 250 colegialas de la ciudad de Chibok. Con amplios paisajes filmados en el estado de Taraba en la parte noreste del país, la película, escrita y dirigida por Desmond Ovbiagele, cuenta hábilmente una historia esperanzada en la posibilidad de reconciliación y desgarradora en el viaje para llegar allí.

La película es la última entrada en un creciente cuerpo de cine africano centrado en el terrible precio que han cobrado los terroristas de Boko Haram. Además de «La lechera», está «El repartidor» de Netflix; “Hijas robadas: secuestradas por Boko Haram” en HBO; y «Daughters of Chibok», un cortometraje documental que ganó el premio a la Mejor historia inmersiva en realidad virtual en el Festival de Cine de Venecia en 2019. Cada uno ha examinado la magnitud de la violencia que la facción extremista ha infligido en las partes del norte del país más poblado de África y los países vecinos de Níger. y Camerún.

Cuando la junta reguladora de cine de Nigeria recomendó que se cortaran 25 minutos de metraje de “La lechera” y luego se redujeran las proyecciones en los cines en el otoño, los productores y el director buscaron cultivar audiencias en Zimbabwe y Camerún. El drama finalmente ganó el premio a la mejor película en lengua africana (la historia se cuenta completamente en hausa, fulani y árabe) en los Premios de la Academia Africana de Cine 2020. También fue la selección de Nigeria para la película internacional Oscar, aunque la película no llegó al corte final.

Sin embargo, a pesar de la censura y la distribución truncada, «La lechera» y otras películas de este género emergente han encontrado una audiencia diaspórica en el extranjero.

“’The Milkmaid’ está anclada a cierto discurso social que estamos viendo desarrollarse actualmente”, dijo Mahen Bonetti, fundador del Festival de Cine Africano de Nueva York, que eligió el drama como la selección de apertura el mes pasado para su edición de 2021. “Estamos viendo un aumento del extremismo y el fanatismo religioso, particularmente entre los jóvenes, y somos testigos de la desintegración de las familias y los lazos que alguna vez mantuvieron unidas a las comunidades. Y los jóvenes cineastas son valientes y cuentan estas historias «.

La ampliación de estas historias, es decir, las de las víctimas femeninas de Boko Haram, fue especialmente importante para Ovbiagele, quien también produjo “La lechera” a lo largo de tres años.

«Sentí que no escuchamos lo suficiente de las víctimas de la insurgencia y quiénes eran realmente», dijo Ovbiagele en una entrevista telefónica desde Lagos. “No siempre reciben educación” como las colegialas de Chibok, agregó, y “la mayoría no recibe atención internacional. Pero a pesar de eso, sus historias también merecían ser escuchadas «.

Y así, Ovbiagele buscó recrear la difícil situación de las víctimas de Boko Haram de la mejor manera que sabía, como alguien con poco conocimiento íntimo del funcionamiento interno de la organización. Después de que una comunidad de sobrevivientes del estado norteño de Borno se mudara cerca de su casa en Lagos, pasó meses recopilando relatos en primera persona de los sobrevivientes: mujeres y niñas que estaban reconstruyendo sus vidas, dijo, y entendiendo sus nuevas realidades como huérfanas. viudas y víctimas de agresión sexual. También pidió a las organizaciones no gubernamentales locales que estaban trabajando con las víctimas de Boko Haram que evaluaran adecuadamente los desafíos que enfrentan los sobrevivientes.

En «La lechera», el joven personaje principal, Aisha (Anthonieta Kalunta), es capturado, junto con su hermana, Zainab (Maryam Booth), por insurgentes de Boko Haram que convierten a las mujeres en sirvientas, y esposas de soldados, en un terrorista. acampar. Aisha puede escapar, pero finalmente regresa al asentamiento para encontrar a Zainab, endurecida y adoctrinada con celosa devoción, que ahora recluta mujeres voluntarias para misiones suicidas.

Pero crear una película en Nollywood, el apodo de la próspera industria cinematográfica de Nigeria, no está exento de desafíos. Ciertos elementos de la producción de un largometraje (financiación, papeleo interminable y creación de audiencia) serían familiares para los cineastas de todo el mundo. Pero hacer un drama serio sobre el fanatismo islámico, en un país donde aproximadamente la mitad de los residentes son musulmanes y donde los recientes casos de terrorismo religioso han ganado una atención mundial no deseada, hace que esa tarea sea especialmente abrumadora. E impulsado a hacer una película que atrajera a un público internacional más amplio acostumbrado a producciones de Hollywood elegantes y de gran presupuesto, Ovbiagele razonó que «La lechera» no era una producción de Nollywood sino su propia forma de cine en Nigeria.

El negocio del cine nigeriano tiene sus orígenes en los mercados locales, donde los narradores con presupuestos limitados se reunieron fácilmente con la sensibilidad de los espectadores locales. Ansiosos por generar ganancias y contrarrestar la piratería desenfrenada, los cineastas rápidamente producían largometrajes de mala calidad.

Sin embargo, las películas a veces trilladas tenían un propósito, explicó el Dr. Ikechukwu Obiaya, quien, como director del Centro de Estudios de Nollywood en la Universidad Pan Atlantic en Lagos, estudia producciones cinematográficas. Nollywood siempre ha sido «un cronista de la historia social», dijo, parafraseando al estudioso del cine nigeriano Jonathan Haynes. Obiaya agregó: «Durante los primeros años de Nollywood, a menudo algo que sucedía una semana se representaba en una película de Nollywood disponible en el mercado local la siguiente». Y la industria ha hecho películas sobre Boko Haram. Pero producciones como «The Milkmaid» han «mostrado un mayor crecimiento creativo en la industria en su conjunto y, a su vez, han demostrado un mayor interés del resto del mundo en las historias nigerianas».

En última instancia, Ovbiagele quiere seguir haciendo películas que le apasionan y espera que la película dé una impresión duradera a los espectadores. «Espero que el público se vaya con una visión más profunda de las experiencias y motivaciones tanto de las víctimas como de los perpetradores de organizaciones terroristas y, específicamente, la capacidad de recuperación y el ingenio de los sobrevivientes».



Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

Zlatan Ibrahimovic

Durable Zlatan Ibrahimovic apunta a jugar en la Copa del Mundo 2022, a los 41

Texas intensifica sus esfuerzos para descarrilar las políticas progresistas