in

ACNUR insta a Malawi a no obligar a los refugiados a regresar a campamentos superpoblados

ACNUR insta a Malawi a no obligar a los refugiados a regresar a campamentos superpoblados

La agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, dice que «lamenta profundamente» la decisión de Malawi de obligar a unos 8.000 refugiados que viven en áreas rurales y urbanas a regresar al superpoblado campo de refugiados de Dzaleka. El ministro de Seguridad Nacional de Malawi dijo la semana pasada que las reubicaciones forzadas comenzarían después del 30 de noviembre, cuando vence el plazo para los retornos voluntarios.

ACNUR está pidiendo al gobierno de Malawi que reconsidere su decisión de obligar a los refugiados y solicitantes de asilo que viven en aldeas, pueblos y ciudades a regresar al superpoblado campamento de Dzaleka.

En un comunicado emitido el sábado, ACNUR dice que reubicar a personas autosuficientes y productivas en el campamento no solo conduciría a la pérdida de medios de subsistencia, sino que también los obligaría a depender de la ayuda humanitaria cada vez más escasa.

ACNUR dice que al 31 de octubre había recibido menos de una cuarta parte de los fondos necesarios este año en Malawi para apoyar a los refugiados y solicitantes de asilo del campamento.

El oficial de informes de la agencia en Malawi, Kenyi Emanuel, dijo que agregar los aproximadamente 8.000 refugiados que viven fuera del campamento traería más miseria.

“El campamento en sí está extremadamente superpoblado”, dijo. “El campamento solo estaba destinado a albergar entre 10.000 y 12.000 personas, pero ahora alberga a 56.000 refugiados y solicitantes de asilo. Es un aumento de cinco veces”.

Dzaleka es el hogar de refugiados y solicitantes de asilo de Burundi, la República Democrática del Congo, Etiopía, Ruanda y Somalia.

En agosto, el gobierno de Malawi fijó el 30 de noviembre como fecha límite para el regreso de quienes viven en áreas rurales fuera del campamento y el 1 de febrero para quienes viven en las ciudades.

La decisión se produjo después de que un tribunal superior de Blantyre desestimara la apelación de los refugiados contra la decisión del gobierno el año pasado de devolverlos al campamento.

Ramazani Jabu, una de los miles de refugiados que viven en el campamento de Dzaleka, fue despojada de su elegibilidad para las raciones de alimentos. (Lameck Masina/VOA)

El ministro de Seguridad Nacional de Malawi, Jean Sendeza, en una conferencia de prensa televisada el jueves, dijo que los retornos estaban en línea con las reglas que prohíben que los refugiados trabajen o vivan fuera del campamento.

“A medida que continuamos con el ejercicio de reubicación, pido paciencia a todas las partes interesadas, ya que este es un proceso continuo”, dijo. “En la misma línea, hago un llamado al público en general para que se abstenga de entrar en temas de refugiados, especialmente en el ejercicio de reubicación. Que los que están asignados para hacer el trabajo lo hagan sin ningún tipo de interferencia”.

La ayuda limitada en el campamento de Dzaleka llevó a los refugiados a realizar protestas esporádicas en noviembre, algunas de las cuales se tornaron violentas.

Los refugiados confiscaron un vehículo del Programa Mundial de Alimentos el 2 de noviembre después de que algunos refugiados fueran eliminados de una lista para recibir raciones de alimentos.

El 22 de noviembre, un grupo de refugiados rompió las ventanas de los vehículos de los empleados de Plan International Malawi y saqueó un almacén después de que les dijeron que no recibirían refugios temporales. La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar la protesta.

Bukuru Habona es un refugiado de Burundi que dejó el campamento en 2008 para vivir y trabajar en la capital de Malawi, Lilongwe.

Dijo que regresar al campamento con sus tres hijos arruinaría su oportunidad de recibir una mejor educación.

“Definitivamente se quedarán en casa”, dijo. “Y no se quedarán en casa, se quedarán en el monte porque no tenemos casa y [will] no tener comida Porque en estos días quedarse en casa de alguien, hermano mío, es un problema muy grande. Incluso puedes tener un amigo, pero no puedes quedarte allí ni una semana”.

El gobierno de Malawi dice que ha presupuestado 300.000 dólares para tiendas de campaña para los refugiados que han regresado y su transporte al campamento, que se espera que comience esta semana.

El ministro de Seguridad Nacional, Sendeza, dijo que ACNUR también prometió 58 millones de dólares para reconstruir el campamento de refugiados abandonado de Luwani para ayudar a descongestionar Dzaleka.

El campamento de Luwani albergó a más de 300.000 refugiados mozambiqueños que huían de la guerra civil de 1977 a 1992.

Se cerró en 2007 y luego se reabrió en 2016 para albergar a unos 12.000 mozambiqueños que huían de un nuevo conflicto en casa.

Cuando la paz permitió a los mozambiqueños regresar a casa, Luwani volvió a cerrar en 2019.

ACNUR confirmó los planes para restaurar el campamento, pero dice que enfrentan desafíos para obtener los fondos necesarios.

Fuente

Written by notimundo

Los coreógrafos de Aafat, Piyush-Shazia, hablan sobre los efectos visuales utilizados en la canción, dicen que Vijay Deverakonda tuvo que ensayar mucho

Los coreógrafos de Aafat, Piyush-Shazia, hablan sobre los efectos visuales utilizados en la canción, dicen que Vijay Deverakonda tuvo que ensayar mucho

Tiger Woods y Rory McIlroy son los desvalidos para ganar The Match

Tiger Woods y Rory McIlroy son los desvalidos para ganar The Match