in

Adolescente palestino describe brutal ataque de colonos israelíes

Adolescente palestino describe brutal ataque de colonos israelíes

Más de dos semanas después de ser atacado, Tareq Zubeidi todavía pasa la mayor parte del tiempo en la cama, demasiado asustado para salir de casa incluso si las heridas en sus pies le permitieron caminar con normalidad.

El joven de 15 años está atormentado por el recuerdo de lo que describe como un ataque brutal de colonos israelíes, quienes, según él, lo golpearon con palos, lo ataron a un árbol y le quemaron las plantas de los pies.

«Cuando me siento solo, empiezo a pensar en todos ellos, y luego empiezo a sudar y mi frecuencia cardíaca comienza a aumentar», dijo Zubeidi a la agencia de noticias The Associated Press.

B’Tselem, un grupo israelí de derechos humanos que monitorea la violencia de los colonos, dijo que no pudo verificar todos los detalles del relato de Tareq pero que “está claro que el niño fue abusado física y mentalmente”.

El grupo documentó al menos siete ataques de colonos contra palestinos y sus propiedades en el área alrededor de la aldea de Zubeidi en los últimos dos años. Dice que cuando interviene el ejército israelí, a menudo se pone del lado de los colonos.

El ejército israelí dice que se enviaron tropas a Homesh, un asentamiento cercano que fue evacuado por la fuerza en 2005, luego de informes de palestinos que arrojaban piedras. Cuando llegaron los soldados, encontraron colonos persiguiendo a un adolescente palestino que luego fue devuelto con su familia, dijo el ejército en un comunicado.

Los grupos de colonos con vínculos a Homesh se negaron a comentar o dijeron que desconocían el incidente, según AP.

Zubeidi dijo que él y algunos amigos llevaron algunos bocadillos a la cima de la colina donde una vez estuvo el asentamiento y encontraron un lugar para relajarse. Aproximadamente a las 9:30 am escucharon a la gente gritar en hebreo y miraron hacia arriba para ver a un pequeño grupo de colonos que venían hacia ellos.

Negó que él o sus amigos hubieran arrojado piedras y dijo: «No sé nada de eso».

En cambio, dijo, corrieron temerosos colina abajo hacia su aldea de Silat al-Dhahr. Zubeidi dijo que una lesión en la rodilla anterior lo ralentizó, lo que permitió que otro grupo de colonos en un automóvil lo alcanzara y lo derribara mientras descendía por la calle de grava que conecta Homesh con la carretera principal.

“Cuatro colonos salieron del auto y había otros dos que viajaban a pie”, dijo. «Uno de ellos tenía una pistola».

Los colonos lo golpearon con palos de madera antes de vendarle los ojos y atarlo al capó del automóvil, dijo. Condujeron durante unos cinco minutos, de regreso cuesta arriba, antes de que el automóvil se detuviera repentinamente y lo arrojara al suelo. “Entonces empezaron a golpearme, escupirme y maldecirme”, dijo.

Dijo que los colonos lo ataron a un árbol y lo azotaron con un cinturón. Luego lo bajaron, le cortaron las piernas con un cuchillo y le quemaron las plantas de los pies con el encendedor de un automóvil. Al final, lo golpearon en la cabeza con un garrote, dejándolo inconsciente, dijo.

Cuando volvió en sí, estaba en un todoterreno del ejército con un soldado israelí que, según él, comenzó a amenazarlo de inmediato. “Me dijo que si algo pasa en el asentamiento lo arrestaremos y que si alguien arroja piedras, usted asumirá toda la responsabilidad”, dijo Zubeidi.

Su padre, Abdul Razek Zubeidi, dijo que su hijo fue llevado a un hospital esa tarde y pasó la noche allí. Un informe médico dijo que tenía hematomas en el hombro y cortes en los pies. Las fotos tomadas poco después del incidente parecen mostrar dos heridas oscuras en las plantas de los pies.

Abdul Razek dijo que informó de inmediato el incidente a la policía palestina, quienes dijeron que se comunicaron con el ejército israelí. Abdul Razek dijo que no ha escuchado nada de las autoridades israelíes. La familia dice que no ha presentado una denuncia a la policía israelí por temor a que sea una pérdida de tiempo.

Los palestinos en la Cisjordania ocupada viven bajo la ley militar israelí, lo que les da pocas vías de recurso legal, mientras que los casi 500.000 colonos judíos en el territorio tienen plena ciudadanía israelí.

Homesh fue uno de los cuatro asentamientos ilegales en Cisjordania que fueron evacuados como parte de la retirada de Israel de la Franja de Gaza en 2005. Pero los colonos de otro asentamiento cercano todavía van a la cima de la colina para estudiar y orar, según los medios israelíes.

Además de los más de 130 asentamientos autorizados por Israel, hay decenas de asentamientos avanzados no autorizados. Israel se muestra reacio a evacuarlos porque hacerlo corre el riesgo de provocar enfrentamientos entre colonos y soldados.

Los palestinos y la mayor parte de la comunidad internacional ven todos los asentamientos como una violación del derecho internacional, así como un obstáculo para la paz, porque amenazan la contigüidad territorial y la viabilidad de cualquier futuro estado palestino.

El enviado de las Naciones Unidas para Oriente Medio, Tor Wennesland, planteó el caso de Zubeidi en una reunión del Consejo de Seguridad el mes pasado, describió el incidente como un «acto atroz» y pidió a las autoridades israelíes que responsabilicen a los perpetradores.

La madre de Zubeidi, Hanan Zubeidi, teme que podría haber sido mucho peor.

“Imagínese, mi hijo me dice que fue golpeado por ellos”, dijo. «No esperaba verlo con vida».



Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

El juicio de Benjamin Mendy por cargos de violación y agresión sexual programado para el 24 de enero

El juicio de Benjamin Mendy por cargos de violación y agresión sexual programado para el 24 de enero

Los tokens MEV tienen el mejor rendimiento semanal a raíz del EIP-1559

Los tokens MEV tienen el mejor rendimiento semanal a raíz del EIP-1559