in

Análisis: La política salarial progresista propuesta por Malasia se considera beneficiosa para empleadores y trabajadores, pero abunda el escepticismo

Análisis: La política salarial progresista propuesta por Malasia se considera beneficiosa para empleadores y trabajadores, pero abunda el escepticismo

SINDICATOS PIDEN INCLUSIÓN EN CONVERSACIONES

Mientras tanto, parece haber aprensión también por parte de los sindicatos de trabajadores, ya que el secretario general del Congreso de Sindicatos de Malasia (MTUC), Kamarul Bahrin Mansor, dijo que no fueron invitados a conversar sobre esta política.

«Cualquier nueva política relativa a los trabajadores que el gobierno quiera implementar debe discutirse con los trabajadores y sus representantes», dijo a CNA.

Kamarul dijo que MTUC aún tenía que discutir el libro blanco internamente y no podía comentar mucho sobre la política por ahora.

Sin embargo, tenía algunas preguntas sobre cómo se mediría la productividad en ciertos sectores.

“Podría funcionar para alguien que trabaja en una fábrica, pero ¿qué tal para un limpiador o un guardia de seguridad? Hay muchas preguntas sobre su implementación y cómo funcionará”, afirmó Kamarul.

Dando un ejemplo de aquellos que trabajan como limpiadores, el Sr. Lee propuso que los empleadores podrían invertir en estos trabajadores asegurándose de que crezcan en sus carreras hasta alcanzar un nivel de supervisión.

J. Solomon, secretario general del Sindicato de Empleados Bancarios de Malasia (NUBE), advirtió que la política resultará ser otro subsidio salarial y afirma que su vínculo con la productividad es “falso”.

“La estructura salarial de Malasia nunca estuvo ligada a la productividad. De hecho, en las últimas décadas, la productividad de los trabajadores en los sectores manufacturero y de servicios se ha desvinculado del crecimiento salarial. La productividad crece más que el crecimiento de los salarios”, dijo a CNA.

Malasia tiene actualmente un salario mínimo mensual de 1.500 ringgit al mes, que se implementó en mayo del año pasado. Según la Ley del Consejo Consultivo Nacional de Salarios de 2011, el salario mínimo debe revisarse cada dos años.

Solomon afirmó que el nivel actual del salario mínimo es injusto y que el salario mínimo real implementado el año pasado debería haber sido de alrededor de RM2.300 por mes, citando la cantidad mínima necesaria para no vivir en la pobreza, así como el aumento del costo de vida.

“Parece que estamos ansiosos por hablar de la ‘baja’ productividad de los trabajadores y no nos tomamos en serio la idea de ofrecer salarios justos a los trabajadores. El Libro Blanco también se preocupa más por resolver el ‘reclamo’ de los empleadores sobre la baja productividad de los trabajadores”, dijo.

El vicepresidente del Partido Sosialis Malasia (PSM), S. Arutchelvan, dijo que le preocupaba que la política salarial progresista se produjera a expensas de la política de salario mínimo, algo por lo que los trabajadores lucharon muy duramente.

“La política salarial progresiva, si se implementa, debería ser superior a un salario mínimo nacional revisado cada dos años. No reemplacen la política de salario mínimo, simplemente mejorenla”, dijo en un comunicado el 1 de diciembre.

Rafizi dijo en una publicación en X el 4 de diciembre que el salario mínimo se mantendría y que se fortalecería con la política salarial progresista.

El señor Chin, de la Asociación de PYME, cree que ambos no están relacionados, ya que el salario mínimo es ley, mientras que la política salarial progresiva es sólo un programa piloto por ahora que no es obligatorio.

Creía que el gobierno tiene un papel importante que desempeñar para garantizar que los salarios sean altos al atraer más desarrollo e inversión extranjera directa (IED) al país y al mismo tiempo mantener la facilidad para hacer negocios en el país.

Chin también esperaba que el gobierno ayudara a las empresas a superar los problemas que enfrentan, como la falta de buenos trabajadores.

“Si me va bien, no me importará pagar más a mi personal (miembros)”, dijo.

James, director general de la empresa chocolatera, expresó su esperanza de que el gobierno se haga cargo de los gastos de formación de sus empleados y dijo que agradecía la ayuda financiera prometida por el gobierno.

“Si no hay subsidios, los precios de los productos subirán. Cuando el salario mínimo aumentó el año pasado de RM1.200 a RM1.500, no tuvimos más remedio que aumentar el precio de nuestros productos”, dijo.

En cuanto al señor Ahmad, sólo puede esperar que su empleador participe en el programa, pero en realidad no espera que lo hagan.

“Si la política sólo genera gastos adicionales para la empresa, no participarán en el programa. Es hora de que busque más intensamente otro trabajo”, afirmó.

Fuente

Written by Redacción NM

La UE se prepara para implementar la primera regulación sobre IA del mundo después de conversaciones de 35 horas

La UE se prepara para implementar la primera regulación sobre IA del mundo después de conversaciones de 35 horas

Ahora existe una manera mejorada de obtener 4 veces el rendimiento del S&P 500, pero conlleva muchos riesgos.

Ahora existe una manera mejorada de obtener 4 veces el rendimiento del S&P 500, pero conlleva muchos riesgos.