in

ANÁLISIS | Las tasas de caza furtiva de elefantes varían en África: 19 años de datos de 64 sitios sugieren por qué

Elephants in South Africa. (Photo: Getty Images)

Elefantes en Sudáfrica. (Foto: Getty Images)

Los hallazgos de un nuevo informe sugieren que las tasas de caza furtiva son más bajas donde existe una gobernanza nacional sólida y donde los niveles locales de desarrollo humano, especialmente riqueza y salud, son relativamente altos, escribe Timoteo Kuiper y Eleanor Jane Milner-Gulland.


Es un espectáculo sombrío y demasiado común para los guardabosques en algunas de las reservas naturales de África: el cadáver de un elefante acribillado a balazos, cuyos colmillos fueron arrancados por cazadores furtivos. Las poblaciones de elefantes africanos han cayó alrededor de un 30% desde 2006. Caza furtiva ha impulsado la caída.

Algunas reservas, como Garamba en la República Democrática del Congo y Selous en Tanzania, han perdido cientos de elefantes a manos de cazadores furtivos durante la última década. Pero otros, como el Parque Nacional Etosha en Namibia, han sido atacados mucho menos. ¿Qué podría explicar esta diferencia?

Eso es lo que nos propusimos explorar en nuestro nuevo papel. Investigamos por qué las tasas de caza furtiva varían tanto en África y qué podría revelar esto sobre lo que impulsa, motiva y facilita la caza furtiva. Para hacer esto, usamos un modelo estadístico para relacionar los niveles de caza furtiva de 64 sitios africanos con varios factores socioeconómicos. Estos incluyeron la calidad de la gobernanza de un país y el nivel de desarrollo humano en el área que rodea un parque.

Nuestros hallazgos sugieren que las tasas de caza furtiva son más bajas donde existe una gobernanza nacional sólida y donde los niveles locales de desarrollo humano, especialmente riqueza y salud, son relativamente altos. La fuerte aplicación de la ley a nivel del sitio y la reducción de los precios mundiales del marfil también mantienen bajos los niveles de caza furtiva.

Comprender estas dinámicas es crucial. El comercio ilegal de vida silvestre es uno de los sectores de comercio ilícito de mayor valor a nivel mundial, por un valor de varios miles de millones de dólares cada año. Representa una gran amenaza para la biodiversidad y los ecosistemas, que son la base del bienestar humano. Y los elefantes son más que un ícono culturalmente significativo. Son «ingenieros de ecosistemasque puede aumentar las reservas de carbono forestal y diversificar los hábitats a través de su alimentación. Su presencia en parques y reservas nacionales también tiene beneficios económicos, trayendo valiosos ingresos del turismo.

Él muertes de cazadores furtivos y guardabosques en la violenta “guerra” de la biodiversidad del continente también subraya nuestros hallazgos: cuando los elefantes pierden, todos perdemos.

Recopilación de datos

Desarrollamos un modelo estadístico usando 19 años de datos sobre 10,286 elefantes cazados furtivamente en 64 sitios en 30 países africanos. Estos datos fueron recopilados, en su mayoría por guardaparques, como parte del programa global para Monitoreo de la Matanza Ilegal de Elefantes (MIKE)administrado por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

ANÁLISIS | Las tasas de caza furtiva de elefantes varían en África: 19 años de datos de 64 sitios sugieren por quéLos guardabosques son los verdaderos campeones de esta investigación, ya que trabajan en condiciones difíciles para proteger a los elefantes y otra biodiversidad. Foto: Tim Kuiper.

Luego vinculamos los datos de caza furtiva con datos socioeconómicos clave relacionados con áreas alrededor de los parques, países individuales y mercados globales.

La caza furtiva de especies de alto valor como elefantes y rinocerontes está impulsada principalmente por sindicatos criminales sofisticados. Así que usamos la teoría de la criminología y la evidencia de la literatura científica para generar hipótesis sobre los factores que podrían impulsar, facilitar o motivar las decisiones de estos sindicatos y los cazadores locales que reclutaron. Luego identificamos conjuntos de datos que representan estos factores, como el Conjunto de datos del conflicto armado de Uppsala y el Laboratorio de Datos Globales Índice de Desarrollo Humano Subnacional.

Nuestro modelo estadístico personalizado nos permite probar el efecto de un impulsor hipotético de la caza furtiva mientras tomamos en cuenta los otros. También significa que podemos analizar los factores locales, nacionales, regionales y globales juntos.

Resultados clave

Los parques con niveles más altos de desarrollo humano (basado en métricas de salud y riqueza de encuestas de hogares) y una aplicación de la ley más fuerte sufrieron menos caza furtiva. La caza furtiva también fue menor en países donde había una fuerte calidad de gobierno nacional. Esto lo medimos usando el Indicadores de gobernabilidad del Banco Mundial.

Los impulsores socioeconómicos y políticos eran mucho más comunes que los ecológicos. La accesibilidad y el tamaño de un parque, la densidad de su vegetación y su población de elefantes no afectaron sus niveles de caza furtiva.

Las fuertes asociaciones que encontramos entre la caza furtiva y factores como la corrupción y el desarrollo humano no implican necesariamente que estos factores causen directamente la caza furtiva. La correlación no implica causa. Una investigación más profunda en sitios particulares revelará qué procesos subyacentes están en juego y ofrecerá una mejor comprensión de causa y efecto.

Pero tenemos algunas sugerencias sobre lo que podría estar detrás de las asociaciones que encontramos. Estos tienen sus raíces en estudios previos.

Las soluciones trascienden la biodiversidad

¿Por qué, por ejemplo, los niveles más altos de bienestar humano local en un área se asociarían con una menor caza furtiva?

Una explicación podría ser que, en áreas de carencia económica y en ausencia de alternativas, los residentes locales podrían participar en la caza furtiva para satisfacer sus necesidades básicas u obtener ingresos adicionales.

Otra interpretación podría ser que los sindicatos criminales de marfil que buscan reclutar cazadores locales se dirigen a áreas de menor bienestar humano porque pueden operar allí de manera más efectiva.

Varios actores de la conservación de la biodiversidad, como los departamentos gubernamentales de vida silvestre o las ONG ambientalistas, ya han reconocido el valor de centrarse en mejorar el bienestar humano en torno a los parques y reservas. Un ejemplo estelar es El modelo de conservación de Namibia. Logra una conservación efectiva a través de las comunidades locales que gobiernan y se benefician de la vida silvestre.

Nuestro estudio destaca que la acción de conservación basada en el sitio por sí sola no puede controlar la matanza ilegal. Mucho de lo que impulsa y facilita la caza furtiva de elefantes está fuera del alcance o control de los conservacionistas.

No se puede esperar que los conservacionistas resuelvan los problemas locales de desarrollo humano o hagan que los gobiernos rindan cuentas por sí mismos. Se requiere una acción social más amplia para abordar la pobreza. Esto podría incluir empoderar a las mujeres, aumentar el acceso a la educación básica y promover la resiliencia al cambio climático. Tal acción es valiosa por derecho propio, pero probablemente también generará beneficios para los elefantes.

Finalmente, la relación positiva que encontramos entre la caza furtiva y los precios del marfil sugiere que abordar la demanda de vida silvestre ilegal en los mercados finales es una parte clave del rompecabezas.

Sugerimos que abordar la caza furtiva de elefantes y, de hecho, el comercio ilegal de vida silvestre en general, requiere abordar los desafíos sistémicos más amplios del desarrollo humano, la corrupción y la demanda de los consumidores. No basta con centrarse únicamente en las acciones tradicionalmente definidas como “conservación de la vida silvestre”.La conversación

Timoteo KuiperCompañero de investigación post-doctoral, Universidad de Ciudad del Cabo y Eleanor Jane Milner-GullandTasso Leventis Catedrático de Biodiversidad, Universidad de Oxford

Este artículo se vuelve a publicar de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

Fuente

Written by notimundo

Inquilinos de NB preocupados por los tiempos de respuesta del tribunal de arrendamiento residencial - New Brunswick

Inquilinos de NB preocupados por los tiempos de respuesta del tribunal de arrendamiento residencial – New Brunswick

China vuelve a moverse después de revertir las restricciones de COVID-19;  el panorama económico se ilumina

China vuelve a moverse después de revertir las restricciones de COVID-19; el panorama económico se ilumina