in

ANÁLISIS | ¿Puede el recién elegido presidente Tinubu librar a Nigeria del extremismo violento?

Nigeria’s President-elect Bola Tinubu (R) and Chairperson of the Independent National Election Commission (INEC), Yakubu Mahmood (L), look on during the presentation of the certificate of return to the President-elect by the INEC in Abuja on 1 March, 2023.

La legitimidad de la elección de Bola Tinabu a los ojos de la población nigeriana será crítica si su administración quiere abordar con éxito el persistente extremismo violento y la inestabilidad en el país, escribe Kurisani Mdhluli.


El mes pasado, Bola Ahmed Tinubu del partido gobernante All Progressives Congress (APC) fue declarado ganador de las elecciones presidenciales de Nigeria. Tinubu ganó las elecciones por apenas 8,8 millones de votos, mientras que el principal candidato de la oposición, Atiku Abubakar, del Partido Democrático Popular (PDP), recibió 7 millones de votos, y Peter Obi, del Partido Laborista, recibió 6,1 millones de votos. A menos que los resultados sean cuestionados en los tribunales por los partidos de la oposición por irregularidades en los votantes, Tinabu prestará juramento como el 17º presidente de Nigeria el 29 de mayo.

La legitimidad de la elección de Tinabu a los ojos de la población será crítica si su administración quiere abordar con éxito el persistente extremismo violento y la inestabilidad en el país. Pero, ¿hasta qué punto es este el caso, especialmente considerando una participación electoral de 24,9 millones de 220 millones de nigerianos?

Tinubu asumirá el liderazgo político en un país plagado de asesinatos, secuestros, gangsterismo y bandolerismo, con una alta tasa de desempleo e inflación.

De manera preocupante, Tinubu carece del apoyo de los aproximadamente 90 millones de jóvenes desempleados de Nigeria que han expresado su apoyo al candidato presidencial del Partido Laborista, Peter Obi, cuyas promesas resonaron fuertemente con sus desafíos cotidianos, especialmente el desempleo, la negligencia del gobierno y la brutalidad policial.

Gobernanza débil, un factor clave

reciente del PNUD informe sobre el extremismo en África reconoce la débil gobernanza y la marginación política y socioeconómica como algunos de los factores clave del conflicto en Nigeria, donde los jóvenes son más susceptibles de ser reclutados por grupos extremistas. Por lo tanto, será fundamental que el próximo gobierno involucre a los jóvenes no solo como víctimas del extremismo violento, sino también como agentes para prevenir y contrarrestar el extremismo violento. En este sentido, la provisión de oportunidades económicas y la inclusión significativa en los procesos de toma de decisiones es clave.

La prolongada tradición de violencia e insurgencia en Nigeria, un dilema político complejo producido por la mala gobernanza, la corrupción política, la desigualdad económica, el subdesarrollo y las divisiones religiosas, entre otros, representan las limitaciones de las administraciones anteriores y sus políticas.

LEER | Preguntas y respuestas: Nigeria, SA en una trayectoria de desarrollo similar, dice un experto

Transparency International estima que durante los últimos siete años, Nigeria ha invertido alrededor de 26.500 millones de dólares estadounidenses en activos militares y ha ampliado las fuerzas armadas con la intención de degradar a los grupos yihadistas, en particular a Boko Haram en el noreste de Nigeria. Si bien se han registrado ganancias territoriales, la seguridad pública sigue siendo motivo de preocupación: las dos facciones de Boko Haram, a saber, la Provincia de África Occidental del Estado Islámico (ISWAP) y Jama’atu Ansarul Muslimina Fi Biladis Sudán, se han expandido desde el noreste hasta el noroeste y el norte En los estados del centro occidental, también está en curso un conflicto entre agricultores y pastores en los estados del centro norte, y el crimen organizado y el gangsterismo también abundan en el noroeste de Nigeria. La potencial colaboración entre los tres grupos extremistas violentos y bandoleros del país también ha sido recientemente resaltado.

Aunque Tinubu es considerado por sus seguidores como un estratega político astuto y pragmático, es poco probable que su presidencia produzca el cambio significativo que se requiere en Nigeria.

viejas estrategias

El manifiesto de Tinubu refleja las viejas estrategias de la administración saliente, con énfasis en redefinir la doctrina y práctica militar del país, mejorar los sistemas de armas, establecer batallones antiterroristas y mejorar el bienestar del ejército y fortalecer la seguridad forestal y fronteriza. Tinubu señala sus logros en la reforma de la seguridad como exgobernador del estado de Lagos como prueba de sus habilidades. Lamentablemente, el manifiesto de Tinubu es decepcionantemente vago cuando se trata de abordar las causas fundamentales del extremismo violento y los conflictos o de avanzar hacia un enfoque más centrado en la seguridad humana.

Los fracasos del enfoque predominantemente militarizado se caracterizan por los programas de Desmovilización, Desarme y Reconciliación (DDR) en el noreste de Nigeria implementados por la administración saliente. La Operación Corredor Seguro (OSC, por sus siglas en inglés), una iniciativa nacional para facilitar la rehabilitación y reintegración de ex militantes masculinos de Boko Haram arrepentidos y rendidos, ha logrado cierto éxito en términos de inscribir a ex combatientes de Boko Haram en los centros de transición. Sin embargo, la reintegración sigue siendo un desafío, particularmente en estados que han registrado altas tasas de victimización, como Borno, Adamawa y Yobe.

LEER | ANÁLISIS: Bola Ahmed Tinubu prometió ‘renovar la esperanza’ para Nigeria: 5 formas en que puede lograrlo

El rechazo generalizado de los graduados de OSC por parte de las comunidades ha sido bien documentado y, en algunos casos, se han informado casos de violencia contra los beneficiarios de OSC por parte de jóvenes enojados. Este comportamiento se atribuye ampliamente al hecho de que el programa de DDR de Nigeria se centra en gran medida en la «rehabilitación» de los perpetradores y descuida el desarrollo de las comunidades afectadas.

Sin embargo, hay algunos indicios de que las comunidades siguen abiertas a la idea de la reconciliación. El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales descubrió recientemente que un poco menos del 60% de las personas en el noreste de Nigeria estaría de acuerdo con la reconciliación. Sin embargo, la cifra desciende en áreas que registran altos niveles de victimización, especialmente entre las mujeres víctimas de violencia sexual.

Desafíos clave

Estos siguen siendo desafíos clave que el nuevo gobierno de Nigeria debería considerar si desea abordar seriamente los desafíos del extremismo en el país. A pesar de una revisión en 2016, la Estrategia Nacional Contra el Terrorismo de Nigeria (NACTEST), una combinación de enfoques militares y de poder blando para contrarrestar el terrorismo, no ha producido la paz y la reconciliación en Nigeria. El nuevo gobierno debe centrarse en localizar la estrategia (enfoque de abajo hacia arriba), fortalecer la coordinación entre las partes interesadas y adoptar un programa de DDR para la paz y la reconciliación centrado en las víctimas. Además, si bien es evidente la necesidad de modernizar la infraestructura de defensa y seguridad de Nigeria, el desarrollo de capacidades y la rendición de cuentas en las fuerzas armadas y el desmantelamiento de la corrupción son igualmente importantes.

Una forma de abordar de manera sostenible el extremismo violento es a través de una política integral de justicia de transición que promueva la cohesión social y busque justicia para las víctimas al mismo tiempo. Los formuladores de políticas deberían capitalizar el hecho de que los esfuerzos de justicia transicional ya están en marcha en Nigeria. Por ejemplo, en el noreste de Nigeria, las organizaciones locales de la sociedad civil dependen de Sulhu como doctrina tradicional y religiosa para la resolución de conflictos locales fuera del contexto del extremismo violento.

La doctrina alienta la reconciliación a través de la mediación, y el proceso está indisolublemente ligado al arrepentimiento y al perdón. Sin embargo, mientras Sulhu incluye un componente de justicia transicional, algunos aspectos podrían fortalecerse, incluyendo la verdad, las reparaciones, la participación pública y el fortalecimiento de la capacidad financiera para las reparaciones. También vale la pena señalar que estas prácticas no están formalizadas y, por lo tanto, requieren un mayor apoyo del gobierno.

Fundacion solida

La Política de Justicia Transicional de la Unión Africana (AUTJP) debe considerarse como un vehículo para una paz sostenible. El AUTJP es un enfoque complejo y específico del contexto que ofrece una variedad de instrumentos, como el diálogo nacional para la recuperación de la verdad, la conmemoración de la rendición de cuentas y la reparación a través de los mecanismos de justicia africanos tradicionales, las reparaciones (financieras y no financieras) y el establecimiento de procesos de consolidación de la paz por motivos socioeconómicos. justicia: todo esto sienta una base sólida para la curación y la reconciliación para una paz duradera en contextos de conflicto y posconflicto.

La justicia y la reconciliación en Nigeria, si se persiguen, deben estar de acuerdo con el derecho internacional: los crímenes de lesa humanidad, incluida la violación, deben ser objeto de enjuiciamiento.

El éxito en la implementación de la justicia transicional dependerá en gran medida de la voluntad política del gobierno del recién elegido presidente Tinubu para pasar del antiguo enfoque de contrainsurgencia a uno que equilibre la búsqueda de la cohesión social, la paz y la justicia y garantice la rendición de cuentas de quienes perpetraron violaciones masivas de derechos humanos.

– Kurisani Mdhluli es Asistente de Investigación para el proyecto de Extremismo Violento en el Instituto para la Justicia y la Reconciliación.


Descargo de responsabilidad: News24 fomenta la libertad de expresión y la expresión de diversos puntos de vista. Por lo tanto, las opiniones de los columnistas publicadas en News24 son propias y no representan necesariamente las opiniones de News24.

Fuente

Written by notimundo

La mayoría de los canadienses que no son dueños de una casa se han ‘rendido’: encuesta – National

Encuesta del gobierno de Japón encuentra que 1,5 millones viven como reclusos