Conecte con nosotros

Nasa

Científicos imprimen en 3D un tejido hepático humano en forma de cubo en un laboratorio utilizando células vivas

Publicado

en

Un científico del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM) en Winston-Salem, Carolina del Norte, construyó un tejido en forma de cubo capaz de funcionar durante 30 días en el laboratorio.


Científicos imprimen en 3D un tejido hepático humano en forma de cubo utilizando células vivas que podrían tratar a los futuros astronautas que algún día vivirán en Marte y la luna

  • Científicos estadounidenses cultivaron tejido hepático humano en un laboratorio utilizando una impresora 3D
  • El equipo comenzó utilizando tecnologías de impresión 3D para crear moldes tipo gel.
  • Esto actuó como una plataforma para que las células se formaran en el tejido hepático.
  • Permitió que el producto terminado mantuviera suficientes niveles de oxígeno y nutrientes.
  • La NASA espera que esto se use para tratar a los astronautas que viven en Marte y la luna.
  • También podría usarse para crear órganos humanos para personas en la Tierra.

Los héroes del carenado espacial que viven en la Luna y Marte podrían algún día recibir trasplantes con tejido humano impreso en 3D.

Un científico del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM) en Winston-Salem, Carolina del Norte, construyó un tejido en forma de cubo capaz de funcionar durante 30 días en el laboratorio.

El avance fue parte del Vascular Tissue Challenge de la NASA, una competencia para crear tejido de órganos humanos grueso y vascularizado en un entorno in vitro, y el grupo ganó el primer y segundo lugar.

El equipo creó moldes en forma de gel con ‘cámaras’ para ayudar a que las células se formen en tejido al permitirles obtener suficiente oxígeno y nutrientes para sobrevivir un mes entero.

El tejido impreso en 3D no solo puede tratar a los astronautas, sino que también puede usarse en pacientes en la Tierra que están esperando un trasplante de órgano.

Desplácese hacia abajo para ver el video

Un científico del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa (WFIRM) en Winston-Salem, Carolina del Norte, construyó un tejido en forma de cubo capaz de funcionar durante 30 días en el laboratorio.

El Instituto Wake Forest constaba de dos equipos, pero el Equipo Winston completó su prueba primero y recibirá $ 300,000. Los ganadores también tendrán la oportunidad de avanzar en su investigación a bordo de la Estación Espacial Internacional.

Los científicos han estado trabajando en formas de convertir células vivas en partes vivas del cuerpo humano durante al menos una década; en 2011, el equipo desarrolló orejas, músculos y mandíbulas.

El grupo ha recorrido un largo camino y aceptó el desafío de la NASA en 2016 para desarrollar tejido humano utilizando técnicas de impresión 3D.

Graça Almeida-Porada, MD, PhD, dijo en un declaración: ‘En los próximos años, la NASA ha planeado misiones a Marte y asteroides cercanos a la Tierra, sin embargo, los riesgos potenciales para la salud de los astronautas por la exposición a las condiciones únicas presentes en el espacio profundo aún no están bien definidos.

Los científicos de Wake Forest utilizaron tecnologías de impresión 3D para crear moldes similares a geles, o andamios, con una red de canales diseñados para mantener suficientes niveles de oxígeno y nutrientes para mantener vivos los tejidos construidos durante sus 30 días.

Los científicos de Wake Forest utilizaron tecnologías de impresión 3D para crear moldes similares a geles, o andamios, con una red de canales diseñados para mantener suficientes niveles de oxígeno y nutrientes para mantener vivos los tejidos construidos durante sus 30 días.

«Es de esperar que esta investigación nos ayude a comprender cómo prevenir o disminuir estos efectos negativos».

Los científicos de WFIRM utilizaron tecnologías de impresión 3D para crear moldes o andamios en forma de gel, con una red de canales diseñados para mantener niveles suficientes de oxígeno y nutrientes para mantener vivos los tejidos construidos durante 30 días.

Winston y WFIRM utilizaron diferentes diseños impresos en 3D y diferentes materiales para producir tejidos vivos que albergaban tipos de células que se encuentran en el hígado humano.

Lynn Harper, administradora de desafíos en el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley de California, dijo: ‘El valor de un tejido artificial depende completamente de qué tan bien imita lo que sucede en el cuerpo.

“Los requisitos son precisos y varían de un órgano a otro, lo que hace que la tarea sea extremadamente exigente y compleja. La investigación resultante de este desafío de la NASA representa un punto de referencia, una base bien documentada sobre la que construir el próximo avance ‘.

Si la innovación llega a la EEI, los astronautas pueden estudiar cómo la exposición a la radiación afecta el cuerpo humano, documentar la función de los órganos en microgravedad y desarrollar estrategias para minimizar el daño a las células sanas mientras viven o trabajan en el espacio.

Cuando el tejido se cultiva en el espacio, esto podría facilitar la creación de tejidos de ingeniería aún más grandes y complejos que se parecen y funcionan más como los del cuerpo humano, en comparación con los tejidos construidos en la Tierra.

Si la investigación llega a la estación, la combinación de vasculatura mejorada y microgravedad podría producir el próximo conjunto de avances para la ingeniería de tejidos en la Tierra y la biofabricación en el espacio.

Anuncio publicitario



Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia

A %d blogueros les gusta esto: