in

Colonos israelíes enloquecen tras mortal ataque palestino en Cisjordania

Decenas de colonos israelíes se desataron violentamente en el norte de Cisjordania el domingo por la noche, incendiando decenas de automóviles y casas después de que un palestino armado matara a dos colonos. Médicos palestinos dijeron que un hombre murió y otros cuatro resultaron gravemente heridos en lo que pareció ser el peor estallido de violencia de los colonos en décadas.

El tiroteo mortal, seguido del alboroto nocturno, generó dudas de inmediato sobre la declaración de Jordan de que los funcionarios israelíes y palestinos se habían comprometido a calmar una ola de violencia de un año.

Los medios palestinos dijeron que unas 30 casas y automóviles fueron incendiados. Fotos y videos en las redes sociales mostraron grandes incendios ardiendo en toda la ciudad de Hawara, escenario del tiroteo mortal más temprano ese día, e iluminando el cielo.

En un video, una multitud de colonos judíos rezaba mientras contemplaban un edificio en llamas. Y antes, un destacado ministro del gabinete israelí y líder de los colonos había pedido a Israel que atacara “sin piedad”.

El domingo por la noche, el Ministerio de Salud palestino dijo que un hombre de 37 años fue asesinado a tiros por disparos israelíes. El servicio médico de la Media Luna Roja Palestina dijo que otras dos personas fueron baleadas y heridas, una tercera persona fue apuñalada y una cuarta fue golpeada con una barra de hierro. Unas 95 personas estaban siendo tratadas por inhalación de gases lacrimógenos.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, condenó lo que llamó “los actos terroristas llevados a cabo por los colonos bajo la protección de las fuerzas de ocupación esta noche”.

“Hacemos totalmente responsable al gobierno israelí”, agregó.

La Unión Europea dijo que estaba «alarmada por la violencia de hoy» en Huwara y dijo que «las autoridades de todos los lados deben intervenir ahora para detener este ciclo interminable de violencia». El embajador del Reino Unido en Israel, Neil Wigan, dijo que “Israel debería abordar la violencia de los colonos y llevar a los responsables ante la justicia”.

A medida que aparecían videos de la violencia en los noticieros vespertinos, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, hizo un llamado a la calma e instó a evitar la violencia de los vigilantes. “Pido que cuando la sangre esté hirviendo y el espíritu esté caliente, no tomen la ley en sus manos”, dijo Netanyahu en una declaración en video.

El ejército israelí dijo que su jefe de personal, el teniente general Herzl Halevi, se apresuró a llegar al lugar. Dijo que las tropas estaban siendo reforzadas en el área mientras trabajaban para restablecer el orden y buscar al tirador.

Ghassan Douglas, un funcionario palestino que supervisa los asentamientos israelíes en la región de Naplusa. dijo que los colonos quemaron al menos seis casas y decenas de autos en Hawara, y reportaron ataques en otras aldeas palestinas vecinas. Calculó que alrededor de 400 colonos judíos participaron en el ataque.

“Nunca había visto un ataque así”, dijo.

El alboroto ocurrió poco después de que el gobierno jordano, que organizó las conversaciones del domingo en el balneario de Aqaba, en el Mar Rojo, dijo que las partes habían acordado tomar medidas para reducir las tensiones y que se reunirían nuevamente el próximo mes antes del mes sagrado musulmán del Ramadán.

“Reafirmaron la necesidad de comprometerse con la desescalada en el terreno y prevenir más violencia”, anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania.

Después de casi un año de enfrentamientos que han causado la muerte de más de 200 palestinos y más de 40 israelíes en Cisjordania y el este de Jerusalén, el anuncio jordano marcó una pequeña señal de progreso. Pero la situación sobre el terreno inmediatamente puso en duda esos compromisos.

Los palestinos reclaman Cisjordania, el este de Jerusalén y la Franja de Gaza, áreas capturadas por Israel en la guerra del Medio Oriente de 1967, para un futuro estado. Unos 700.000 colonos israelíes viven en Cisjordania y el este de Jerusalén. La comunidad internacional considera abrumadoramente que los asentamientos son ilegales y obstáculos para la paz.

Cisjordania es el hogar de una serie de asentamientos de línea dura cuyos residentes frecuentemente destrozan las tierras y propiedades de los palestinos. Pero rara vez la violencia está tan extendida.

Destacados miembros del gobierno de extrema derecha de Israel pidieron medidas duras contra los palestinos.

El ministro de Finanzas israelí, Bezalel Smotrich, un líder de colonos que vive en la zona y ha sido puesto a cargo de gran parte de la política de Israel en Cisjordania, pidió “atacar las ciudades del terror y sus instigadores sin piedad, con tanques y helicópteros”.

Usando una frase que pide una respuesta más dura, dijo que Israel debería actuar “de una manera que transmita que el dueño de la casa se ha vuelto loco”.

Sin embargo, el domingo por la noche, Smotrich hizo un llamado a sus compañeros colonos para que permitieran que el ejército y el gobierno hicieran su trabajo. “Está prohibido tomarse la justicia por su mano y crear una peligrosa anarquía que podría salirse de control y costar vidas”, dijo.

Anteriormente, el comité ministerial israelí dio la aprobación inicial a un proyecto de ley que impondría la pena de muerte a los palestinos condenados por ataques mortales. La medida fue enviada a los legisladores para mayor debate.

También hubo diferentes interpretaciones de lo que se acordó exactamente en Aqaba entre palestinos e israelíes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania dijo que los representantes acordaron trabajar por una “paz justa y duradera” y se comprometieron a preservar el statu quo en el lugar sagrado en disputa de Jerusalén.

Las tensiones en el sitio venerado por los judíos como el Monte del Templo y los musulmanes como el Haram al-Sharif a menudo se han convertido en violencia, y hace dos años provocaron una guerra de 11 días entre Israel y el grupo militante Hamas durante el Ramadán.

Funcionarios del gobierno de Israel, el más derechista en la historia de Israel, restaron importancia a la reunión del domingo.

Un alto funcionario, que habló bajo condición de anonimato según las pautas del gobierno, solo dijo que las partes en Jordania acordaron establecer un comité para trabajar en la renovación de los lazos de seguridad con los palestinos. Los palestinos cortaron sus lazos el mes pasado después de una mortífera incursión militar israelí en Cisjordania.

El asesor de seguridad nacional de Netanyahu, Tzachi Hanegbi, quien encabezó la delegación israelí, dijo que “no hubo cambios” en las políticas israelíes y que los planes para construir miles de nuevos asentamientos aprobados la semana pasada no se verían afectados.

Dijo que “no hay congelamiento de asentamientos” y “no hay restricción a la actividad del ejército”.

El anuncio jordano decía que Israel se comprometió a no legalizar más puestos de avanzada durante seis meses ni a aprobar ninguna nueva construcción en los asentamientos existentes durante cuatro meses.

Mientras tanto, los palestinos dijeron que habían presentado una larga lista de quejas, incluido el fin de la construcción de asentamientos israelíes en las tierras ocupadas y el cese de las incursiones militares israelíes en las ciudades palestinas.

El tiroteo del domingo en Hawara se produjo días después de que una redada militar israelí matara a 10 palestinos en la cercana ciudad de Naplusa. El tiroteo ocurrió en una importante carretera que sirve tanto a los palestinos como a los colonos israelíes. Los dos hombres asesinados fueron identificados como hermanos, de 21 y 19 años, del asentamiento judío de Har Bracha.

Hanegbi estuvo acompañado por el jefe de la agencia de seguridad nacional Shin Bet de Israel, quien asistió a las conversaciones en la vecina Jordania. También se sumaron el jefe de los servicios de inteligencia palestinos y asesores del presidente Mahmoud Abbas.

El rey Abdullah II de Jordania, que tiene estrechos vínculos con los palestinos, dirigió las discusiones, mientras que también participaron Egipto, otro mediador y Estados Unidos.

En Washington, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, dio la bienvenida a la reunión. “Reconocemos que esta reunión fue un punto de partida”, dijo, y agregó que la implementación será fundamental”.

Fue una rara reunión de alto nivel entre las partes, que ilustra la gravedad de la crisis y las preocupaciones sobre el aumento de la violencia a medida que se acerca el Ramadán a fines de marzo.

En Gaza, Hamas, un grupo militante islámico que busca la destrucción de Israel, criticó la reunión del domingo y calificó el tiroteo como una “reacción natural” a las incursiones israelíes en Cisjordania.

Israel se retiró de Gaza en 2005. Posteriormente, el grupo militante Hamas tomó el control del territorio, e Israel y Egipto mantienen un bloqueo sobre el territorio.

(AP)

Fuente

Written by Redacción NM

Los 15 mejores dispositivos de alta tecnología en Amazon por menos de $ 50

'Todos estamos conectados': Paloma Faith se conmovió después de conocer a refugiados ucranianos en Polonia (en la foto) y elogió a los voluntarios en los proyectos que los ayudan.

‘Todos estamos conectados’: Paloma Faith se emociona tras conocer a refugiados ucranianos en Polonia