in

Cómo se libraría una guerra aérea entre China y Japón

Nuevas fotos satelitales de Xinjiang muestran que China puede estar practicando para atacar el avión Boeing E-767 Airborne Warning and Control System (AWACS) de Japón, como informó y evaluó recientemente Nikkei.

El E-767, que es operado exclusivamente por Japón, puede detectar aviones y misiles rápidos que vuelan a baja altura que los radares terrestres tendrían dificultades para descifrar a través del desorden del suelo hasta que sea demasiado tarde.

También funcionan como puestos de mando que comparten información entre aviones aliados y cazas vectoriales hacia sus objetivos. Japón ha operado cuatro aviones E-767 con base en la base aérea de Hamamatsu desde el año 2000. El E-767 tiene un alcance de vuelo de 9.000 kilómetros y una velocidad máxima de 800 kilómetros por hora a gran altura.

La maqueta china también se vio estacionada en una pista, lo que sugiere la posibilidad de que China pueda atacar las bases aéreas de Japón en caso de hostilidades sobre Taiwán. China puede estar practicando cómo atacar los aviones AWACS de Japón en tierra, ya que sus amplias capacidades de vigilancia los hacen extremadamente difíciles de derribar una vez que están en el aire.

La maqueta y la pista del AWACS mostraron el mismo modelo de forma para probar la precisión de los misiles que el diseño que se ve en el objetivo simulado del portaaviones estadounidense de China, lo que genera preocupaciones de que China está realizando ejercicios de guerra a gran escala en su remota región occidental de Xinjiang.

Sin sus aviones AWACS, Japón perdería la capacidad de monitorear sus islas estratégicas Ryukyu, que forman una línea de contención contra los buques de guerra y submarinos chinos que buscan irrumpir en el Pacífico abierto en una maniobra de flanqueo contra Taiwán, o lanzar misiles balísticos submarinos para atacar una base militar estadounidense clave en Guam o incluso en el continente.

Los Ryukyus se pueden utilizar como puestos de vigilancia y alerta temprana, centros logísticos y fortificaciones para defenderse de las fuerzas navales chinas.

Las fotos satelitales marcan la primera vez que se observa a China preparándose para las hostilidades contra Japón, ya que previamente ha ensayado ataques contra buques de guerra y bases estadounidenses.

El énfasis en apuntar a los aviones AWACS puede insinuar el enfoque de China hacia la guerra de sistemas, donde el enfoque no es la aniquilación de las fuerzas enemigas en el campo de batalla, sino la destrucción, interrupción y parálisis de la capacidad operativa del sistema operativo del enemigo.

Esto se puede lograr mediante ataques cinéticos y no cinéticos contra puntos y nodos clave al mismo tiempo que se emplean sistemas operativos más robustos, capaces y adaptables. Si un avión AWACS se destruye o queda fuera de servicio, habría una brecha importante en las defensas aéreas de Japón hasta que pudiera ser reemplazado.

La destrucción de los aviones AWACS de Japón probablemente tendría un efecto profundo en su defensa antimisiles y combate aéreo sobre Ryukyus, ya que esto afectaría seriamente la capacidad de Japón para responder contra los misiles de crucero y las tácticas de enjambre aéreo de China.

Sin AWACS, Japón tendrá menos activos para cubrir las brechas en su red de radares de defensa aérea en tierra, que los misiles de crucero podrían explotar para alcanzar sus objetivos, entre ellos estaciones de radar y baterías de misiles tierra-aire.

La pérdida de aviones AWACS y un número significativo de estaciones de radar dejaría a Japón ciego en cuanto a cuándo lanzar sus cazas para repeler una incursión de cazas chinos numéricamente superiores. Tal escenario podría dejar fuera de combate a la fuerza de combate de Japón por desgaste, lo que la obligaría a mantener múltiples patrullas aéreas de combate para compensar la pérdida de sensores críticos y nodos de comando y control.

Todo esto juega con la estrategia de desgaste aéreo de China, que tiene como objetivo infligir pérdidas contra Japón obligándolo a mantener un ritmo operativo más allá de sus capacidades. Esto puede resultar en un error de cálculo y una escalada involuntaria debido a la fatiga del piloto y el personal de tierra, o pérdidas de aeronaves debido al desgaste del equipo, logística y mantenimiento tensos y accidentes.

Los simulacros de China para destruir los aviones AWACS de Japón en tierra pueden ser una respuesta a los posibles esfuerzos de Japón para desarrollar capacidades de contraataque dirigidas a las bases chinas y las funciones de comando y control.

Los expertos en seguridad japoneses estiman que China tiene 1.900 misiles de corto y mediano alcance que pueden llegar a Japón, una amenaza que el gobierno japonés está considerando adoptar una capacidad de contraataque para disuadir, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Yoshimasa Hayashi, en una reunión parlamentaria este mes.

“Atacar la base de un misil guiado entraría constitucionalmente dentro del alcance de la autodefensa si el gobierno percibe que no hay otros medios para defender a Japón”, declaró en la misma reunión el viceministro de Defensa japonés, Makoto Oniki.

En 2017, Japón anunció sus intenciones de adquirir misiles de crucero lanzados desde el aire de largo alcance (ALCM) que pueden dispararse desde más allá del alcance de las defensas aéreas enemigas.

También planea equipar sus cazas F-35A con el misil de ataque conjunto (JSM) y modificar sus cazas F-15 para llevar misiles antibuque de largo alcance (LRASM) y misiles de separación aire-superficie conjuntos de alcance extendido ( JASSM-ER).

El JSM y el LRASM tienen un alcance de 500 kilómetros, mientras que el JASSM-ER puede alcanzar objetivos a una distancia de hasta 1000 kilómetros. Estos misiles tienen el alcance para montar un contraataque contra China, a medida que aumentan las tensiones en los mares de China Oriental y Meridional.

Un paquete de ataque de «camiones de misiles» F-35A y F-15 modificados sería plausiblemente escoltado por cazas con AWACS para detectar y vectorizar escoltas de cazas a los cazas chinos entrantes.

Sin la cobertura de radar de área amplia de AWACS, estos F-35A cargados de misiles de crucero y F-15 modificados serían mucho más vulnerables a los cazas de superioridad aérea chinos como el Su-35 y el J-20.

Los cazas chinos pueden intentar romper estos paquetes de ataque separando a los cazas de superioridad aérea de Japón de los F-35A que llevan misiles de crucero y los F-15 modificados, dejando a estos últimos desprotegidos y vulnerables a los ataques.

https://asiatimes.com/2022/05/how-a-china-vs-japan-air-war-would-be-fought/

Categoría: Japón


Imprimir esta publicación

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

Teva  credit: Shutterstock

Teva llega a un acuerdo sobre opioides con West Virginia

Sunak anunciará ayuda para los más pobres para hacer frente a la reducción del costo de vida

Sunak anunciará ayuda para los más pobres para hacer frente a la reducción del costo de vida