in

El encuentro de Yoon y Kishida no es una cumbre sino un comienzo

La reunión entre el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, el 21 de septiembre, se destacó principalmente por el hecho de que tuvo lugar.

Fue un breve intercambio de unos 30 minutos que tuvo lugar al margen de la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York. Los dos gobiernos ni siquiera pudieron ponerse de acuerdo sobre cómo describir las conversaciones: los japoneses las denominaron «charla» y los coreanos una «reunión». Según un relato del diario japonés Asahi Shimbun, el presidente Yoon fue el que más habló y, sustancialmente, los dos líderes solo pudieron estar de acuerdo en principio sobre la necesidad de reparar los lazos hechos jirones entre Corea y Japón.

No obstante, esta reunión fue un avance menor. Han pasado casi tres años desde que los líderes coreano y japonés se encontraron cara a cara. Desde las elecciones presidenciales de Corea del Sur, que llevaron al poder a una administración conservadora que se comprometió a revertir la recesión en las relaciones, se ha intensificado el ritmo de los contactos entre los dos gobiernos. Los dos ministros de Relaciones Exteriores han sostenido conversaciones sustantivas en Japón y nuevamente en Nueva York antes de la reunión de los dos líderes.

Pero no hay sustituto para establecer contacto personal a nivel de liderazgo.

En un nivel estratégico, tanto Corea como Japón se han acercado, compartiendo un amplio acuerdo sobre cómo manejar la amenaza de Corea del Norte, sobre la respuesta a la agresión rusa en Ucrania y sobre un marco regional del Indo-Pacífico definido por valores comunes de democracia y gobierno. de ley.

En esto, están alineados con la administración Biden que ha impulsado en cada oportunidad, incluso en Nueva York, la importancia de la cooperación trilateral.

La verdadera cooperación trilateral, incluso con los imperativos estratégicos, depende de la resolución de las profundas disputas sobre la historia y la justicia en tiempos de guerra.

La caída en picada reflejó la decisión del gobierno coreano anterior de Moon Jae-in de desmantelar efectivamente el acuerdo de 2015 sobre compensación y disculpas para las mujeres coreanas obligadas a la servidumbre sexual por el Ejército Imperial Japonés, las llamadas ‘mujeres de solaz’. Esto se complicó aún más por la decisión de los tribunales coreanos de obligar a las empresas japonesas a compensar el trabajo forzoso coreano utilizado durante el período de guerra.

La espada de Damocles que ahora se cierne sobre los esfuerzos del presidente Yoon para normalizar los lazos es una decisión pendiente de los tribunales coreanos de incautar los activos de las empresas japonesas en Corea para pagar una compensación. El gobierno japonés ha dejado en claro que tal movimiento llevaría las relaciones a un congelamiento virtual. Insiste en que esta cuestión fue resuelta por el tratado de 1965 sobre la normalización de las relaciones y el acuerdo que lo acompaña sobre la resolución de reclamos que proporcionó préstamos y subvenciones a Corea, vinculados a la compensación por trabajos forzados.

La posición del gobierno japonés ha sido exigir que Corea del Sur haga una propuesta basada en el acuerdo de 1965 y bloquee efectivamente la incautación de activos.

El presidente Yoon asumió el cargo preparado para dar esos pasos, incluida la reafirmación del acuerdo de 1965 y presionar a los tribunales para que no sigan adelante con la orden de incautación de activos. La administración de Yoon creó un panel asesor a principios de este verano, que incluye expertos externos y representantes de los trabajadores que presentaron la demanda, con el objetivo de generar nuevas ideas.

El panel se ha reunido cuatro veces, hasta ahora sin un resultado claro. Se ha estancado principalmente por la insistencia de las víctimas de que las empresas japonesas demuestren remordimiento, al menos con algunos pagos simbólicos. Una idea que ha estado siguiendo el gobierno coreano es la creación de un fondo de compensación, financiado inicialmente por empresas coreanas que recibieron dinero del acuerdo original de 1965, como la empresa siderúrgica Posco, un motor de la industrialización coreana impulsado por fondos japoneses.

Ha habido una discusión seria, tal vez incluso una negociación preliminar, a nivel del Ministerio de Relaciones Exteriores. El ministro de Relaciones Exteriores de Corea, Park Jin, y el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Hayashi Yoshimasa, parecen estar trabajando duro para encontrar una fórmula que satisfaga a ambas partes.

Lo que falta, hasta ahora, es liderazgo político al más alto nivel. Ambos líderes enfrentan una oposición considerable en casa a los esfuerzos por mejorar las relaciones.

El presidente Yoon fue atacado por parecer demasiado ansioso por celebrar la reunión de Nueva York, y el opositor Partido Demócrata y los medios progresistas lo atacaron por “diplomacia humillante”.

El primer ministro Kishida se mostró claramente reacio incluso a celebrar una breve reunión. Según los informes, estaba irritado por el anuncio prematuro de una cumbre por parte del gobierno coreano, pero también enfrenta la resistencia de los conservadores japoneses a cualquier compromiso.

Tanto Yoon como Kishida tienen un margen de maniobra político limitado. Por razones internas en ambos casos, sus índices de popularidad se han desplomado.

Yoon está lidiando con una serie de errores en la gestión de la política interior y exterior, que antes se consideraba su punto fuerte, y quejas sobre su estilo político.

Kishida se ha visto golpeada por la controversia en torno a las revelaciones de estrechos vínculos entre el gobernante Partido Liberal Democrático y la Iglesia de la Unificación, tras el asesinato del ex primer ministro Abe Shinzo debido a sus vínculos con esa organización. La decisión de celebrar un funeral de estado para Abe también es impopular.

A pesar de estas limitaciones, hay un camino para salir de este aparente callejón sin salida. Es posible imaginar un acuerdo sobre trabajo forzoso y debe involucrar no solo concesiones coreanas sino también movimientos japoneses, en la forma de dar rienda suelta a las empresas japonesas para contribuir a un fondo de compensación. Eso puede formar la base para una verdadera cumbre a finales de este año, tal vez cuando los dos líderes asistan a reuniones regionales.

Fuera de los círculos de derecha japoneses, existe una opinión considerable en Japón que favorece un compromiso y critica el enfoque cauteloso de Kishida hasta el momento, lo que solo ha dificultado los esfuerzos de Yoon.

“No sería una buena idea arrinconar a la administración de Yoon mientras trata de encontrar una solución al problema liderada por la República de Corea”, editorializó el diario de negocios Nihon Keisai Shimbun el 23 de septiembre.

“Los dos líderes no deben permitir que sus cálculos y motivaciones políticas internas dicten sus políticas para lidiar con la relación”, advirtió Asahi Shimbun.

Y hay alguna pequeña evidencia de que el breve encuentro en Nueva York, como sea que se describa, pudo haber tenido algún impacto. Según Asahi, Kishida les dijo a los asistentes después de la reunión: “Demostraron que están dispuestos a resolver los problemas. Tendremos que ver qué se les ocurre en el futuro”.

Para los coreanos, el zapato se encuentra en gran parte en los pies japoneses. “Instamos a Japón a enfrentar su historia directamente y reflexionar sobre sus atrocidades durante la guerra”, opinó el Korea Times.

Los próximos meses son una oportunidad para el liderazgo o su fracaso.

https://asiatimes.com/2022/09/yoon-and-kishida-meeting-not-a-summit-but-a-start/

Categoría: Japón, Corea


Imprimir esta publicación

Fuente

Publicado por notimundo

Aeropuerto de Kryvyi Rih destruido en ataque con misiles rusos

Aeropuerto de Kryvyi Rih destruido en ataque con misiles rusos

Carlsen posa con el trofeo del Campeonato Mundial de Ajedrez de la FIDE, en la Dubai Expo 2020 en el emirato del Golfo, el 12 de diciembre de 2021

Magnus Carlsen califica al némesis adolescente de EE. UU. de TRAMPA en medio de acusaciones de que usó bolas anales vibrantes para ganar