lunes, julio 22, 2024

El Gobierno recorta programas para promover la inclusión en la industria tecnológica de Israel

Mientras la guerra continúa y el déficit fiscal se amplía, entre los cientos de recortes al presupuesto estatal de Israel hay programas para aumentar el empleo de las comunidades árabes, drusas y haredíes en la industria tecnológica.

El Ministerio de Economía e Industria ha recortado dos programas que incluyen la subvención del coste salarial de los empleados haredíes, árabes y drusos en las empresas de Israel por un importe de 43 millones de NIS. El primer programa subvenciona entre el 25 y el 35% del salario en el primer año y entre el 15 y el 25% en el segundo año, para las empresas que contraten a haredíes, árabes y drusos, personas con discapacidad y jóvenes desempleados. La orden fue cancelada hace unas semanas, por lo que no se pueden presentar nuevas solicitudes.

El segundo programa subvenciona los salarios de los jóvenes trabajadores de las altas tecnologías de la sociedad árabe y crea un incentivo para que las empresas tecnológicas los contraten. El Estado participa en el programa con una subvención de hasta el 30% del coste salarial durante un periodo de hasta 18 meses, y los empresarios que contraten a más jóvenes reciben complementos especiales. Según ha podido saber Globes, este programa se ha reducido en un 60%, pasando de un presupuesto anual ya de por sí bajo de 15 millones de NIS a 6 millones de NIS. Además, el periodo de subvención se ha reducido a sólo un año, lo que lo hace menos atractivo para los empresarios, ya que en el primer año de trabajo el empleado no alcanza su plena productividad.

Los empleos se irán al extranjero

Rami Schwartz, director general de Portland Trust Israel, una entidad que promueve la paz entre israelíes y palestinos, explica a «Globes»: «En lugar de que el Estado se dé cuenta de que se trata de una herramienta económica que produce un alto rendimiento de la inversión, aumenta el número de puestos de trabajo en Israel y evita su propagación al extranjero, el Estado está tratando de erradicar nuestra forma de operar». Incluso envió una dura carta al Ministerio de Economía e Industria pidiendo que se reconsidere el recorte.

La respuesta fue escueta: los recortes se debían a restricciones presupuestarias. La carta concluía: «Nuestra prioridad es seguir trabajando para formular formas adicionales de fortalecer la industria».

Schwartz añade: «El 80% de los puestos de trabajo creados el año pasado por empresas israelíes se destinaron al extranjero por razones de costes, a lo que se suman el entorno político y las consideraciones de seguridad. Conseguimos convencer a las empresas de que abrieran más puestos de trabajo aquí gracias a los incentivos. Ahora, el Estado está tomando este dinero, que no es especialmente grande, que se supone que contribuye al motor de crecimiento de la economía israelí y proporciona un rendimiento extremadamente alto, y lo está transfiriendo a lugares que son contrarios al crecimiento».

Según el informe tecnológico de la Autoridad de Innovación de Israel para 2024, la subrepresentación de las comunidades árabes y haredíes en la industria tecnológica continúa. Los hombres haredíes representan aproximadamente el 1% de los empleados tecnológicos, las mujeres haredíes el 1,7%, los hombres árabes el 1,5% y las mujeres árabes solo el 0,5%.

Según el Portland Trust, en los últimos cinco años el Ministerio de Economía ha colocado a 250 jóvenes en puestos tecnológicos de las comunidades árabe, drusa y haredí en empresas como Amdocs, Wix, Monday.com, Vayar y Pagaya. El Trust explica que cada puesto tecnológico cubierto con éxito crea entre dos y seis puestos de trabajo periféricos adicionales, por lo que como resultado se crearon al menos 800 puestos de trabajo más. El programa del Trust refleja un porcentaje de colocación extremadamente alto, del 92%, y el 70% de los participantes en la formación son mujeres. Otra cifra citada por el Trust se relaciona con la capacidad de retener a los empleados que se graduaron del programa de colocación. Después de cuatro años, el 94% de los empleados se mantienen en sus puestos.

La inversión da sus frutos

En un informe de 2021 elaborado por Deloitte se analizó el rendimiento de la inversión en los distintos programas de empleo, incluidos los dos programas que se están recortando actualmente. El informe concluyó que estos programas «presentan viabilidad económica para la inversión del estado». Entre otras cosas, se encontró que la tasa de rendimiento de la inversión es del 40%, «y junto con el beneficio fiscal del empleo indirecto, es del 95%». En cuanto al programa de subsidios para la inclusión de alta tecnología, el informe concluyó que «el programa produce un beneficio fiscal directo de 2,5 NIS por cada shekel invertido», lo que significa un rendimiento de alrededor del 150%». También se afirma que «el aumento del canal de ingresos de los participantes del programa permitió una movilidad social (ascendente) de 1 a 2 deciles».

El Ministerio de Economía e Industria dijo: «La división presupuestaria del Ministerio de Finanzas exigió la cancelación de estos programas debido a restricciones presupuestarias. El Ministerio de Economía a través de la Autoridad de Inversiones estaría encantado de reanudar en cualquier momento la operación de estos y otros programas, que también fueron recortados por la división presupuestaria del Ministerio de Finanzas».

Publicado por Globes, noticias de negocios de Israel – es.globes.co.il – el 10 de julio de 2024.

© Derechos de autor de Globes Publisher Itonut (1983) Ltd., 2024.


Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img