in

El intento ruso de controlar la narrativa en Ucrania emplea una vieja táctica de «otro» al enemigo

El intento ruso de controlar la narrativa en Ucrania emplea una vieja táctica de "otro" al enemigo

Controlar la narrativa ha sido durante mucho tiempo crucial para el presidente ruso Vladimir Putin en su guerra contra Ucrania.

En la visión del mundo que promulga, Estados Unidos es un “imperio de mentiras”, Occidente está empeñado en “destrozando a Rusia”, y Ucrania es un país “dirigido por los nazis” cuyo La estadidad es una ficción histórica..

A través de discursos y propaganda, Putin presenta esta narrativa a su propio país y al resto del mundo. Es una visión del mundo negativa, histórica y fácticamente falsa y se basa en un marco retórico provocativo. Es un encuadre que encaja bien con la frase rusa que se traduce en inglés como “Quien no está con nosotros, está contra nosotros.”, cuyas formas se han popularizado a través del zarista y soviéticos y han regresado con venganza bajo Putin.

También es, como yo explorar en mi nuevo librouna forma popular de lo que se conoce como “alteridad cultural”, que puede utilizarse para ganar, mantener y ejercer poder.

La alteridad cultural, explicada

La alteridad cultural es la proceso de definir un grupo de personas – ya sea un grupo racial, étnico o nacional – como diferentes y luego tratarlos como inferiores. A este “otro” grupo se le asignan rasgos negativos para que parezca inferior al grupo dominante y para marginarlo.

La alteridad tiene mucho tiempo Ha sido una herramienta empleada para afirmar la autoridad sobre los grupos marginados.como por Colonizadores europeos en África y Asiao por colonos en tierras nativas americanas.

Putin y el Estado ruso están muy hábil en la práctica de la alteridad cultural y lo han desplegado contra los “enemigos” ucranianos mientras los tanques avanzaban hacia Ucrania. En la cosmovisión de Putin, su visión separatista se basaba en la rusofobia, fascismo y neonazismo.

Un monumento dedicado a los soldados ucranianos.
Andriy Zhyhaylo/Obozrevatel/Global Images Ucrania vía Getty Images

La alteridad de Putin es anterior a la invasión de 2022. Fue visto en el 2014 anexión ilegal de Crimeael Conflicto de 2008 en Georgia y el brutal Guerras chechenas desde 1994 en adelante. Todos representaron los intentos rusos de restablecer su control sobre “otros” –ucranianos, georgianos, chechenos, tártaros de Crimea– que bajo el sistema soviético habían sido reincorporados a la idea de una “Gran Rusia”. Su crimen, visto desde Moscú, fue que estaban socavando la visión de larga data de Putin de regresar a ese gran imperio ruso.

La hermandad soviética, revisitada

Lo curioso de la alteridad de Putin es que se centra en grupos nacionales que simultáneamente ha afirmado que pertenecen al mismo pueblo que Rusia.

Desde la perspectiva de Putin, estos posibles vecinos separatistas son ex “repúblicas hermanas«se separó de la Madre Moscú sólo tras la desintegración de la Unión Soviética a principios de los años 1990, un acontecimiento que Putin ha descrito como La mayor tragedia geopolítica del siglo.. Para impulsar esta narrativa, Putin emplea una visión deformada de la historia, invocando a la “Kyivan Rus” –el Estado medieval que buscaba unir al pueblo de una vasta masa de tierra– y denunciando al líder soviético Vladimir Lenin como “el creador y arquitecto de Ucrania” y alentando las ambiciones nacionalistas.

Bajo el putinismo, aparentemente hay dos opciones para los países que alguna vez formaron el imperio ruso, y más tarde el soviético.

El primero implica una total sumisión, asimilación y aceptación geopolítica y cultural de la igualdad panrusa, como se ve en Bielorrusia bajo el aliado de Putin, Alexander Lukashenko. La segunda opción es buscar la autodefinición nacional y cultural, pero estar sujeto a las formas más extremas de alteridad cultural por hacerlo. En otras palabras, es la elección de ser hermano o ser el otro.

Para Putin, las naciones que se atrevieron a romper con la hegemonía rusa y, como Ucrania, desarrollaron ambiciones prooccidentales, se convirtieron en enemigos.

La alteridad en el contexto histórico

La alteridad cultural de Ucrania por parte de Putin aprovecha una historia de Rusia que se remonta a siglos atrás. Fue evidente en la Rusia imperial y se reflejó en la literatura de la época. El poeta ruso Alexander Pushkin, en su epopeya “Poltava”, y el novelista León Tolstoi, en “Un prisionero en el Cáucaso”, glorificaron el martirio y el heroísmo rusos mientras empleaban lenguaje y recursos ajenos contra diferentes grupos de personas, incluidos los franceses, suecos, turcos, circasianos, tártaros de Crimea y ucranianos. Esta alteridad sirve para retratar a quienes buscan distanciarse de Moscú como infrahumanos, o al menos subrusos.

En el período soviético, la otredad cultural adoptó la forma de demonizar a cualquiera que se opusiera o luchara activamente contra los intentos de imponer una identidad soviética homogénea por encima de la diversidad étnica y de clases. El castigo por la resistencia y la desobediencia fue severo, especialmente bajo Josef Stalin; el gulag sirvió como destino final para aquellos que no se asimilaron.

Mientras tanto, Ucrania pagó un precio terrible por su resistencia a la asimilación. La hambruna provocada por el hombre por parte de Stalin de los campesinos ucranianos de 1932 y 1933 –que muchos historiadores atribuyen en parte a un intento de reprimir o castigar las aspiraciones de independencia de Ucrania– mató a millones de ucranianos. Y aquí radica un aspecto importante de la otredad cultural: una vez que un pueblo es “otro”, sus vidas se degradan y deshumanizan, lo que hace que tales atrocidades sean más aceptables para el grupo dominante.

Al final –para escapar de las represiones y sobrevivir– los ucranianos, georgianos, tártaros de Crimea y otros “otros” aceptaron a regañadientes la hermandad soviética, la sumisión política y lingüística y la asimilación cultural con Rusia.

De esta manera, los líderes rusos, desde emperadores hasta jefes soviéticos, han manifestado la hegemonía geopolítica e ideológica rusa. Putin está haciendo lo mismo.

Nuevo líder, vieja estrategia

Desde que llegó al poder, Putin ha tratado de reconstruir el antiguo poder territorial e ideológico de Rusia, al mismo tiempo que posiciona al país en oposición a su enemigo habitual: el «Occidente colectivo.” Cuando Ucrania optó por un rumbo proeuropeo, Putin lo vio como el acto de un enemigo traicionero.

Desde entonces, la retórica de Putin ha estado fusionando a Ucrania y Occidente en un solo enemigo. Putin a menudo “se opone” a Occidente –y, por asociación, a Ucrania– al establecer comparaciones entre los valores tradicionales rusos y “Decadencia” cultural occidental con sus derechos LGBTQ+, debates relacionados con el género y otras cuestiones de identidad. Desde el comienzo de la guerra, Putin ha diferenciado a Ucrania al convertirla a la vez en “Occidente” pero también en “nazi”. Eso le ha permitido encuadrar su guerra como “liberación”, “desmilitarización” y “desnazificación”..” Mientras tanto, los líderes religiosos en Rusia han enmarcado el conflicto como una guerra santa, con el objetivo de “Ucrania des-satanizada.“

Esta continua otredad de los ucranianos por parte de Putin significa que la guerra va más allá del territorio y la ideología. Más bien, lo que se ha creado es un conflicto entre dos yoes culturales que se excluyen mutuamente. Para Putin, es el «nosotros» ruso contra los «ellos» occidentales y ucranianos.

Fuente

Written by notimundo

Ya sea en una aburrida reunión de trabajo, en el tren a casa o incluso mientras miramos televisión, todos hemos tenido momentos en los que hemos dormido unos segundos.  Pero eso no es nada comparado con los pingüinos de barbijo, que se quedan dormidos unas 10.000 veces al día, según una nueva investigación.

Los pingüinos de barbijo se duermen 10.000 veces al DÍA, pero solo lo hacen durante cuatro segundos cada vez, según un estudio

Periodista de Hong Kong desaparecido después de informar sobre un viaje a China, según un informe

Periodista de Hong Kong desaparecido después de informar sobre un viaje a China, según un informe