in

El panel de la Cámara mostró que Trump conspiró para aprovechar las elecciones, pero ¿fue ilegal?

Durante el curso de su histórico verano de audiencias, el comité selecto de la Cámara que investiga la insurrección mortal en el Capitolio de los EE. UU. ha tratado de demostrar que Donald Trump estaba en el centro de una conspiración de múltiples niveles para obtener un segundo mandato en el cargo, acusándolo de habiendo “convocado a la multitud, reunido a la multitud y encendido la llama de este ataque”.

En un colofón dramático el jueves, el panel argumentó que Trump traicionó su juramento de cargo y no cumplió con su deber cuando se negó a actuar durante 187 minutos el 6 de enero mientras los alborotadores que portaban postes, spray para osos y las pancartas de su campaña encabezaban una sangriento asalto al Capitolio de los Estados Unidos.

La presentación en horario de máxima audiencia contó con detalles desgarradores, minuto a minuto, el asedio del Capitolio, al mismo tiempo que mostraba las acciones que Trump tomó, pero en su mayoría no tomó, durante esas horas insoportables cuando “las vidas y nuestra democracia pendían de un hilo”.

El panel presentó videos y audios escalofriantes de la violencia en el Capitolio mientras los leales a Trump con chalecos antibalas luchaban contra las fuerzas del orden público en su búsqueda por mantenerlo en el poder. A medida que la mafia invadía, los miembros del Servicio Secreto del entonces vicepresidente Mike Pence hicieron llamadas ese día para despedirse de los familiares, reveló el panel en una revelación desgarradora.

En medio del caos, Trump estaba inactivo en la Casa Blanca, viendo cómo se desarrollaba todo en un televisor sintonizado con Fox News. Desde un pequeño comedor cerca de la Oficina Oval, se resistió a las súplicas de sus ayudantes más cercanos, los republicanos del Congreso e incluso sus propios hijos para intervenir y detener la violencia, solo cambió de opinión y consintió, dijo el comité, después de que quedó claro el golpe. había fracasado. Incluso 24 horas después, según tomas descartadas nunca antes vistas de un discurso grabado, Trump se negó a decir que las elecciones habían terminado.

La abdicación del liderazgo de Trump el 6 de enero fue una “mancha en nuestra historia” y “una deshonra para todos aquellos que se sacrificaron y murieron al servicio de nuestra democracia”, argumentó enérgicamente el panel.

Pero, ¿fueron ilegales sus acciones? Es una pregunta en el centro de la investigación de un año del comité.

En el transcurso de ocho audiencias públicas, el panel ha tratado de exponer el caso de que Trump orquestó un complot de varios niveles para apoderarse de otro mandato a pesar de que se le dijo repetidamente y en términos inequívocos que su mito de una elección robada no tenía fundamento.

Los momentos más importantes de las audiencias del 6 de enero – video

A partir de cientos de miles de documentos y cientos de entrevistas, el comité mostró que Trump, después de haber sido rechazado por los tribunales en todos los niveles, se volvió cada vez más desesperado en su intento de anular los resultados de una elección que su propio fiscal general consideró libre y justa. .

Documentó la campaña de presión que Trump emprendió contra los funcionarios estatales y locales en las áreas en las que ganó Biden, empujándolos a revertir sus votos electorales. Detalló sus esfuerzos para apoyarse en los funcionarios del Departamento de Justicia para apoyar su plan. Y mostró cómo, a medida que se acercaba el día en que el Congreso contaría los votos electorales, Trump comenzó a presionar pública y privadamente a su vicepresidente para que rechazara o retrasara los procedimientos, un acto sin precedentes que un testigo dijo al panel en junio que habría sido “ equivale a una revolución dentro de una crisis constitucional”.

En conjunto, el panel ha buscado ofrecer un recuento público completo de los eventos del 6 de enero para el pueblo estadounidense y para el registro histórico.

Su trabajo, sin embargo, no ha terminado. El comité continúa recibiendo nueva información y dijo el jueves que reanudaría las audiencias públicas en septiembre.

Pero ya, el comité ha presentado evidencia que los legisladores y asesores han sugerido que podría usarse como base para presentar un caso penal contra el expresidente. Entre los posibles cargos que se han discutido se encuentran conspiración para defraudar al pueblo estadounidense y obstruir un procedimiento oficial del Congreso. El comité también planteó la posibilidad de manipulación de testigos y anunció en su última audiencia que Trump había intentado contactar a un testigo que cooperaba con su investigación.

“Los hechos son claros e inequívocos”, dijo el jueves el congresista Bennie Thompson, demócrata de Mississippi y presidente del comité.

El Departamento de Justicia está llevando a cabo una investigación separada sobre los eventos del 6 de enero que resultó en cientos de arrestos, incluidos cargos poco comunes de conspiración sediciosa contra los líderes de grupos violentos de extrema derecha involucrados en la violación del Capitolio.

“Ninguna persona está por encima de la ley en este país”, dijo el fiscal general Merrick Garland el miércoles. “No puedo decirlo más claramente que eso”.

Trump ha desestimado la investigación del panel como políticamente motivada y una cacería de brujas. Sigue siendo la figura más popular del partido republicano y un claro favorito para ganar la nominación en 2024.

Sin embargo, hay señales de que el trabajo del comité está teniendo un impacto. La mitad de los estadounidenses dice que Trump debería ser acusado de un delito por su papel en el ataque, y casi 6 de cada 10 dicen que el expresidente tiene “mucha” o “bastante responsabilidad” por la violencia perpetrada en su nombre.

Dar forma a la narrativa pública sobre el 6 de enero, y Trump, fue otro objetivo importante de la audiencia, particularmente cuando contempla una cuarta candidatura a la Casa Blanca.

“Todos los estadounidenses deben considerar esto: ¿se le puede confiar alguna posición de autoridad en nuestra gran nación a un presidente que está dispuesto a tomar las decisiones que tomó Donald Trump durante la violencia del 6 de enero?” dijo la vicepresidenta Liz Cheney, republicana de Wyoming.

Quizás su trabajo más urgente fue mostrar a los estadounidenses que las “fuerzas que Donald Trump encendió ese día no se han ido”, como dijo el jueves el congresista Adam Kinzinger, republicano de Illinois. “Las ideologías militantes, intolerantes. las milicias La alienación y la desafección. Las fantasías extrañas y la desinformación. Todavía están todos ahí afuera, listos para funcionar”.

Millones de votantes aún creen en la conspiración de que Trump fue el legítimo ganador de las elecciones de 2020. Ha impulsado una nueva ola de candidatos republicanos, que han abrazado abiertamente la mentira de que las elecciones de 2020 fueron ilegítimas. Muchos son ahora los candidatos de su partido para puestos críticos como gobernador y secretario de estado.

Trump fue acusado por acciones el 6 de enero, pero el Senado lo absolvió. Cheney dijo el jueves que se sabe mucho más sobre su complot enredado y descarado, y sugirió que podría haber habido suficiente apoyo para condenarlo en el Senado si esa votación se llevara a cabo hoy. Pero la oportunidad de responsabilidad política ya no está disponible: Trump está fuera del cargo, por ahora.

Es por eso que muchos, incluidos algunos en el comité, creen que Trump debe enfrentar consecuencias legales por sus acciones.

“Si no hay rendición de cuentas para el 6 de enero, para cada parte de este esquema, me temo que no superaremos la amenaza continua a nuestra democracia”, advirtió Thompson. “Debe haber severas consecuencias para los responsables”.

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

La red social está implementando una nueva pestaña llamada 'Feeds' para sus aplicaciones de iOS y Android, que muestra las publicaciones más recientes de amigos, grupos y páginas.

Facebook traerá el feed cronológico a sus aplicaciones

Rusia ataca aldeas de mayoría cristiana en Siria y deja 7 muertos

Rusia ataca aldeas de mayoría cristiana en Siria y deja 7 muertos