in

En Johannesburgo, una historia de dos barrios chinos

En Johannesburgo, una historia de dos barrios chinos


Los vagabundos dormitan en los portales y el olor a basura quemada llena el aire en la calle Comisionado, una sección peligrosa y deteriorada del centro de la ciudad de Johannesburgo. Pero mire con cuidado y un observador podría notar algunos tejados estilo pagoda, edificios decrépitos decorados con dragones y letreros de tiendas con caracteres chinos descoloridos. La calle alberga el primer barrio chino de Sudáfrica, que data de la década de 1880, cuando los chinos del empobrecido sur del país llegaron al pueblo minero fronterizo al que llamaron «gam saan» o «Montaña Dorada» para buscar fortuna, solo para descubre que a los no blancos se les prohibió obtener licencias de excavadores. Algunos se quedaron de todos modos, establecieron negocios y luego lucharon contra las leyes racistas del apartheid. Sudáfrica tiene ahora la mayor población de residentes chinos en África: unas 350.000 personas. Desde el advenimiento de la «Nación del Arco Iris» en 1994, cuando Sudáfrica se convirtió en una democracia, y tras la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Beijing para construir infraestructura en docenas de países, muchos más chinos han llegado al país. Estos inmigrantes más nuevos, en su mayoría hablantes de mandarín, a diferencia de la primera comunidad cantonesa, establecieron un segundo barrio chino, con un arco decorativo gigante, en un suburbio de clase media más seguro llamado Cyrildene. Aquí hay numerosos restaurantes, agencias de viajes, tiendas minoristas y salones de belleza. “Ha habido muchos, muchos más inmigrantes nuevos”, dijo a la VOA Melanie Yap, autora e historiadora chino-sudafricana de tercera generación. “De hecho, la comunidad china se ha vuelto más vibrante, como lo demuestra el hecho de que hay un segundo barrio chino”. China es el socio comercial más grande de Sudáfrica, con importaciones y exportaciones por un total de $ 54 mil millones el año pasado, y los dos países, ambos miembros de BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), mantienen sólidas relaciones diplomáticas. Canton to Cape No siempre fue así. Los primeros chinos que llegaron a África llegaron a la colonia del Cabo como convictos enviados desde Batavia, en la actual Indonesia, en la década de 1660. Después de cumplir sus condenas, algunos regresaron a Asia, mientras que otros se instalaron en el Cabo multicultural y cosmopolita. Luego, a principios del siglo XIX, trabajadores chinos contratados fueron contratados para trabajar en los ferrocarriles para el gobierno británico. Finalmente, los chinos “libres” comenzaron a emigrar a Sudáfrica a fines de la década de 1880 como parte de la fiebre del oro. Sin embargo, se les prohibió la minería. Otras barreras establecidas debido a su raza también afectaron su capacidad para comerciar. Los chinos se asociaron con miembros de la comunidad india en una campaña de desobediencia civil dirigida por Mahatma Gandhi, que vivía en Sudáfrica en ese momento. “Dijeron: ‘No tomaremos la violencia, pero iremos a prisión en lugar de obedecer su ley’”, dijo Yap a la VOA. Más tarde, bajo el sistema de apartheid que comenzó en 1948, los chinos fueron clasificados como un subgrupo del “grupo de color”, una categorización racial que agrupaba a cualquiera que no fuera blanco o negro. “Solo había ciertas cosas que estaban abiertas para ti, así que técnicamente solo podías ir a la escuela y vivir en las áreas que te fueron designadas”, explicó Yap. Amor prohibido Bajo el apartheid era ilegal que personas de diferentes razas se casaran. Eso no impidió que Yolande Dreyer, de 71 años, y su esposo Wynand, de 72. Yolande, una china-sudafricana de tercera generación, cuyos abuelos de Guangzhou, China [also known as Canton] originalmente emigró para escapar de la sequía y la escasez de alimentos, desafió a su familia y la ley para casarse con Wynand, de ascendencia mixta holandesa y británica. “Porque estábamos infringiendo una ley… definitivamente podrían habernos arrestado”, dijo a la VOA, recordando cómo la pareja se casó en 1980 en un proceso de varios pasos. Primero se casaron en una iglesia en Sudáfrica, pero el oficial no pudo firmar un certificado de matrimonio. Luego viajaron a Inglaterra para casarse y hacerlo oficial. “Estábamos rompiendo el molde en ese momento; estábamos empujando contra bastante resistencia”, agregó Wynand, y señaló que ambas familias estaban en contra del sindicato y les preocupaba que los hijos de la pareja fueran “marginados”. Afortunadamente, los gemelos Dreyer se criaron en la Sudáfrica democrática, un crisol racial donde los matrimonios mixtos ahora son comunes. Política de identidad Algunos chinos-sudafricanos están ahora involucrados en el sistema político de su país, como Michael Sun, que pertenece a la opositora Alianza Democrática y es miembro del Comité de la Alcaldía para el departamento de Servicios de Infraestructura y Medio Ambiente en Johannesburgo. Sun nació en Taiwán y llegó a Sudáfrica cuando era niño en la década de 1970 cuando su familia llegó para establecer negocios. El concejal de la ciudad dijo que al crecer, él y sus hermanos habían estado cuestionando y explorando sus identidades al vivir con dos culturas diferentes. Sun todavía habla mandarín con sus padres, pero se sintió extranjero cuando visitó Taiwán después de asistir a la universidad. “Me sentí más como un turista que cualquier otra cosa… además del idioma, en realidad era un extraño”, dijo Sun. “Estoy más a gusto en términos de mi estilo de vida sudafricano”. Mientras tanto, los chinos en Sudáfrica se están convirtiendo en víctimas de la creciente xenofobia, y algunas personas, desconfiadas de los préstamos e inversiones chinos a través de la Iniciativa Belt and Road de Beijing, los acusan de ser los “nuevos colonialistas”. Sun dice que él mismo fue víctima del racismo hace unos años. “Decidí presentar mi nombre para las elecciones locales de 2006 y no fue fácil. … He sido víctima muchas veces en términos de racismo, intolerancia, insultos raciales”, dijo a la VOA. Irónicamente, después de haber pasado de ser “de color” bajo el apartheid a ser considerados “blancos”, la Asociación China de Sudáfrica llevó al gobierno a los tribunales en 2008 para cambiar su clasificación racial. Esto fue para beneficiarse de las políticas de acción afirmativa de Sudáfrica en el sector empresarial conocido como «Empoderamiento económico negro». «Solo negros, indios y mestizos [multiracial ethnic groups] calificado para la acción afirmativa”, explicó Yap, sobre por qué la comunidad acudió a los tribunales por el tema. “Esto no fue oportunismo económico por parte de los chinos, sino la falta de reconocimiento de que durante siglos habían enfrentado injusticia racial en Sudáfrica”, agregó. El Tribunal Superior falló a su favor y, legalmente, los chinos en Sudáfrica ahora se consideran «negros».

Fuente

Written by notimundo

El aumento cuesta la nueva normalidad para la industria de la construcción de viviendas de Saskatchewan

El aumento cuesta la nueva normalidad para la industria de la construcción de viviendas de Saskatchewan

Cómo se han desarrollado los tropiezos de la política de Indonesia sobre el aceite de palma

Cómo se han desarrollado los tropiezos de la política de Indonesia sobre el aceite de palma