lunes, julio 22, 2024

Estados Unidos sanciona al ministro de Defensa de Malí y funcionarios por vínculos con Wagner

Washington DC – Estados Unidos impuso sanciones contra el ministro de defensa de Malí y dos oficiales militares, acusando al trío de ayudar a facilitar el ascenso del grupo mercenario ruso Wagner en la nación de África Occidental.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció el lunes que las sanciones se dirigieron al ministro de Defensa de Malí, coronel Sadio Camara, al jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea, coronel Alou Boi Diarra, y al subjefe de Estado Mayor, teniente coronel Adama Bagayoko.

Blinken acusó al trío de trabajar para “facilitar y expandir la presencia de Wagner en Malí desde diciembre de 2021”, y agregó que las muertes de civiles aumentaron en un 278 por ciento desde que los mercenarios rusos se desplegaron en el país.

“Muchas de esas muertes fueron el resultado de operaciones realizadas por las Fuerzas Armadas de Malí junto con miembros del Grupo Wagner”, dijo Blinken.

En una declaración separada, el funcionario del Departamento del Tesoro de EE. UU., Brian Nelson, también dijo que los funcionarios malienses habían sido «instrumentales para facilitar el atrincheramiento del Grupo Wagner en Malí durante los últimos dos años».

“Estos funcionarios han hecho que su gente sea vulnerable a las actividades desestabilizadoras y los abusos de los derechos humanos del Grupo Wagner, al tiempo que allanan el camino para la explotación de los recursos soberanos de su país en beneficio de las operaciones del Grupo Wagner en Ucrania”, dijo Nelson.

Durante años, EE. UU. y sus aliados han impuesto sanciones al Grupo Wagner y a quienes lo apoyan. La semana pasada, el Reino Unido, por ejemplo, sancionó a 13 personas vinculadas al Grupo Wagner en la República Centroafricana, Malí y Sudán.

Esa presión aumentó a raíz de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, en la que los mercenarios de Wagner han jugado un papel importante. En enero, Washington designó a Wagner como una “organización criminal transnacional”.

Más recientemente, en mayo, Estados Unidos también sancionó a Ivan Aleksandrovich Maslov, a quien el Departamento del Tesoro identificó como el “administrador principal” de Wagner en Malí.

Los funcionarios estadounidenses han acusado durante mucho tiempo a la empresa fundada por el ciudadano ruso Yevgeny Prigozhin de promover los intereses rusos a través de acuerdos de seguridad y campañas de desinformación en África.

No está claro qué efecto tendrá un reciente levantamiento liderado por Prigozhin en Rusia sobre las operaciones de Wagner en África.

Los funcionarios malienses recurrieron cada vez más a Wagner luego de un golpe militar en mayo de 2021, en el que el oficial militar Assimi Goita tomó el poder.

El giro coincidió con el aumento de los pedidos de tropas francesas, que se habían desplegado por primera vez en el norte de Malí en 2013 en respuesta a un movimiento separatista, para que abandonaran el país. El ejército de Francia completó su retirada en agosto del año pasado.

El gobierno de transición de Malí no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios de la agencia de noticias Reuters sobre las sanciones estadounidenses del lunes.

Aumento de la violencia

Además de su impulso de sanciones, Washington acusó a Wagner de ayudar a diseñar la partida de la misión de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas de 13,000 personas en Malí, conocida como MINUSMA.

En junio, a pedido de Bamako, el Consejo de Seguridad de la ONU votó para poner fin a la misión de una década, que se había convertido cada vez más en un tema de tensión, pero que se consideraba esencial para evitar un vacío total de seguridad en la extensa región central de Malí que limita con Níger y Burkina Faso.

Se espera que la MINUSMA cese por completo sus operaciones a finales de año.

El área de la triple frontera ha visto un aumento de la violencia en los últimos años, ya que ISIL (ISIS) y los grupos vinculados a al-Qaeda han competido por la influencia y los grupos de derechos han acusado a Wagner de estar vinculado a abusos recientes.

En enero, expertos de la ONU pidieron una investigación sobre “graves abusos de los derechos humanos y posibles crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad cometidos en Malí por las fuerzas gubernamentales” y los mercenarios de Wagner desde 2021.

Los abusos denunciados incluyeron el asesinato de más de 500 personas, “la gran mayoría ejecutadas sumariamente”, por fuerzas gubernamentales y “personal militar extranjero” en la aldea de Moura en la región central de Mopti en marzo de 2022, según un informe de mayo de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Los mensajes obtenidos por el periódico The Guardian habían vinculado previamente la operación a Wagner, aunque los funcionarios de Malí rechazaron el informe como «ficticio».

El lunes, Human Rights Watch acusó a las fuerzas gubernamentales y a los combatientes que se cree que pertenecen al Grupo Wagner de ejecutar sumariamente o hacer desaparecer por la fuerza a «varias docenas de civiles en la región central de Malí desde diciembre de 2022».



Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img