martes, julio 23, 2024

Gantz de Israel exige un plan de posguerra para Gaza y amenaza con renunciar al gobierno

El miembro del gabinete de guerra de Israel, Benny Gantz, amenazó con renunciar al gobierno de Benjamin Netanyahu si el primer ministro no presenta un plan de posguerra para Gaza antes del 8 de junio.

En una conferencia de prensa el sábado, Gantz pidió al gabinete que acuerde un plan de seis puntos que establezca una visión para la gobernanza de la franja sitiada una vez que termine el conflicto.

El político israelí, ex ministro de Defensa, dijo que si no se cumplían sus demandas, retiraría a su partido centrista del gobierno de unidad de emergencia formado el año pasado para supervisar la guerra en Gaza.

Gantz es visto como el principal rival político de Netanyahu en Israel. Fue una figura destacada de la oposición antes de incorporarse al gabinete de guerra.

Su ultimátum profundizó las grietas dentro del gobierno israelí y se sumó a la creciente presión contra Netanyahu en medio de crecientes críticas nacionales e internacionales a sus políticas en Gaza.

El plan de Gantz exige la liberación de los cautivos israelíes en Gaza, la desmilitarización del territorio y la formación de una coalición internacional con “elementos estadounidenses, europeos, árabes y palestinos” para supervisar sus asuntos civiles.

Haciendo eco de la posición de Netanyahu, Gantz dijo que ni Hamas ni el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, pueden gobernar Gaza después de la guerra.

Desmilitarizar Gaza requeriría desmantelar completamente el ala militar de Hamas, algo que el ejército israelí no ha logrado después de 225 días de combates. La posición también coincide con los frecuentes llamados de Netanyahu a una “victoria total”.

Aún así, Gantz dio un golpe apenas disimulado al primer ministro y sus aliados de extrema derecha. «Si eliges el camino de los fanáticos y llevas a toda la nación al abismo, nos veremos obligados a dimitir del gobierno», afirmó.

La ofensiva israelí en Gaza ha matado a más de 35.000 personas y destruido gran parte del enclave asediado. Más de 100 cautivos israelíes permanecen en el territorio.

Las conversaciones para llegar a un acuerdo de cese del fuego entre Israel y Hamas parecen haberse estancado, y el gobierno de Netanyahu rechaza la exigencia palestina de poner fin a la guerra en Gaza.

En un acuerdo anterior –mediado por Estados Unidos y Qatar– unos 134 cautivos fueron liberados en noviembre; Israel también liberó a decenas de prisioneros palestinos, incluidos niños.

La petición de Gantz es una de las manifestaciones más fuertes de la creciente tensión dentro del gabinete de guerra. En otra rara disputa pública, el ministro de Defensa, Yoav Gallant, también dijo el jueves que Israel no debería participar en el gobierno de Gaza una vez que terminen los combates.

«Lo que estamos viendo cada vez más en los últimos días es que hay un enorme desacuerdo entre los miembros del gabinete de guerra sobre el plan a seguir para Gaza», dijo el corresponsal de Al Jazeera, Mohamed Jamjoom.

«Y esto se hace eco también de las preocupaciones del gobierno de Estados Unidos, que ha dicho repetidamente que Netanyahu necesita tratar de idear un plan para un escenario de posguerra en Gaza», añadió.

A principios de esta semana, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, reprendió a Israel por la falta de un plan en algunas de sus críticas públicas más fuertes.

“Primero, hay que tener un plan claro y creíble para proteger a los civiles, algo que no hemos visto. En segundo lugar, también necesitamos ver un plan para lo que sucederá después de que termine este conflicto en Gaza, y todavía no lo hemos visto”, dijo.

Además de la oposición dentro de su propio gobierno, Netanyahu también enfrenta crecientes manifestaciones en ciudades de todo Israel.

El sábado, decenas de miles de manifestantes se reunieron en Tel Aviv para exigir la dimisión del primer ministro, alegando su fracaso en traer de vuelta a los cautivos y su gestión de la guerra.

El líder de la oposición israelí, Yair Lapid, también asistió a las protestas del sábado y prometió trabajar para lograr la caída del gobierno de Netanyahu y el regreso de los cautivos israelíes. En una publicación en las redes sociales, Lapid, ex primer ministro, calificó más tarde al actual gabinete como “el peor gobierno de la historia del país”.

Los familiares de los cautivos se reunieron frente al cuartel general militar israelí en Tel Aviv y pidieron a Gantz y Gadi Eisenkot, ex jefe de estado mayor del ejército y actual miembro del gabinete de guerra de Netanyahu, que reemplacen al primer ministro.

“¿Cuánta sangre más se derramará porque no tenéis el coraje de hacer lo correcto? Es su deber exponer la verdad, es su obligación moral sacar rápidamente a Netanyahu del poder, porque está abandonando a los rehenes a la muerte”, informó el periódico Hareetz, citando a las familias en la conferencia de prensa.

«La única manera de rescatar a todos los rehenes es detener esta guerra, como parte de un acuerdo integral firmado para la liberación de rehenes», añadió el grupo.

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img