in

‘Hizo que la gente se sintiera insegura’: legado divisivo de Rajapaksa de Sri Lanka

'Hizo que la gente se sintiera insegura': legado divisivo de Rajapaksa de Sri Lanka

Colombo, Sri Lanka – El asediado presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, renunció después de huir a Singapur a través de las Maldivas, poniendo fin dramático al gobierno del poderoso clan Rajapaksa durante más de 20 años, dejando atrás un país en profundas crisis políticas y económicas.

Rajapaksa, un militar retirado de 73 años, fue el octavo presidente ejecutivo de Sri Lanka.

Es el hermano menor del patriarca de la familia y expresidente Mahinda Rajapaksa, quien gobernó Sri Lanka durante dos períodos y también se desempeñó como primer ministro hasta que se vio obligado a renunciar a principios de este año.

El gobierno de casi tres años de Gotabaya Rajapaksa fue criticado como el peor en la Sri Lanka posterior a la independencia por su incapacidad para contener el peor colapso económico que la isla ha visto en décadas.

El costo de vida vertiginoso y la enorme escasez de combustible y otros artículos esenciales desencadenaron protestas sin precedentes en el país de 22 millones de personas a principios de este año, lo que lo obligó a huir del país y renunciar.

Rajapaksa también es criticado por revertir los logros democráticos del país al cambiar la constitución y otorgarse amplios poderes después de ganar la presidencia en 2019.

Legado divisivo

Hasta hace poco, Rajapaksa fue aclamado como un héroe de guerra que lideró una ofensiva militar despiadada contra los rebeldes Tigres de Liberación de Tamil Eelam (LTTE) que exigían un estado separado en el norte de Sri Lanka.

La guerra civil de décadas terminó en 2009, dejando miles de rebeldes tamiles, civiles y soldados muertos. La ofensiva fue dirigida por el entonces presidente Mahinda Rajapaksa, con Gotabaya como su secretario de defensa.

Tras los atentados mortales del domingo de Pascua de 2019 en iglesias y hoteles, Rajapaksa, hasta entonces un novato político, fue elegido presidente en el tablón de la seguridad nacional mientras se apoyaba en el sentimiento antimusulmán en el país de mayoría budista.

Akram Ashroff, un estudiante de TI de 22 años y residente del distrito oriental de Batticaloa, dijo que visitaba constantemente el lugar de la protesta antigubernamental en el corazón de Colombo, denominado «GotaGoGama».

“Él (Rajapaksa) hizo que la gente se sintiera insegura, especialmente las minorías étnicas y religiosas. Dividió a las comunidades y fue políticamente arrogante. Será recordado como el presidente más ineficaz que en poco tiempo llevó a su país a la bancarrota, un legado sin igual”, dijo Ashroff a Al Jazeera.

“Además, impulsó el odio religioso y apuntó a tamiles y musulmanes de vez en cuando. Fue el presidente de la mayoría budista cingalesa, según sus propias palabras. Pero estos budistas cingaleses ahora lo han expulsado de su cargo”, dijo.

Él (Rajapaksa) hizo que la gente se sintiera insegura, especialmente las minorías étnicas y religiosas.

por Akram Ashroff, Estudiante

Rajapaksa deja un país en estado de caos y sin el cariño que una vez recibió de la gran mayoría de la gente.

“Su negativa a aceptar consejos y su inmadurez política contribuyeron a su caída. Quería gobernar el país como un líder militar pero, a diferencia de los militares, carecía tanto de estrategia como de pragmatismo”, dijo un colaborador cercano de Rajapaksa a Al Jazeera bajo condición de anonimato.

“La enmienda constitucional para deshacer las reformas democráticas mostró su falta de respeto por las instituciones democráticas. Su política populista al final no pudo contener un levantamiento popular en su contra”.

Alan Keenan, consultor sénior sobre Sri Lanka del International Crisis Group, dice que Rajapaksa ha dejado atrás “un país destrozado y mucho más pobre que enfrenta un colapso económico que amenaza vidas y no tiene remedio fácil ni rápido”.

“Pero su liderazgo fallido también ayudó a generar una ciudadanía renovada e inesperadamente unida en su resistencia al gobierno explotador y autoritario”, dijo a Al Jazeera.

“El racismo y el militarismo y las visiones de un regreso a las glorias precoloniales que ganó Gotabaya, y su hermano Mahinda antes que él, tanto apoyo de los votantes cingaleses han demostrado ser incapaces de rescatar a los millones que ahora luchan por encontrar combustible y medicinas o pagar su próximo comida.»

Con la partida de los Rajapaksas, Keenan esperaba que los habitantes de Sri Lanka aprendieran «lecciones duraderas sobre los callejones sin salida del nacionalismo autoritario», encontraran «nuevos vehículos políticos para llevar adelante el proyecto de democratización iniciado por la lucha del pueblo» y a un lado – la clase política establecida de Sri Lanka”.

“La historia no ofrece muchos motivos para el optimismo, pero trae sorpresas, como la implosión de una dinastía gobernante que parecía invencible hace menos de dos años”, dijo a Al Jazeera.

Shanthi Jesudasan, de 41 años, de la ciudad norteña de Vavuniya y madre de tres niños que van a la escuela, dijo que se unió a los manifestantes por dos razones.

“Como tamil, solo he sido testigo de violencia y discriminación contra la comunidad. Mis parientes que viven en el norte han perdido a familiares y han estado buscando a los desaparecidos desde 2009”, dijo a Al Jazeera.

“Es el presidente que nos negó nuestros antaños y no tuvo ningún interés en encaminar a este país hacia la paz. En los últimos meses, también robó el futuro de la próxima generación y paralizó a todo el país”, dijo.

Su expulsión (la de Rajapaksa) muestra el resurgimiento de las fuerzas democráticas dentro de Sri Lanka y la ira pública contra el nepotismo, las prácticas antidemocráticas y la arrogancia política.

por Manjula Gajanayake, Analista

Dharmanath Dissanayake, un maestro de escuela jubilado de Kurunegala, dice que solía jurar por los Rajapaksas porque los dos hermanos Mahinda y Gotabaya pudieron poner fin a la guerra civil.

“Finalmente hubo paz y la gente podía moverse libremente sin miedo. Pero no tenía ningún plan más allá de eso y es por eso que Sri Lanka ahora se ha declarado en bancarrota”, dijo a Al Jazeera.

“Le faltó previsión y visión. También hay denuncias de corrupción. Le ha fallado a todo el país, incluidos los cingaleses a los que se comprometió a servir, y finalmente son los cingaleses quienes acabaron con su régimen”, dijo.

‘Proyecto de nepotismo’

Después de la independencia, Sri Lanka ha sido gobernada por un puñado de familias. Gotabaya Rajapaksa es miembro de una de esas familias.

Manjula Gajanayake, directora ejecutiva del Instituto de Reformas Democráticas y Estudios Electorales (IRES), con sede en Colombo, dice que Gotabaya no fue elegida para la presidencia “debido a alguna habilidad única o servicio prestado”, sino porque era un “proyecto familiar”.

“El dominio absoluto de Rajapaksa sobre la política de Sri Lanka también fue el proyecto de nepotismo más grande del país”, dijo Gajanayake a Al Jazeera.

“Llegó a la oficina después de haber fomentado el comunalismo y obtuvo el apoyo de aquellos que no creían en la democracia o el gobierno democrático. Parte de su legado es el aplastamiento de las voces y espacios democráticos para mejorar su proyecto nepotista”, dijo.

“Pero su expulsión muestra el resurgimiento de las fuerzas democráticas dentro de Sri Lanka y la ira pública contra el nepotismo, las prácticas antidemocráticas y la arrogancia política”.

Rohan Pethiyagoda es un destacado científico de Sri Lanka, ganador de la prestigiosa Medalla Linnean de zoología en 2022 y defensor de las políticas públicas.

Resumiendo el legado de Rajapaksa, dijo: “Su presidencia estuvo definida por la ignorancia, la obstinación y la incapacidad de comunicarse de manera efectiva con su pueblo. Prohibió la agricultura moderna, obligando a dos millones de agricultores a la indigencia. Imprimió billones de rupias mientras negaba un vínculo causal entre la oferta monetaria y la inflación. Se negó obstinadamente a ceder al consejo de expertos de que estas ‘innovaciones’ destruirían la economía.

“Y durante los 31 meses de su presidencia, no realizó ni una sola conferencia de prensa, confiando en cambio en pronunciar discursos pobremente escritos en un teleprompter. Todo esto, perseguido por los fantasmas de los periodistas asesinados durante su mandato”, dijo Pethiyagoda a Al Jazeera.

Entre 2005 y 2015, al menos 13 periodistas fueron asesinados en Sri Lanka, dicen los organismos de control de la prensa. Entre ellos se encontraba el crítico del gobierno y editor fundador de The Sunday Leader, Lasantha Wickrematunge, cuyo asesinato estuvo relacionado con Gotabaya.

Se está llevando a cabo un juicio en el Tribunal Popular de La Haya, donde se han presentado pruebas incriminatorias para implicarlo.

Bhavani Fonseka, abogado e investigador de derechos humanos, dijo a Al Jazeera que el líder de Sri Lanka se enfrenta a graves acusaciones de violaciones de derechos tanto durante como después de la guerra civil.

“Estos están ampliamente documentados y algunos de estos casos se han presentado tanto a nivel local como internacional. Esto indica que ha tenido un papel arraigado en estas violaciones. Estos casos no pudieron procesarse en parte debido a su inmunidad y en parte debido a las debilidades del sistema judicial en Sri Lanka”, dijo.

Fonseka dijo que el líder siempre estará vinculado con graves violaciones cometidas contra ciudadanos del país y que nunca podrá escapar de ese legado.

“Ha huido y se espera que renuncie, pero los ciudadanos deben recordar su papel en todas estas transgresiones, exigir responsabilidades y explorar opciones tanto en Sri Lanka como en otros lugares. La renuncia resultará en la pérdida de la inmunidad y esto hará que sea un poco más fácil responsabilizarlo”, dijo.

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

El rey saudí Salman, sus hijos y Airbus - Fair Observer

El rey saudí Salman, sus hijos y Airbus – Fair Observer

Arabia Saudita duplica las importaciones de fueloil ruso para la generación de energía en el segundo trimestre

Arabia Saudita duplica las importaciones de fueloil ruso para la generación de energía en el segundo trimestre