in

Imágenes impactantes muestran a un ‘espía chino’ interrogando a un activista a favor de la democracia en Gran Bretaña, mientras un nuevo documental acusa a Beijing de utilizar a occidentales para rastrear e interrogar a los hongkoneses que viven en el Reino Unido.

Finn Lau, de 30 años (en la foto), fue una de las figuras más destacadas que encabezó las manifestaciones de Hong Kong antes de ser brutalmente golpeado tras su arresto y posteriormente abandonar la ciudad-estado.

China ha sido acusada de reclutar a occidentales para espiar e interrogar a los disidentes, después de que un presunto espía de Beijing fuera sorprendido interrogando a un hongkonés prodemocrático que vivía en el Reino Unido.

Los programas Dispatches de Channel 4, que anteriormente publicaron acusaciones explosivas contra Russell Brand, revelarán mañana por la noche cómo el estado autoritario envió a un espía occidental para que se hiciera pasar por periodista en un intento de interrogar a uno de los líderes de las manifestaciones por la libertad de Hong Kong de 2019.

Lau, de 30 años, fue una de las figuras más destacadas al frente de las manifestaciones de Hong Kong antes de ser brutalmente golpeado tras su arresto y posteriormente abandonar la ciudad-estado.

El gobierno chino ofrece actualmente una recompensa de 1 millón de dólares de Hong Kong (100.000 libras esterlinas) por su cabeza y dijo que él y otros exiliados serían «perseguidos de por vida».

El disidente es uno de los miles de hongkoneses que han llegado al Reino Unido en los últimos años tras la represión de China contra los disidentes, y reveló que los espías han pasado años persiguiéndolo utilizando credenciales periodísticas falsas.

Los realizadores del documental lograron atrapar a un hombre occidental que se hacía pasar por periodista del Toronto Guardian, una organización de medios canadiense establecida, intentando hablar con Lau.

Finn Lau, de 30 años (en la foto), fue una de las figuras más destacadas que encabezó las manifestaciones de Hong Kong antes de ser brutalmente golpeado tras su arresto y posteriormente abandonar la ciudad-estado.

El presunto espía (en la foto) dio su nombre como Richard Vong, aunque lo deletreó

El presunto espía (en la foto) dio su nombre como Richard Vong, aunque lo deletreó «Vuong» en el pie de página de su correo electrónico.

Su dirección de correo electrónico se registró sólo 30 minutos antes de que se comunicara con Lau y se asoció con un servidor en China.

Su dirección de correo electrónico se registró sólo 30 minutos antes de que se comunicara con Lau y se asoció con un servidor en China.

El presunto espía, que se identificó como Richard Vong, aunque lo deletreó «Vuong» en el pie de página de su correo electrónico, fue visto hablando con Lau a través de un servicio de mensajes de vídeo.

‘Vong’ usó fotos de un hombre asiático en sus perfiles de redes sociales, pero resultó ser un hombre blanco de Norteamérica.

Afirmó estar interesado en hablar sobre el trabajo de Lau, qué resultados esperaban lograr él y su grupo disidente, Global De-Twin with China, si estaba trabajando con alguna organización de Toronto y si había considerado métodos alternativos.

Pero su dirección de correo electrónico se registró sólo 30 minutos antes de que se comunicara con Lau y se asoció con un servidor en China.

Además de esto, los documentalistas contactaron a los editores del Toronto Guardian, quienes dijeron que nunca antes habían trabajado con ‘Vong’.

Cuando se le cuestionó las discrepancias y se le preguntó si estaba actuando en nombre del aparato de inteligencia de China, dijo: «Estas acusaciones me pondrán en un aprieto».

Los realizadores del documental lograron atrapar a un hombre occidental que se hacía pasar por periodista del Toronto Guardian, un medio de comunicación canadiense establecido, intentando hablar con Lau.

Los realizadores del documental lograron atrapar a un hombre occidental que se hacía pasar por periodista del Toronto Guardian, un medio de comunicación canadiense establecido, intentando hablar con Lau.

'Vong' usó fotos de un hombre asiático en sus perfiles de redes sociales, pero resultó ser un hombre blanco de Norteamérica.

‘Vong’ usó fotos de un hombre asiático en sus perfiles de redes sociales, pero resultó ser un hombre blanco de Norteamérica.

Tampoco pudo deletrear su propio apellido ante la cámara cuando se le confrontó por la discrepancia.

Los documentalistas afirman que utilizaron software de reconocimiento facial para revelar que él es un hombre estadounidense que pasó un tiempo enseñando en Shanghai, pero no lo nombró.

El documental también acusará a las principales universidades británicas de estar influenciadas por agentes chinos.

Alegará que la Universidad de Nottingham cerró su Escuela de Estudios Chinos Contemporáneos en 2016 tras la presión de Beijing.

La universidad, que se ha expandido a Asia en los últimos años y tiene un campus en Ningbo, negó las afirmaciones.

La influencia encubierta de China en todo el mundo ha crecido en los últimos años y el Estado autoritario se ha interesado en el Reino Unido.

Un informe parlamentario de principios de este año reveló que China había desplegado al menos 40.000 agentes de inteligencia en el extranjero, aunque el número que operaba en Gran Bretaña fue redactado.

Pero el MI5 reveló recientemente que 20.000 británicos han sido atacados por espías chinos sólo en Linkedin.

El gobierno ha descrito a China como un «desafío que define una época».

MailOnline se ha puesto en contacto con la embajada de China en Londres para solicitar comentarios.

Secretos y poder: China en el Reino Unido, Channel 4 Dispatches, se transmite mañana por la noche a las 10 p.m.

Fuente

Written by notimundo

Cellcom credit: Eyal Izhar

Discount Investment en conversaciones para vender Cellcom

El cantante Gil Ofarim admite que mintió sobre un incidente antisemita

El cantante Gil Ofarim admite que mintió sobre un incidente antisemita