in

La ofensiva somalí de Al-Shabaab se estanca tras un éxito inicial

Police officers stand near the bodies of alleged Al-Shabaab militants who had been killed after the siege at the Mogadishu Municipality Headquaters in Mogadishu in January 2023. (Photo by Hassan Ali ELMI / AFP)

Después de lograr avances significativos, la ofensiva de Somalia contra el grupo islamista Al-Shabaab se ha estancado durante meses, lo que genera preocupaciones sobre la capacidad del gobierno para aplastar la insurgencia de 16 años encabezada por militantes vinculados a Al-Qaeda.

Estas son las preguntas clave que rodean la ofensiva:

¿Por qué están en pausa las operaciones?

La ofensiva se lanzó en agosto de 2022, cuando el gobierno somalí decidió librar una “guerra total” contra Al-Shabaab, uniéndose a las milicias de clanes locales.

Durante seis meses, el ejército y las milicias de los clanes –con apoyo aéreo de las fuerzas ATMIS de la Unión Africana, Estados Unidos y drones turcos– recuperaron territorio en el centro de Somalia, en particular tomando bastiones islamistas en Adan Yabal y Harardhere.

Pero el progreso se estancó cuando los militantes explotaron los factores a su favor.

Entre ellas figuraban la muerte en combate de un importante comandante del ejército, la llegada de nuevos batallones inexpertos y la reducida participación de las milicias de los clanes.

El presidente Hassan Sheikh Mohamud viajó al frente para relanzar las operaciones y dijo a los somalíes el 18 de agosto que su gobierno «eliminaría» a los yihadistas antes de fin de año.

Pero el 26 de agosto, las fuerzas somalíes sufrieron una aplastante derrota en la ciudad de Cowsweyne, en circunstancias poco claras.

«No hay otro lugar donde las fuerzas gubernamentales hayan sufrido una pérdida tan importante», admitió más tarde Mohamud, sin revelar el número de víctimas.

Analistas y funcionarios del gobierno han sugerido que las bajas entre las tropas oscilaron entre varias docenas y más de 100, y que los militantes también se apoderaron de vehículos armados, armas y otros equipos.

La derrota marcó un punto de inflexión.

«La respuesta del gobierno al ataque fue tan confusa que otras fuerzas se retiraron en protesta de muchas ciudades capturadas. La moral de las fuerzas estaba muy baja», dijo a la AFP una fuente conocedora del tema de seguridad que pidió el anonimato.

Desde la retirada de ciudades clave como El-Dheer, Galcad y Masagaway, la ofensiva ha estado estancada.

¿Es Al-Shabaab más débil?

Es difícil decirlo, ya que no hay una evaluación independiente disponible, ya que ambas partes están inmersas en una guerra de comunicaciones.

El gobierno ha destacado su captura de vastas extensiones de tierra.

Sin embargo, «utilizar las ganancias territoriales para medir el éxito contra Al-Shabaab es una métrica insuficiente para un grupo que libra una guerra de guerrillas», dijo Omar Mahmood, analista senior del International Crisis Group (ICG).

A pesar de las pérdidas, Al-Shabaab, cuyo número según ATMIS estimó entre 7.000 y 9.000 hombres en 2022, ha conservado su capacidad de atacar objetivos civiles y de seguridad.

«El grupo ha logrado aumentar su ritmo de operaciones, incluidos ataques complejos», dijo un panel de expertos de la ONU sobre Somalia en su último informe.

El panel enumeró 14 de estos «ataques complejos», en los que un bombardeo precede a un asalto terrestre, entre enero y agosto de este año, en comparación con cuatro en 2022.

En uno de los ataques más sonados, militantes irrumpieron en una base ATMIS en Bulo Marer en mayo, matando al menos a 54 soldados ugandeses.

La inteligencia somalí informó recientemente sobre tensiones internas dentro de Al-Shabaab, entre los partidarios de Ahmed Diriye, el «emir» del grupo, y su segundo al mando, Mahad Karate.

Pero los analistas piden cautela.

«Militarmente, no han dejado entrever que hay una crisis interna, están llevando a cabo sus ofensivas de manera fluida y efectiva, en el campo de batalla están unidos», dijo Samira Gaid, directora ejecutiva del Instituto Hiraal, un grupo de expertos en seguridad con sede en Somalia. .

«Esta es una narrativa que las autoridades han utilizado y exagerado a menudo», dijo Mahmood del ICG.

¿Qué depara el futuro?

A pesar de los reveses, el gobierno planea iniciar la segunda fase de su ofensiva en el sur de Somalia, históricamente un bastión yihadista.

Pero los observadores temen que el impulso para ampliar las operaciones tenga un costo.

«Una segunda fase apresurada de la ofensiva probablemente ponga en riesgo el éxito logrado hasta ahora», advirtió el panel de la ONU.

El redespliegue de fuerzas del centro al sur de Somalia dejaría a la antigua región «vulnerable y sin suficiente protección», según el informe.

Gaid dijo a la AFP que el razonamiento de las autoridades es «que si se dividen los frentes, Al Shabaab será más débil. Pero también lo será el gobierno».

Kenia, Etiopía y Yibuti habían prometido anteriormente unirse a Somalia en la ejecución de la «Operación León Negro», pero su participación sigue siendo incierta.

Las dificultades ya han pospuesto la retirada prevista de 3.000 tropas ATMIS en septiembre después de que Somalia solicitara un retraso de 90 días, citando «varios reveses importantes» en su lucha contra Al-Shabaab.

Las lluvias de octubre a diciembre, amplificadas por el fenómeno de El Niño, «forzarán una pausa» en el campo de batalla, afirmó Gaid.

«Al Shabaab está teniendo tiempo para recuperarse, pero el gobierno también tiene la oportunidad de reorganizarse y desarrollar una estrategia adecuada para completar la ofensiva».

Fuente

Written by notimundo

Fusion Homes agrega alegría a las familias de Guelph a través de una donación al programa Adopt-a-Family

Fusion Homes agrega alegría a las familias de Guelph a través de una donación al programa Adopt-a-Family

Un raro menú de primera clase del Titanic a subasta

Un raro menú de primera clase del Titanic a subasta