in , ,

La vida con los smartphones y la vuelta de los celulares básicos

La vida con los smartphones y la vuelta de los celulares básicos

Como muchos otros elementos de uso cotidiano, el teléfono celular puede definirse como una necesidad creada. Antes de su irrupción masiva en nuestra vida, no lo necesitábamos. Nos comunicábamos a través del teléfono fijo o simplemente nos encontrábamos con la otra persona.

Todo lo que hoy hacemos a distancia desde nuestro dispositivo Bmobile, lo hacíamos personalmente. Los vínculos sociales se cultivaban cara a cara, las facturas se recibían en papel y se pagaban en una ventanilla. Las transacciones monetarias se hacían con dinero físico. Se consultaban los destinos a visitar desplegando enormes mapas. Se escuchaba música en la radio.

La lista es interminable, pero lo cierto es que todo se vio modificado con la telefonía móvil. La aparición del primer celular básico cambió el modo de comunicarnos. Nos permitió transmitir un mensaje a distancia y llamar a un amigo sin necesidad de usar un teléfono fijo particular o encontrar uno público.

Más tarde, la explosión del Smartphone nos sumó un sinfín de facilidades en términos de tiempo y dinero. Con sólo un aparato, podemos escribir, llamar, navegar por internet y pagar los servicios. Podemos recibir y enviar dinero sin movernos, escuchar música y ver series desde un celular bmobile. También podemos conocer la vida de otras personas aún sin que sepan quienes somos a través de las redes sociales.

La interacción con el Smartphone en Perú

Esta transformación fue radical y mundial. Desde hace años, la gran mayoría de las personas que habitan el planeta interactúan con un celular; también en Perú. Así lo refleja el estudio “El smartphone: hábitos, usos y tendencias” de Ipsos Perú basado en entrevistas realizadas entre la última semana de octubre y la primera de noviembre del 2021.

El informe está basado en una muestra de 1005 mujeres y hombres de entre 12 y 70 años del Perú Urbano que cuentan con Smartphone como bmobile celular. Arrojó que hay 16,4 millones de smartphones en el país, es decir que el 83% de la población usa un teléfono inteligente. Entre los cinco principales usos mencionados se destacan el Whatsapp, las redes sociales, la búsqueda de información, las llamadas y la toma de fotografía.

Según el estudio de Ipsos, el resto de las interacciones de los peruanos con el teléfono móvil tienen que ver con realizar videollamadas, escuchar música en plataformas, comprar online y jugar. En definitiva, más del 80% de la población de la urbe del país se vincula permanentemente con el dispositivo móvil. Y estas cifras hacen imposible imaginarnos un mundo sin él. La vuelta al pasado interpersonal es impensada.

Sin embargo, durante los últimos dos años el teléfono móvil básico, el añejo celular con teclado, viene ganando terreno en el mercado. Con la venta de 1.000 millones de aparatos en 2021 contra 400 en 2019, los números del comercio mundial reflejan que una importante cantidad de usuarios se alejan de los sofisticados modelos de smartphones para volver a los primitivos, simples, sin acceso a internet.

¿Volvemos al celular básico?

En contraposición a los smartphones, los denominados dumbphones (teléfonos tontos) permiten desconectar a los usuarios del agobiante mundo digital. Como resultado de esta demanda, en paralelo al celular bmobile modelos, las marcas de telefonía celular volvieron a hacer foco en los antiguos modelos, en todos los países.

Mientras, según el informe citado, un 83% de los peruanos usa complejos dispositivos inteligentes, los celulares básicos Perú se posicionan hoy como competencia de éstos. Lejos de ofrecer múltiples funcionalidades, ofrecen la alternativa de llamar, mensajear, contar con una agenda de contactos y usar la calculadora.

Acciones que hace 30 años eran innovadoras, en la actualidad parecen pobres. Pero es justamente esa pobreza de recursos la que los hace atractivos. Se sabe que estar conectado a internet genera distracción y, muchas veces, hasta adicción. Si tenemos un smartphone a mano nos tentamos. Queremos consultar la bandeja de entrada del correo electrónico. Necesitamos saber qué está pasando en Instagram.

Este uso abusivo, además de no ser para nada saludable, también nos distrae. Nos quita concentración en el trabajo. Nos aleja de quienes tenemos enfrente en una reunión laboral o social, incluso en un encuentro familiar o amoroso. De modo que el regreso al origen, al celular básico, tiene la ventaja de ofrecer mayor bienestar digital y menor distracción.

¿En qué se diferencian los teléfonos inteligentes de los tontos? Ventajas y desventajas

La vida con los smartphones y la vuelta de los celulares básicos
Como muchos otros elementos de uso cotidiano, el teléfono celular puede definirse como una necesidad creada. Antes de su irrupción masiva en nuestra vida, no lo necesitábamos. Nos comunicábamos a través del teléfono fijo o simplemente nos encontrábamos con la otra persona.

A simple vista, las prestaciones que diferencian a un smartphone de un dumbphone, son bastante obvias. Mientras que con ambos se puede llamar y mandar mensajes, incluso hay celular básico con Whatsapp, la conexión permanente a Internet y la multiplicidad de aplicaciones quizás sean las más relevantes. Y este abismo puede verse como una desventaja pero también como una virtud.

Usufructuar el tiempo de ocio: Personas que ocupan gran parte de su tiempo inmersas en el mundo de las redes sociales, podrían utilizarlo para actividades más beneficiosas. Optimizar su capacidad productiva, hacer deporte y cultivar las relaciones humanas son algunas de ellas. Prestar mayor atención a las conversaciones con compañeros, amigos, padres e hijos es otra ventaja.

Autonomía: los dumbphones tienen una notable mayor autonomía. Demandan mucho menos energía que los smartphones. La batería de estos dispositivos puede durar días sin necesidad de cargarlos y podemos olvidarnos del cargador y de una fuente de alimentación disponible.

Tamaño compacto: las marcas de tecnología abandonaron casi por completo la fabricación de modelos pequeños de smartphones. Sin embargo, las alternativas de dispositivos básicos son compactas. Y esto es una ventaja a la hora de sostenerlos en la mano y guardarlos en el bolsillo.

Durabilidad y resistencia: los teléfonos inteligentes son frágiles y están permanentemente expuestos a los daños. Las pantallas son tan delicadas que debemos protegerlas con vidrios para evitar rayones y roturas. Esto no sucede en los dumbphones. Por el contrario, la pantalla no abarca todo el dispositivo, está inserta, hundida y protegida por la carcasa plástica. Su robustez los hace más resistentes. Y no es una ventaja menor.

Written by notimundo

Conozca cuáles son las tendencias más destacadas de este 2022 en decoración de hogar

Conozca cuáles son las tendencias más destacadas de este 2022 en decoración de hogar

¿A qué edad se acaba el sexo?

¿A qué edad se acaba el sexo?