lunes, julio 22, 2024

Las llaves de casa tienen un peso simbólico para las familias de Gaza desplazadas repetidamente por la guerra

MUWASI, Franja de Gaza (AP) — En su llavero, Hassan Nofal guarda las llaves de dos casas. Una es la de la casa de sus abuelos en lo que hoy es el sur de Israel, de donde su familia fue expulsada por las fuerzas israelíes en 1948 y a la que nunca han podido regresar.

La otra es la casa de Nofal, en el norte de Gaza, de donde tuvo que huir el año pasado después de que Israel lanzara su campaña de bombardeos y ofensivas en el territorio.

En los casi nueve meses que han transcurrido desde entonces, Nofal y su familia han tenido que desplazarse cuatro veces y han tenido que atravesar la Franja de Gaza para escapar de la embestida. Nofal dijo que está decidido a asegurarse de que su llave no se convierta en un recuerdo como la de sus abuelos.

“Si la llave de mi casa se convierte en un simple recuerdo y sigo adelante, entonces no quiero vivir más”, dijo. “Debo regresar a mi casa… Quiero quedarme en Gaza y establecerme allí con mis hijos en nuestra casa”.

Israel ha dicho que a los palestinos se les permitirá finalmente regresar a sus hogares en Gaza, pero no está claro cuándo. Muchas casas han sido destruidas o han sufrido graves daños.

El ataque israelí a Gaza, desencadenado por el ataque de Hamas el 7 de octubre contra el sur de Israel, ha obligado a unos 1,9 millones de palestinos, de los 2,3 millones de habitantes que tenía el territorio antes de la guerra, a abandonar sus hogares. La mayoría de ellos han tenido que desplazarse repetidamente desde entonces, huyendo una y otra vez a lo largo de la Franja para escapar de una serie de ofensivas terrestres.

Cada vez que han tenido que trasladarse a un nuevo lugar, han tenido que pasar por una serie de refugios temporales abarrotados, ya sea en casas de familiares lejanos, escuelas de la ONU o campamentos de tiendas de campaña. A lo largo del camino, las familias han luchado por permanecer juntas y conservar algunas pertenencias. En cada nuevo lugar, deben encontrar nuevas fuentes de alimentos, agua y tratamiento médico.

En el último éxodo, la gente ha estado escapando de los distritos orientales de la ciudad de Khan Younis, al sur, y de partes de la ciudad de Gaza, en el norte, después de que Israel ordenara evacuaciones en esas zonas. Casi toda la población de Gaza está ahora hacinada en una “zona de seguridad humanitaria” declarada por Israel, que abarca unos 60 kilómetros cuadrados (23 millas cuadradas) en la costa mediterránea, centrada en una zona rural árida llamada Muwasi.

A pesar de su nombre, Israel ha llevado a cabo ataques aéreos letales en la “zona segura”. Las condiciones son precarias en los campamentos de tiendas de campaña destartaladas que han instalado los desplazados, en su mayoría cubiertas con lonas de plástico y mantas apoyadas sobre palos. Sin sistemas de saneamiento, las familias viven junto a charcas abiertas de aguas residuales y tienen poco acceso a agua potable o ayuda humanitaria.

Nofal, un empleado de la Autoridad Palestina de 53 años, dijo que él, su esposa y sus seis hijos huyeron de su hogar en el campamento de refugiados de Jabaliya, en el norte de Gaza, en octubre. Primero fueron a la ciudad de Deir al-Balah, en el centro de Gaza, y luego a Rafah, la ciudad más meridional de Gaza. Tuvieron que huir de nuevo cuando Israel lanzó una ofensiva allí en mayo y se trasladó a Khan Younis. La semana pasada, huyeron de Khan Younis a una tienda de campaña en Muwasi.

“Cuando nos desplazamos a un lugar nuevo, es difícil lidiar con los insectos y vivir en un terreno arenoso”, dijo. “Nos enfermamos porque hace calor durante el día y un poco de frío por la noche”.

Pero el primer paso, dejar su casa en Jabaliya, fue el más difícil, dijo. Levantó el llavero con las llaves de su casa y de la casa de sus abuelos en lo que una vez fue el pueblo palestino de Hulayqat, justo en las afueras de lo que hoy es Gaza. No queda nada de Huylaqat: el precursor de la ocupación militar israelí de la aldea y las cercanas a principios de 1948, expulsando a los habitantes.

Esas llaves antiguas son posesiones preciadas para los descendientes de los palestinos que fueron expulsados ​​o huyeron durante el conflicto que rodeó la creación de Israel. Muchos en Gaza temen que, como en aquella guerra pasada, no se les permita regresar a sus hogares después de ésta.

Ola Nassar también conserva las llaves de su casa en Beit Lahiya, una ciudad del norte de Gaza. Para ella, simbolizan “seguridad, estabilidad, libertad. Es como mi identidad”.

Su familia acababa de mudarse a la casa, que tenía una cocina recién renovada, cuando comenzó la guerra de Gaza. Ahora, la casa ha sufrido graves quemaduras, junto con la ropa y los adornos que tuvo que dejar atrás cuando huyeron en octubre. Echa de menos un preciado juego de platos que le regaló su hermano y que se rompió durante un ataque aéreo.

Ella, su marido y sus tres hijos se han visto desplazados siete veces durante la guerra, huyendo de una ciudad a otra. Desde Rafah llegaron a su actual refugio: una tienda de campaña en Muwasi.

“Cada desplazamiento que experimentamos fue duro porque lleva tiempo sobrellevarlo. Y para cuando lo logramos, teníamos que mudarnos de nuevo”, dijo. Encontrar comida era a menudo difícil debido a los precios exorbitantes. “Había días en los que solo comíamos una comida”, dijo.

Cuando salieron corriendo de sus casas, muchos dejaron atrás casi todo y se llevaron solo lo esencial. Nour Mahdi dijo que solo se llevó las llaves de su casa, la escritura de su apartamento para demostrar que era el propietario y un álbum de fotos de sus siete hijos. El álbum se arruinó más tarde con la lluvia, por lo que dijo que lo usó como leña para hacer fuego para cocinar.

“Fue muy difícil porque era muy importante para mí porque contenía recuerdos relacionados con mis hijos”, dijo.

Omar Fayad conserva una fotografía de su hija y otra de él mismo cuando tenía 10 años. Pero después de mudarse varias veces —“cada lugar peor que el otro”— desea no haber abandonado nunca su hogar. “Habría sido mejor para mí quedarme en mi casa y morir”, dijo el hombre de 57 años, añorando su hogar en Beit Hanoun, en el norte de Gaza.

Los militantes de Hamas que atacaron el sur de Israel el 7 de octubre mataron a unas 1.200 personas y tomaron como rehenes a otras 250. La respuesta de Israel ha matado a más de 38.000 palestinos, según el Ministerio de Salud de Gaza, que no distingue entre civiles y combatientes en su recuento.

Muhammed al-Ashqar, también de Beit Lahiya, dijo que ha sido desplazado seis veces con sus cuatro hijas, cuatro hijos y sus nietos.

En el camino, la familia se separó. El hermano de Al-Ashqar se quedó en el norte porque su esposa estaba embarazada y no estaba lo suficientemente bien como para trasladarse. Poco después, la metralla de un ataque aéreo la alcanzó en la cabeza y la mató, pero el bebé se salvó.

Uno de los hijos de Al-Ashqar fue al campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de Gaza, para alojarse en la casa de la familia de su esposa. Un día, el hijo estaba cocinando en la cocina cuando un ataque aéreo alcanzó la casa y mató a su esposa y a cuatro de sus hijos que estaban en la sala de estar. El hijo tuvo que sufrir una amputación de una pierna y dos de sus hijos supervivientes viven ahora con Al-Ashqar. Otro hijo murió en otro ataque en Nuseirat.

Al fin y al cabo, no son las posesiones lo que echa de menos este hombre de 63 años.

“No hay nada que llorar después de dejar todo atrás y ver a todas estas personas muertas y todo este sufrimiento”.

——

Khaled informó desde El Cairo. La corresponsal de Associated Press Wafaa Shurafa en Muwasi, Franja de Gaza, contribuyó a este informe.

___

Siga la cobertura de AP sobre Gaza en https://apnews.com/hub/israel-hamas-war

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img