in

Las perspectivas de paz en Afganistán

US withdrawal from Afghanistan, Afghanistan peace, peace in Afghanistan, Afghan news, Taliban news, Taliban US peace deal, Doha Agreement, Taliban latest news, Afghanistan news today, Fawad Poya


Afganos en Sheberghan, Afganistán el 1/1/2018. © Fotos de Amors / Shutterstock

El Acuerdo de Doha firmado entre Estados Unidos y los talibanes el 29 de febrero de 2020 no solo fijó una fecha para la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, sino que también incluyó ciertas obligaciones para los talibanes.

Según este acuerdo, los talibanes están obligados a tomar medidas para evitar que los grupos terroristas amenace la seguridad de los EE. UU. y sus aliados y a entablar un diálogo intraafgano integral que produzca un acuerdo político. La precipitada retirada de las tropas estadounidenses en agosto de 2021 animó a los talibanes a ignorar sus obligaciones en virtud del acuerdo y los alentó a priorizar la toma del poder político en lugar de un mecanismo de paz sostenible para Afganistán.


Los intelectuales públicos de Afganistán no denuncian a los talibanes


El Acuerdo de Doha y su contenido socavaron el gobierno soberano de Afganistán en ese momento y dieron ventaja a los talibanes tanto en la guerra como en la paz. Ciertas garantías en el trato permitieron a los talibanes fortalecerse tanto en la acción del campo de batalla como en la propagación narrativa.

Estas incluir las referencias del acuerdo a un “nuevo gobierno islámico afgano posterior al asentamiento”; cláusulas sobre la liberación de combatientes talibanes denominados “prisioneros políticos”; legitimación indirecta del gobierno en la sombra de los talibanes en virtud de estipulaciones como “los talibanes no proporcionarán visas, pasaportes, permisos de viaje u otros documentos legales”; y una completa falta de cualquier mención a la protección de los derechos humanos en Afganistán.

Otro caso de pacificación fallida

El acuerdo no es el único pacto que se esperaba para poner fin de manera pacífica al conflicto en el país. En 1988, el Acuerdos de Ginebra concluido bajo los auspicios de la ONU entre Afganistán y Pakistán, con Estados Unidos y la Unión Soviética sirviendo como estados garantes, proporcionó un marco general para la solución del conflicto afgano y la retirada soviética de Afganistán. Asimismo, el Acuerdo de Bonn en 2001, independientemente de si se clasifica como un acuerdo de paz, estableció un proceso para gestionar la transición política en el Afganistán posterior a los talibanes. Describió brevemente los pasos desde la formación de una administración interina hasta el desarrollo de una nueva constitución y la celebración de elecciones.

Sin embargo, ni los Acuerdos de Ginebra ni el Acuerdo de Bonn tuvieron éxito y, en última instancia, no lograron fomentar las condiciones necesarias para permitir una solución integral al complicado problema de Afganistán. Más recientemente, el abyecto desprecio de los talibanes por sus compromisos bajo el Acuerdo de Doha, combinado con la salida apresurada de Estados Unidos, aceleró el resurgimiento de los talibanes, cerrando una vez más una ventana de oportunidad ya estrecha para lograr una solución política duradera al prolongado conflicto en Afganistán.

De hecho, existe una diferencia cualitativa entre los Acuerdos de Ginebra, el Acuerdo de Bonn y el Acuerdo de Doha. Sin embargo, una de las principales razones de su fracaso, entre otros factores, es que guardan silencio sobre la principal causa del conflicto en Afganistán, es decir, el conflicto étnico.

Afganistán es un país multiétnico donde los diversos grupos étnicos también están fragmentados geográficamente. Históricamente, las divisiones sobre quién debería dirigir el país y cómo han estado entre los principales temas polémicos en Afganistán. Los desacuerdos sobre este tema se han manifestado de manera violenta en la década de 1990 y de manera no violenta en el resultado de cuatro elecciones presidenciales realizadas con base en la constitución de 2004. Pasar por alto la causa principal del conflicto y la ausencia de un mecanismo viable para la redistribución del poder entre los grupos étnicos es un hilo común que conecta cada uno de los tres acuerdos que fracasaron y continuaron alimentando la inestabilidad.

La situación actual

Menos de dos años después de la firma del Acuerdo de Doha, en agosto de 2021, Kabul, la capital afgana, cayó en manos de los talibanes. A raíz de este acontecimiento, se allanaron las residencias de varios exfuncionarios del gobierno, en particular los de las Fuerzas Nacionales de Defensa y Seguridad Afganas (ANDSF), y estos miembros del personal fueron asesinados o encarcelados. A informe de la ONU encontró que más de 100 miembros del personal de las fuerzas de seguridad afganas y otros asociados con el anterior gobierno afgano han sido asesinados en el país, a pesar de que los talibanes anunciaron una amnistía general.

Además, a pesar de las demandas de la comunidad internacional para la formación de un gobierno inclusivo, respeto por los derechos humanos y garantías antiterroristas, los talibanes se han negado a hacer concesiones. Han seguido reprimiendo descaradamente todas las voces disidentes, limitando severamente los derechos de las mujeres y persiguiendo a miembros de la sociedad civil y periodistas.

¿Paz en Afganistán?

Desde el primer día, fue evidente que las perspectivas de los esfuerzos posteriores a julio de 2018 para un acuerdo político en Afganistán eran, en el mejor de los casos, inciertas. El Acuerdo de Doha simplemente estableció un posible cronograma para la retirada de EE. UU. en lugar de garantías o medidas que permitieran un acuerdo político duradero o un proceso de paz. Los talibanes también negociaron el acuerdo con los EE. UU. con el objetivo de ganar la guerra en lugar de buscar un acuerdo de paz o un arreglo político con sus oponentes.

La retirada caótica de las fuerzas estadounidenses y el caos en el aeropuerto de Kabul, que recordó la retirada estadounidense de Vietnam, no solo ha dañado la imagen de un país poderoso como EE. UU. en todo el mundo, sino que también ha establecido su reputación como un aliado poco confiable. en tiempos de dificultad. Dados los patrones históricos y el historial de los talibanes, en ausencia de cualquier cambio cualitativo de las circunstancias sobre el terreno, las propuestas positivas de la comunidad internacional hacia los talibanes podrían ser otra locura.

Tal como están las cosas, las perspectivas de paz en Afganistán seguirán siendo distantes mientras los talibanes sean dueños de todo el aparato político en lugar de participar como partido en un gobierno inclusivo y representativo y respetar las voces disidentes. Mientras tanto, la comunidad internacional debe utilizar los mecanismos de sanciones y el reconocimiento oficial como las pocas herramientas restantes de influencia para hacer que los talibanes rindan cuentas de sus compromisos y de las normas jurídicas internacionales.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Fair Observer.

Fuente

Publicado por notimundo

Los humanos y los chimpancés (en la foto) son grandes simios (Hominidae).  El género Pan consta de dos especies existentes: el chimpancé y el bonobo.

¡Te estás riendo! Las mujeres tienen más COSQUILLAS en los pies que los hombres

russia ukraine war nato

En la guerra mal concebida de Putin, la OTAN ve peligro y oportunidad