martes, julio 23, 2024

Las violaciones de derechos en Sudán «rayan la pura maldad» en medio de la escalada del conflicto, advierte la ONU

La ONU advirtió el viernes sobre crecientes violaciones de derechos humanos en la región sudanesa de Darfur y dijo que estaban «al borde de la pura maldad», en medio de una escalada de combates a siete meses de guerra entre el ejército y los paramilitares.

Emitido el:

2 minutos

«Seguimos diciendo que la situación es horrible y sombría. Pero, francamente, nos estamos quedando sin palabras para describir el horror de lo que está sucediendo en Sudán», dijo Clementine Nkweta-Salami, coordinadora humanitaria de la ONU para Sudán.

«Seguimos recibiendo informes implacables y atroces de violencia sexual y de género, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y graves violaciones de los derechos humanos y de los niños», dijo a los periodistas.

«Lo que está sucediendo roza la pura maldad», dijo, citando informes de niñas violadas delante de sus madres.

Dijo que estaba preocupada por el riesgo de que se repita el genocidio de principios de la década de 2000 en esta región del oeste de Sudán.

Desde abril, las fuerzas leales al jefe del ejército Abdel Fattah al-Burhan (jefe de estado de facto de Sudán) han estado en guerra con las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) paramilitares comandadas por su ex adjunto, Mohamed Hamdan Daglo.

La agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) señaló informes de que más de 800 personas habían sido asesinadas por grupos armados en Ardamata, en Darfur occidental, una zona que hasta ahora había sido menos afectada por el conflicto.

«Hemos recibido estos informes de recién llegados a Chad, son refugiados que huyen de la zona de Darfur, que hablan de milicias armadas que van de casa en casa matando a hombres y niños», dijo el portavoz William Spindler a los periodistas en Ginebra.

«Según se informa, estos asesinatos han ocurrido en los últimos días», añadió.

‘Extensos saqueos’

Ardamata, entre otras cosas, alberga un campo para personas desplazadas dentro de Sudán, donde ACNUR dijo que casi 100 refugios habían sido arrasados.

También advirtió en un comunicado que se habían producido grandes saqueos, incluidos artículos de ayuda del ACNUR.

El jefe de ACNUR, Filippo Grandi, se hizo eco de la advertencia de Nkweta-Salami sobre el peligro de que se repitan los horrores desatados hace dos décadas cuando el gobierno de Omar al-Bashir desató a la milicia Janjaweed en respuesta a un levantamiento rebelde.

«Hace veinte años, el mundo quedó conmocionado por las terribles atrocidades y violaciones de derechos humanos en Darfur», dijo Grandi en un comunicado. «Tememos que se esté desarrollando una dinámica similar».

ACNUR dijo que se estaba preparando para una nueva avalancha de refugiados de la región hacia Chad, que ya acoge a cientos de miles de refugiados sudaneses.

Hasta ahora, más de 10.000 personas han muerto en el conflicto de Sudán, según una estimación conservadora del proyecto Armed Conflict Location & Event Data.

Pero los grupos de ayuda y los médicos han advertido repetidamente que el número real de víctimas supera las cifras registradas, y que muchos de los heridos y muertos nunca llegaron a los hospitales o morgues.

La guerra ha desplazado a más de 4,8 millones de personas dentro de Sudán y ha obligado a otros 1,2 millones a huir a países vecinos, según cifras de la ONU.

(AFP)

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img