in

Los centros de rehabilitación de desertores de Somalia enfrentan incertidumbre financiera

Los centros de rehabilitación de desertores de Somalia enfrentan incertidumbre financiera

Mientras las fuerzas de seguridad de Somalia desalojan a al-Shabab de nuevos territorios en las regiones centrales, la agencia de las Naciones Unidas que administra los centros de rehabilitación de desertores de al-Shabab dice que no ha recibido fondos para continuar con su trabajo.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que implementa el apoyo de donantes para los centros en Mogadishu, Baidoa y Kismayo, dijo que no tiene fondos para el nuevo año.

“Por el momento, la OIM no tiene fondos para continuar apoyando el programa”, dijo Frantz Celestin, jefe de misión de la OIM en Somalia, a la VOA Somali.

La agencia informó recientemente a las autoridades somalíes que la financiación del proyecto multimillonario podría detenerse en el nuevo año a menos que el gobierno somalí y los donantes lleguen a un acuerdo sobre las operaciones futuras del programa.

“Si no recibimos los fondos entre ahora y el 31 de diciembre, no estaremos en condiciones de continuar apoyando el programa”, dijo Celestin en una respuesta escrita a VOA Somali.

“Nuestro apoyo cesará el 31 de diciembre de 2022”.

La medida no es un cese permanente sino una pausa hasta que haya un acuerdo con el gobierno sobre el camino a seguir, enfatizó.

Conocido como el Programa Nacional para el Tratamiento y Manejo de Combatientes Separados, el proyecto desertor comenzó hace más de una década y ha ayudado a rehabilitar y reintegrar a miles de desertores de al-Shabab.

Somalia

Más de 450 desertores se están beneficiando actualmente del programa, según una fuente familiarizada con el centro. Los desertores incluyen hombres y mujeres que abandonaron al-Shabab. Los desertores pasan hasta un año en los centros antes de reintegrarse a la comunidad.

Celestin dice que la financiación adicional depende de un acuerdo entre los donantes y el gobierno somalí.

“Como ha sido el caso desde 2012, los donantes están comprometidos a apoyar el programa, pero les gustaría ver un camino hacia la apropiación del programa por parte del gobierno. Creo que esto es lo que está en discusión”, dijo a la VOA.

Los principales donantes del proyecto son el Reino Unido y Alemania. Un portavoz de la embajada británica y la embajada alemana en Somalia dijo que los dos países han apoyado el programa durante muchos años.

“El programa tiene como objetivo establecer un camino seguro para que los combatientes de bajo riesgo y las mujeres asociadas se desconecten de los grupos armados no estatales y se reintegren de manera sostenible en sus comunidades”, dijo el portavoz.

Las embajadas del Reino Unido y Alemania dijeron que tienen la intención de continuar con el apoyo financiero para el programa en 2023-24, pero indicaron que querían que el gobierno somalí se hiciera cargo del proyecto.

“Para garantizar que sea sostenible a largo plazo, la propiedad pasará al gobierno de Somalia”, dijo el portavoz.

“Estamos contribuyendo al diseño de la transición y planeamos apoyar su implementación una vez que se haya confirmado un plan. Las discusiones siguen en curso”.

VOA Somali contactó al Ministerio de Seguridad Interna de Somalia, la principal agencia gubernamental a cargo del programa. Funcionarios del ministerio se negaron a ser entrevistados para este artículo.

La crisis de financiación del programa llega en un momento crucial cuando el gobierno somalí y las fuerzas locales están empujando a al-Shabab desde grandes áreas del campo. Los funcionarios creen que si las operaciones actuales continúan ejerciendo presión, habrá más deserciones, lo que hará que el papel de los centros de rehabilitación sea aún más crucial.

Una fuente militar, que pidió no ser identificada porque no tiene permiso para discutir el tema, dijo que recientemente confirmaron a 17 militantes de al-Shabab que se rindieron en la región de Middle Shabelle.

El exministro de Seguridad Interna Abdullahi Mohamed Nor, quien asumió el cargo en agosto, dice que el programa es particularmente importante durante este período debido a las operaciones en curso contra al-Shabab.

“En este momento, es necesario abrir más centros y aumentar su capacidad”, dijo Nor.

Dijo que los centros necesitan ofrecer apoyo de asesoramiento psicológico a los desertores que, dijo, están “cien por ciento traumatizados” debido a la violencia.

Tampoco dijo que miles se han graduado del programa y han salido de los centros para reintegrarse.

“En Mogadiscio, por ejemplo, siempre hay cien personas en el centro, como mínimo”, dijo.

Dijo que apoya poner el programa bajo el control del gobierno somalí.

“Me gustaría que el gobierno somalí asumiera la responsabilidad por completo porque estos son centros sensibles que realizan un trabajo delicado”, dijo.

Reconoció el papel de los donantes en el apoyo al programa, pero dijo que es correcto que Somalia se haga cargo.

Fuente

Written by notimundo

Policía desmantela campamentos bolsonaristas en Brasilia

Policía desmantela campamentos bolsonaristas en Brasilia

La liberación de 10 quolls aumenta la población «segura» de marsupiales en peligro de extinción