martes, julio 23, 2024

Los defectos del libre comercio impulsaron el ascenso de Trump en 2016, y los problemas persisten, dice un importante economista

El expresidente estadounidense Donald Trump habla después de asistir al velorio del oficial del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD), Jonathan Diller, quien fue asesinado a tiros mientras realizaba una parada de tráfico de rutina el 25 de marzo en la sección Far Rockaway de Queens, en Massapequa Park, Nueva York. York, Estados Unidos, 28 de marzo de 2024.

Shannon Stapleton | Reuters

Décadas de déficits comerciales y un dólar fuerte crearon demasiados «perdedores» en la economía estadounidense que recurrieron a las políticas proteccionistas de Donald Trump, según Richard Koo, economista jefe del Instituto de Investigación Nomura, y esas condiciones persisten.

Las políticas económicas de «Estados Unidos primero» de Trump llevaron a su administración a instituir una serie de aranceles comerciales a China, México, la Unión Europea y otros, incluida la imposición de aranceles del 25% a las importaciones de acero y aluminio.

Como candidato republicano para las elecciones presidenciales de 2024, Trump ha propuesto un arancel básico del 10% sobre todas las importaciones estadounidenses y un impuesto mínimo del 60% sobre los productos chinos importados.

Estas políticas han generado críticas generalizadas por parte de los economistas, quienes argumentan que los aranceles son contraproducentes, ya que encarecen los productos importados para el estadounidense promedio.

En declaraciones a Steve Sedgwick de CNBC al margen del Foro Ambrosetti el viernes, Koo dijo que el proteccionismo era «algo horrible», pero que el enfoque de Trump «tiene cierta lógica económica».

«Cuando estudiamos economía y libre comercio, en particular, nos enseñaron… que el libre comercio siempre crea ganadores y perdedores en la misma economía, pero la ganancia que obtienen los ganadores es siempre mayor que la pérdida de los perdedores, por lo que la «La sociedad en su conjunto siempre sale ganando. Por eso el libre comercio es bueno», señaló.

Sin embargo, Koo argumentó que esto se basa en el supuesto de que los flujos comerciales están equilibrados o tienen superávit, mientras que Estados Unidos ha estado acumulando enormes déficits durante los últimos cuarenta años, lo que ha ampliado el número de «perdedores».

«En 2016, el número de personas que se consideraban perdedores del libre comercio era lo suficientemente grande como para elegir a Trump como presidente, por lo que tenemos que retroceder y decirnos a nosotros mismos: ¿qué hicimos mal para permitir que tanta gente en Estados Unidos ¿Se ven a sí mismos como perdedores del libre comercio?» él dijo.

Para Koo, el problema clave era el tipo de cambio, ya que la fortaleza del dólar estadounidense incentivaba las importaciones extranjeras y perjudicaba a las empresas estadounidenses que exportaban en todo el mundo.

«De alguna manera dejamos que el tipo de cambio lo decidan las llamadas fuerzas del mercado, los especuladores, mis clientes, los tipos de Wall Street, pero el tipo de cambio tiene que fijarse de manera que el número de perdedores no crezca hasta el punto en que el libre comercio en sí está perdido», afirmó Koo.

Señaló un momento crucial similar en 1985, cuando el presidente Ronald Reagan enfrentó el mismo problema de un dólar fuerte y un proteccionismo creciente. En ese momento, Reagan respondió facilitando el Acuerdo Plaza con Francia, Alemania Occidental, Japón y el Reino Unido para depreciar el dólar estadounidense frente a las respectivas monedas de estos países mediante la intervención en el mercado de divisas.

Esta Fed es

«Ese es el tipo de cosas de las que deberíamos haber sido más conscientes. En lugar de permitir [the] dólar para ir a donde lo lleve el mercado [it]»Y luego estas personas que no son tan afortunadas como nosotros en los mercados financieros, terminan sufriendo y terminan votando por el señor Trump», añadió Koo.

Sostuvo que los economistas deben ir más allá de la idea de que el déficit comercial se debe simplemente a «demasiada inversión» y «muy pocos ahorros» en Estados Unidos, ya que esto significa que el déficit sólo puede reducirse permaneciendo en recesión hasta que la demanda interna se debilite tanto. Es mucho lo que las empresas estadounidenses pueden exportar más bienes, lo que no sería posible en una democracia.

Koo volvió a señalar tratos pasados ​​con Japón, sugiriendo que si el argumento sostenía que las empresas extranjeras simplemente están reemplazando a las empresas estadounidenses que no pueden satisfacer la demanda interna, entonces las empresas estadounidenses que lucharon contra las empresas japonesas en los años 1970 y 1970 deberían haber registrado enormes ganancias debido al exceso. demanda.

«Pero eso no sucedió en realidad. Lo que sucedió fue todo lo contrario. Muchos de ellos quebraron, muchos perdedores del libre comercio quedaron en las calles, porque no era una cuestión de ahorro e inversión, sino una cuestión de tipo de cambio». él dijo.

«El dólar debería haber estado mucho más débil y Reagan entendió que por eso tomó esa medida».

La administración del presidente Joe Biden también ha abandonado la atención de Washington durante décadas sobre los acuerdos de libre comercio y ha conservado cualquiera de las medidas promulgadas bajo la administración Trump.

Sin embargo, en lugar de centrarse en imponer nuevos aranceles, Biden ha apostado fuerte por políticas industriales como la Ley CHIPS y Ciencia y la Ley de Reducción de la Inflación para que los fabricantes regresen a Estados Unidos, particularmente en sectores de rápido crecimiento como los semiconductores y la electricidad. vehículos.

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img