in

Los diarios de El Salvador: El culto a Nayib Bukele

Los diarios de El Salvador: El culto a Nayib Bukele

El 2 de agosto, Nayib Bukele de El Salvador, cuyo perfil de Twitter ha evolucionado de «oficialmente el presidente más genial del mundo» al «dictador más genial del mundo» a simplemente «El Presidente», recurrió a su plataforma de redes sociales favorita para anunciar que El Salvador había pasado de ser el “país más peligroso del mundo al país más seguro de América Latina”.

Acompañando al tuit estaba el hashtag #GuerraContraPandillas – “guerra contra las pandillas” – y un gráfico de estadísticas de la Policía Nacional Civil de El Salvador que indicaba que, el 1 de agosto, supuestamente no había habido homicidios en todo el país.

Por supuesto, el país no es muy “seguro” para las víctimas de la guerra contra las pandillas que actualmente se libra en el contexto de un estado de emergencia impuesto a fines de marzo en respuesta a un aumento en los asesinatos de pandillas. El pico fue ocasionado por una ruptura en las negociaciones secretas entre la administración de Bukele y las pandillas salvadoreñas, por lo que Bukele asumió el nombre en clave de “Batman”.

Ahora nuestro superhéroe persigue a las mismas personas con las que estaba negociando, y a muchas otras también. Hasta el 20 de julio, cuando el estado de emergencia se prorrogó por cuarta vez, 46.000 personas, muchas de las cuales no tenían nada que ver con las pandillas, habían sido encarceladas en condiciones espantosas. Alguno 63 personas Según los informes, había muerto bajo custodia estatal. Según el sitio web de investigación The Intercept, “aproximadamente el 2 por ciento de los adultos” están tras las rejas en El Salvador, lo que aparentemente coloca al diminuto país por delante de los Estados Unidos en términos de encarcelamiento per cápita, lo que no es poca cosa.

Desde su podio de Twitter, Bukele ridiculiza incesante y alegremente el concepto mismo de los derechos humanos, y cualquiera que apoye esos derechos, todo lo cual parece sugerir que, al final, nada de esto se trata realmente de pandillas. Es, más bien, una guerra total contra la sociedad.

Y, sin embargo, Batman continúa obteniendo índices de aprobación altísimos de la sociedad sitiada, lo que solo subraya las ventajas de dirigir un país como su propio culto.

Un ex ejecutivo de publicidad, Bukele, de 41 años, ciertamente ha demostrado ser inteligente en el automercadeo. Expulsado en 2017 del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), uno de los dos principales partidos políticos que habían dominado el panorama salvadoreño desde el final de la sangrienta guerra civil de 12 años en 1992, Bukele pasó a fundar Nuevas Ideas o “ Nuevas Ideas”, premisa bienvenida en una nación agotada por la violencia y el desencanto político.

No importa que la “idea” principal detrás de las maquinaciones políticas del propio Bukele sea el control personal total, y que el autoritarismo de derecha no es nada “nuevo”, incluso cuando lo dirige el “dictador más genial” del mundo que luce una gorra de béisbol puesta al revés.

Después de asumir la presidencia en 2019, Bukele se ocupó de mostrar a todos quién era el jefe y de prescindir de los molestos obstáculos democráticos para un gobierno sin restricciones. En febrero de 2020, desplegó fuerzas militares y policiales dentro del edificio del parlamento salvadoreño como parte de una amenaza de disolver el cuerpo legislativo del país si los políticos se negaban a hacer lo que él quería. En mayo de 2021, orquestó la destitución de los cinco jueces de la Corte Suprema y del fiscal general de El Salvador.

Y como fue el caso del ex tuitero en jefe Donald Trump, a quien Bukele una vez elogió como «muy agradable y genial», Twitter ha servido como un lugar útil para todo, desde proselitismo narcisista hasta diatribas desquiciadas y grandilocuentes reuniones de tropas. En abril de 2020, en medio del asfixiante confinamiento por el coronavirus en El Salvador, Bukele publicó un tuit en el que autorizaba a los soldados y policías a utilizar “fuerza letal… en defensa propia o en defensa de la vida de los salvadoreños”, esencialmente una luz verde para matar a cualquiera en cualquier momento.

Tanto para la vida de los salvadoreños.

Además de Twitter, Dios ha sido un sólido aliado en la propagación del culto a Bukele, a pesar de su insistencia en mayúsculas en una publicación de Facebook de 2019 de que “YO NO SOY UNA PERSONA RELIGIOSA”. Siendo El Salvador el país fuertemente religioso que es, Bukele no tardó mucho en sacar provecho de la devoción espiritual también, y ahora se asegura de orar ostentosamente y hablar con Dios.

Un perfil en profundidad de Bukele por el medio de noticias de investigación salvadoreño El Faro, titulado Cómo Bukele elaboró ​​una marca política de gran éxito, ofrece algunos atisbos cautivadores de la trayectoria de un personaje cuyas primeras acciones presidenciales incluyeron un tuit nocturno “que todos los ciudadanos del país deberían ve a dormir». Según El Faro, 20 años antes de asumir la presidencia, Bukele eligió nada menos que “Terrorista de clase” como título de la foto del anuario de su último año de secundaria, supuestamente una referencia a un “incidente a su regreso de un viaje familiar, cuando la aduana salvadoreña oficiales habían detenido a los Bukeles por su apellido árabe” después de los ataques de al-Qaeda en 1998 contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania.

Avance rápido 20 años hasta la lucha existencial de Bukele contra los pandilleros «terroristas» -léase: salvadoreños empobrecidos y cualquier otra persona atrapada en el fuego cruzado- y uno se pregunta si alguna vez recuerda ese viaje familiar.

Por supuesto, no hay mucho tiempo para la autorreflexión en la guerra, especialmente cuando tienes que encarcelar a decenas de miles de personas y una narrativa falsa del bien contra el mal con la que suplantar a la fuerza la realidad. Poco después del lanzamiento del estado de emergencia en marzo, llegué a San Salvador para una estadía de un mes y hablé por WhatsApp con Zaira Navas, abogada de derechos humanos de la organización Cristosal y ex inspectora general de la Policía Nacional Salvadoreña. Policía.

Navas acreditó una “campaña mediática” fuertemente financiada con hábilmente “vender el [government’s] mensaje” y fomentando el “fanatismo” entre la población, de tal manera que “cualquiera que se oponga o critique” a la gestión de Bukele “es considerado un enemigo”. Sin duda, la difusión de la narrativa bukeliana se ve facilitada significativamente por la creciente criminalización de los medios no obsequiosos y la expansión de facto de la etiqueta “terrorista” para incluir a los periodistas críticos.

Durante mi estadía en el país, también entré sin querer en conversación con un joven que había trabajado en una morgue de la capital salvadoreña durante los últimos ocho años, y que cortésmente satisfizo mi curiosidad sobre cómo era trabajar en una morgue salvadoreña. y cuánto tiempo le había llevado recuperar el apetito y los patrones de sueño que tenía antes de la morgue.

Luego pasamos al tema de la pandemia, que, dijo, había matado a muchos más salvadoreños de lo que afirmaba el gobierno, incluso cuando Bukele continúa dándose palmaditas en la espalda por su manejo supuestamente ejemplar de la crisis. Y dado que el Ministerio de Salud salvadoreño ha prohibido convenientemente la publicación de estadísticas relevantes sobre el coronavirus, por el momento, no hay peligro de que la verdad llueva sobre el desfile pandémico de Bukele en el corto plazo.

En cuanto al estado de emergencia, mi interlocutor, que por su edad y apariencia era tan probable como cualquiera que se viera arrastrado por el frenesí carcelario, estaba 100 por ciento a favor. Claro, dijo, era un dolor enorme ser acosado constantemente por la policía, que siempre lo detenía para pedirle su identificación e inspeccionar su automóvil, «incluso debajo de las alfombras del piso», pero esas medidas de emergencia eran finalmente necesarias para purgar El Salvador de la “plaga” de pandilleros, que “no deberían tener derechos humanos”.

Mientras tanto, mientras los salvadoreños sacrifican sus derechos y libertades a la megalomanía de Bukele y los ciudadanos desaparecen en masa tras las rejas, muchos de ellos para siempre, el presidente continúa con su “nueva idea” de llevar al país a una calamidad económica cada vez más profunda bajo el pretexto de cultivar una ostentosa Paraíso de Bitcoin.

Al documentar cómo Bitcoin “llegó con olas de represión” para traer lo opuesto a la “prosperidad” a El Salvador, The Intercept señala: “Bukele se jacta en Twitter de que compra Bitcoin, usando el tesoro del estado, en su teléfono mientras está sentado en el inodoro. ”.

Y ahora que el estado de emergencia se acerca a su aniversario de cinco meses, tal vez sea hora de que alguien le quite el teléfono a Bukele.

Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.



Fuente

Publicado por notimundo

El proyecto de ley climático podría provocar un cortocircuito en los créditos fiscales para vehículos eléctricos, lo que haría que calificar para ellos sea casi imposible.

El proyecto de ley climático podría provocar un cortocircuito en los créditos fiscales para vehículos eléctricos, lo que haría que calificar para ellos sea casi imposible.

Israel se enfrenta a una amplia condena internacional por el ataque a Gaza

Israel se enfrenta a una amplia condena internacional por el ataque a Gaza