in

Los humanos son malos para predecir cuándo los perros están a punto de volverse agresivos, según un estudio

Los investigadores descubrieron que las personas solo podían predecir correctamente que una interacción agresiva entre dos perros estaba a punto de ocurrir un poco más del 20 por ciento de las veces (imagen de archivo)

Muchos de nosotros conocemos tan bien a nuestros amigos peludos que podemos decir si quieren caminar o hacer pipí simplemente por el ángulo de inclinación de su cabeza.

Sin embargo, un estudio ha sugerido que este puede no ser el caso cuando se trata de conocer las señales de advertencia de agresión canina.

Investigadores del Instituto Max Planck de Geoantropología en Alemania descubrieron que las personas solo podían predecir correctamente una interacción agresiva entre dos perros en poco más del 20 por ciento de las veces.

También descubrieron que nos cuesta identificarlos en los niños humanos, pero somos mucho mejores para identificar los signos reveladores de una interacción lúdica o neutral.

Los investigadores descubrieron que las personas solo podían predecir correctamente que una interacción agresiva entre dos perros estaba a punto de ocurrir un poco más del 20 por ciento de las veces (imagen de archivo)

Desempeño promedio de los participantes para predecir el resultado futuro de las interacciones para cada especie y contexto

Desempeño promedio de los participantes para predecir el resultado futuro de las interacciones para cada especie y contexto

SEÑALES DE ADVERTENCIA DE QUE UN PERRO ESTÁ A PUNTO DE VOLVERSE AGRESIVO

  • Volverse muy quieto y rígido
  • Ladrido gutural que suena amenazante
  • Lanzarse hacia adelante o cargar contra la persona sin contacto
  • Boca, como para mover o controlar a la persona, sin aplicar una presión significativa
  • ‘Puñetazo de bozal’ (el perro literalmente golpea a la persona con la nariz)
  • gruñendo
  • mostrando los dientes
  • Gruñir (una combinación de gruñir y mostrar los dientes)
  • chasquido

Fuente: ASPCA

La primera autora, Theresa Epperlein, dijo: «Es posible que estemos predispuestos a asumir buenas intenciones de otros humanos y del ‘mejor amigo del hombre'».

«Quizás este sesgo nos impide reconocer situaciones agresivas en estas especies».

Como especie social, los humanos están constantemente leyendo el lenguaje verbal y corporal de los demás para tratar de medir la naturaleza de una interacción.

Hemos evolucionado para hacer esto, ya que ser capaces de evaluar cuándo una situación se está volviendo hostil y reaccionar adecuadamente tiene ventajas en la supervivencia.

Para el estudio, publicado hoy en Más unolos investigadores querían averiguar qué tan bien podemos categorizar y predecir el resultado de las interacciones sociales en diferentes especies.

Hicieron la hipótesis de que los humanos habrían evolucionado para ser los mejores en la evaluación de situaciones agresivas, ya que estas serían las más peligrosas para la vida si se evaluaran incorrectamente.

El equipo mostró a 92 participantes 27 videoclips de la preparación para un interacción entre dos niños humanos, dos perros domésticos o dos macacos de Berbería.

Los niños y los animales no se comunicaban verbalmente en los clips, pero los participantes podían obtener pistas de sus expresiones faciales y postura corporal sobre lo que estaba a punto de suceder a continuación.

Se pidió a la mitad de los participantes que clasificaran lo que habían visto en el clip como agresivo, neutral o juguetón.

A la otra mitad se le pidió que predijera lo que iba a pasar, por ejemplo, un ataque o una sesión de juego.

Promedio de respuestas correctas para categorizar la interacción de cada especie y contexto

Promedio de respuestas correctas para categorizar la interacción de cada especie y contexto

Las interacciones agresivas resultantes, que no se mostraron a los participantes en el clip, involucraron una señal agresiva de uno de los sujetos del clip.

Estos incluían una postura corporal rígida en los perros, la boca abierta en los monos y un movimiento repentino hacia la pareja en los niños.

Las interacciones lúdicas resultantes incluyeron una reverencia juguetona en los perros, una cara juguetona en los monos y una sonrisa en los niños.

Se encontró que los participantes del estudio podían categorizar el contexto de las interacciones para cada especie mejor de lo que se esperaría por casualidad.

Sin embargo, curiosamente, no fueron mejores para evaluar las interacciones agresivas y lúdicas entre los niños humanos que las de los otros animales.

Se encontró que los participantes del estudio podían categorizar el contexto de las interacciones de cada especie mejor de lo que se esperaría por casualidad.  En la foto: Luchando contra los macacos de Berbería (imagen de archivo)

Se encontró que los participantes del estudio podían categorizar el contexto de las interacciones de cada especie mejor de lo que se esperaría por casualidad. En la foto: Luchando contra los macacos de Berbería (imagen de archivo)

Los participantes también fueron mejores que el azar para predecir resultados para casi todas las especies y contextos.

Eligieron correctamente entre el 50 y el 80 por ciento de las veces, y fueron mejores con interacciones lúdicas.

Sin embargo, se desempeñaron particularmente mal al detectar cuándo estaba a punto de ocurrir una interacción agresiva tanto en perros como en niños, lo que va en contra de la hipótesis de los investigadores.

Los hallazgos muestran que se necesita más investigación para comprender qué señales físicas y verbales usan los humanos para evaluar si una situación se volverá agresiva.

Los resultados también sugieren que los dueños de perros requieren una mejor educación sobre las señales de advertencia de agresión canina, para reducir la frecuencia de las mordeduras de perros.

Investigación previa del grupo encontró que la experiencia con niños, perros y primates no humanos no afecta la capacidad de uno para predecir correctamente una interacción social entre ellos.

La autora principal, Juliane Bräuer, agregó: «Nuestros resultados subrayan el hecho de que las interacciones sociales a menudo pueden ser ambiguas y sugieren que predecir con precisión los resultados puede ser más ventajoso que categorizar los contextos emocionales».

Los perros que se acuestan boca arriba mientras juegan son AGRESIVOS, no sumisos, dicen los científicos

Puede pensar que un perro se ve lindo cuando rueda sobre su espalda mientras juega.

Pero en lugar de ser sumisos, los caninos pueden mostrar signos de agresión, afirman los expertos.

Los científicos de la Universidad de Lethbridge en Alberta y la Universidad de Sudáfrica, Pretoria, estaban interesados ​​en saber por qué los perros ruedan sobre su espalda mientras juegan con otros perros, y si es una señal de sumisión, como suponen muchos dueños.

Al estudiar perros jugando en parejas, descubrieron que los perros se acuestan boca arriba durante una sesión de juego bulliciosa, no para ser pasivos, sino como una maniobra defensiva o una posición útil desde la cual lanzar un ataque.

Leer más aquí

Fuente

Written by notimundo

Ringside News

Spoiler sobre el debut de la ex estrella de WWE NXT UK en AEW

Se abren las urnas en la segunda vuelta de las elecciones al Senado de Georgia entre Herschel Walker y Raphael Warnock

Se abren las urnas en la segunda vuelta de las elecciones al Senado de Georgia entre Herschel Walker y Raphael Warnock