Conecte con nosotros

Mundo

Los israelíes de línea dura que avivan la violencia en Jerusalén Este

Publicado

en

Los israelíes de línea dura que avivan la violencia en Jerusalén Este


Sheikh Jarrah, Jerusalén oriental ocupada – Una atmósfera surrealista y casi bucólica envolvió el suburbio ocupado de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este en una mañana reciente cuando un colono israelí y un palestino se sentaron en sillones bajo una vieja higuera rodeados de pintorescas casas de piedra, discutiendo la violencia en curso en su presencia. de un equipo de televisión israelí.

Durante varias semanas, el barrio de Sheikh Jarrah fue un punto fundamental en una batalla en curso en la que decenas de familias palestinas luchan por permanecer en las casas en las que vivieron durante generaciones, ya que se enfrentan a una posible expulsión forzada por parte de las autoridades israelíes para dar paso a los colonos israelíes. moverse ilegalmente según el derecho internacional.

Casi todas las noches, las familias y cientos de sus partidarios salieron a protestar, enfrentándose a las fuerzas de seguridad israelíes, lo que provocó el asalto y arresto de decenas de palestinos, así como la destrucción de propiedades tanto palestinas como de los colonos.

El debate entre el palestino y el colono israelí fuera de la casa de la familia al-Kurd, una de las familias amenazadas con la expulsión, fue civilizado mientras respondían a las preguntas del equipo de televisión entre sorbos de café.

Sin embargo, el enorme abismo entre la vida de los palestinos en el terreno y la ideología del movimiento de colonos era evidente.

«Hubo paz aquí durante mucho tiempo hasta que llegaron los ‘alborotadores’ de las ciudades árabe-israelíes», dijo el colono israelí Eric, que vive en el asentamiento ilegal de Givat Ze’ev y estudia en la cercana ieshivá Simon Tzadak en Sheikh. Jarrah, pero que tenía miedo de dar su nombre completo, le dijo a Al Jazeera.

«Tengo palestinos de Cisjordania trabajando para mí y nos fue bien antes de que los palestinos comenzaran a atacar a los judíos aquí».

Cuando se le preguntó sobre las repetidas redadas en la mezquita de Al-Aqsa por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, Eric dijo que no creía que los temores palestinos sobre la posible división de la mezquita de Al-Aqsa estuvieran fundados en la realidad.

Lea También
Alto diplomático estadounidense se reunirá con funcionarios del sudeste asiático la próxima semana

“Las dos partes se mantendrán separadas porque el gobierno sabe que si comparten lugares de culto siempre habrá enfrentamientos”, dijo.

Tercer templo judío

Hay varios movimientos de colonos israelíes involucrados en presionar para que los fieles judíos puedan rezar en Al-Aqsa, lo que refuerza los temores palestinos de que el tercer sitio más sagrado del Islam podría seguir la ruta de la mezquita Ibrahimi en Hebrón, en el sur de Cisjordania.

Tras la masacre de 1994 de decenas de palestinos después de que un colono israelí abriera fuego mientras adoraban, la mezquita Ibrahimi se dividió en días que permitían la oración judía y días que permitían la oración musulmana, ya que las calles de la Ciudad Vieja estaban restringidas para familias y negocios palestinos y reservadas para colonos.

Uno de los movimientos de colonos más duros es el Movimiento Fiel del Monte del Templo y la Tierra de Israel, un grupo judío ortodoxo. Su objetivo es reconstruir el Tercer Templo Judío en los terrenos de la Mezquita Al-Aqsa y restablecer la práctica del sacrificio ritual, según su sitio web.

El movimiento fue fundado en 1967 por el ex oficial militar israelí y profesor de estudios de Oriente Medio Gershon Salomon.

En la década de 1980, hubo dos intentos por parte de judíos de línea dura de volar los sitios islámicos en el complejo de Al-Aqsa.

En 1990, 17 palestinos murieron y más de 100 resultaron heridos por la policía fronteriza paramilitar israelí después de que estallaran los disturbios tras el anuncio de los Fieles del Monte del Templo de que tenían la intención de colocar una piedra angular para el Tercer Templo Judío en los terrenos del complejo de Al-Aqsa. .

Tras los enfrentamientos, la policía israelí prohibió a los miembros del movimiento entrar en el recinto.

Pero el gobierno israelí, que siempre ha apoyado al movimiento de colonos, ha avanzado más a la derecha a lo largo de los años.

Lea También
La Reunion entra en bloqueo después de ser golpeada por una ola de Covid
Miembros de los fieles del Monte del Templo en la Ciudad Vieja [File: Eliana Aponte/Reuters]

‘En la franja’

El Instituto del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalén está financiado en parte por el gobierno israelí.

Produce objetos rituales para el templo, en previsión de su reconstrucción, mientras que las representaciones de sacrificios rituales simulados por sacerdotes con túnicas blancas se llevan a cabo anualmente antes de la Pascua judía en las proximidades de la mezquita de Al-Aqsa.

«Hace veinte o 30 años, los extremistas de los colonos de Israel estaban al margen de la sociedad, pero hoy vivimos en una realidad en la que el extremista de derecha Itamar Ben-Gvir es miembro de la Knesset», dijo a Al Jazeera el periodista palestino radicado en Lod, Rami Younis. .

Ben-Gvir, un partidario del movimiento kahanista, que aboga por las expulsiones de palestinos, fue culpados por provocar algunos de los disturbios en Sheikh Jarrah al establecer una oficina temporal cerca del asentamiento ilegal de Shimon Tzadak, antes de que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, le pidiera que se fuera para evitar más violencia.

La violencia estalló el mes pasado durante el mes sagrado musulmán del Ramadán cuando israelíes de extrema derecha marcharon en la Ciudad Vieja, hostigando a los palestinos y cantando “muerte a los árabes”.

Younis dijo que también cree que los medios israelíes están habilitando a los colonos al brindarles una amplia cobertura a sus puntos de vista.

«La televisión israelí le ha dado a Ben-Gvir 509 minutos de tiempo en el aire durante las últimas dos semanas, mientras que a mí me dieron nueve minutos», dijo Younis.

También acusó a la policía israelí de legitimar el comportamiento de los colonos violentos durante los recientes ataques, diciendo que las líneas entre la ocupada Cisjordania y Jerusalén e Israel dentro de la Línea Verde se estaban volviendo cada vez más borrosas.

“La policía israelí escoltó autobuses llenos de colonos armados desde Cisjordania hasta Lod, lo que les permitió romper el toque de queda diciendo que habían venido a ‘defender a los israelíes allí’”, dijo Younis.

Lea También
¿Podrían los visitantes no vacunados de Bali crear un nuevo punto de acceso COVID?

El gobierno israelí ha dicho en repetidas ocasiones que protegería el derecho de todas las religiones a rezar en la Jerusalén Oriental ocupada en sus lugares sagrados.

Protegiendo a los colonos

Sin embargo, Halima Abu Haneya, que se especializa en ciencias sociales, dijo que el gobierno israelí había alentado a los colonos a rezar en el complejo de Al-Aqsa y los protegió repetidamente cuando estallaron disturbios al arrestar a palestinos pero no a colonos israelíes cuando llevaban a cabo actos de violencia.

“Además, cuando los colonos israelíes dispararon e hirieron gravemente a dos palestinos durante los enfrentamientos en Shu’afat, en Jerusalén Oriental, la policía nunca llegó ni se arrestó a ningún colono”, dijo Abu Haneya a Al Jazeera.

Los temores palestinos sobre la división de Al-Aqsa son parte de lo que dicen es un proceso israelí de «judaizar» la ciudad a favor de una mayoría judía, con el gobierno israelí repitiendo que Jerusalén estará unida y bajo su control permanentemente.

“A lo largo de su ocupación, Israel ha restringido significativamente el desarrollo palestino en Jerusalén Este”, dijo la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

“Más de un tercio de Jerusalén Oriental ha sido expropiada para la construcción de asentamientos israelíes, a pesar de que el derecho internacional humanitario prohíbe el traslado de civiles al territorio ocupado.

«Solo el 13 por ciento del área anexa está actualmente dividida en zonas por las autoridades israelíes para la construcción palestina, dentro de la cual los palestinos tienen la posibilidad de obtener permisos de construcción, que son costosos y difíciles de obtener».

Sentado fuera de la casa de al-Kurd y mirando directamente al asentamiento de Shimon Tzadak al otro lado de la carretera, Muhammad Sabbah le dijo a Al Jazeera que su familia era una de las ocho que enfrentaban una posible expulsión de Sheikh Jarrah.

“Ha habido varias expulsiones a lo largo de los años. Es un proceso continuo. Pero si el tribunal israelí falla a favor de las expulsiones, no nos moveremos, bajo ninguna circunstancia ”.

La familia de Muhammad Sabbagh se enfrenta a la expulsión forzosa del barrio ocupado de Sheikh Jarrah en Jerusalén Oriental [Mel Frykberg/Al Jazeera]





Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia