in

Más colombianos ingresan a EE. UU. por México

Más colombianos ingresan a EE. UU. por México

Álvaro, de 55 años, dijo que después de enfrentar la discriminación en Colombia por su orientación sexual, supo este año que México no requiere visas para los colombianos. Eso significaba que podía volar fácilmente a la frontera de Estados Unidos.

“Empecé a escuchar que uno podía pedir asilo político en la frontera”, dijo Álvaro, quien insistió en que no se publicara su apellido por su estatus legal.

Álvaro se unió a decenas de miles de colombianos que huyen de uno de los países más poblados de América Latina en una ruta migratoria que rara vez se ha utilizado, hasta ahora.

Los colombianos fueron detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México más de 15.000 veces en marzo, casi un 60 % más que en febrero y casi 100 veces más que el año pasado, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos. Muchos vuelan a Ciudad de México o Cancún y tome un autobús u otro avión a las ciudades fronterizas antes de cruzar a los EE. UU.

Hace años, los colombianos venían a EE. UU. con visas y luego pedían asilo, dijo Andrés Daza, un abogado que trabaja con el consulado colombiano en miami.

Pero la administración Biden está presionando a México para que sea más estricto. En abril, México impuso el registro en línea para los colombianos, exigiendo itinerarios de viaje, reservas de hotel en México y boletos de salida.

Álvaro encontró una manera de eludir las reglas. Un contrabandista le reservó una habitación de hotel y voló a la Ciudad de México. Desde allí, voló a Mexicali, al otro lado de la frontera con Calexico, California. Escaló un muro fronterizo usando una escalera inestable y se entregó a los agentes fronterizos. Después de estar detenido unos días, finalmente se fue a Miami, donde tiene sobrinos.

Durante el último año, México introdujo restricciones de viaje para otros tres países sudamericanos de los cuales venía un gran número de inmigrantes a los EE. UU., con resultados inmediatos. Las autoridades estadounidenses detuvieron a los brasileños un 65% menos de veces en enero, el mes posterior a que México comenzara a exigir visas. Los ecuatorianos fueron detenidos un 95% menos de veces en octubre, un mes después de los requisitos de visa. Los venezolanos fueron detenidos un 88% menos de veces en febrero, luego de que los requisitos de visa comenzaron el 21 de enero.

Una dinámica similar puede estar ocurriendo con los colombianos.

“Si observa la gran cantidad de venezolanos que llegaron a México en diciembre, antes de que se aplicaran las restricciones de visa en enero, podría sugerir que a las personas se les dijo, es un papel que juegan las organizaciones de contrabando y otros, ‘Ahora es su oportunidad, ven ahora ‘”, dijo Maureen Meyer, vicepresidenta de programas de The Washington Office on América Latinaun grupo de derechos humanos.

Los colombianos tienen pocas razones para preocuparse. Junto con Perú y Chile, Colombia y México forman el bloque económico de la Alianza del Pacífico. Los cuatro países acuerdan no requerir visas entre sí.

Los colombianos han evitado en gran medida las expulsiones que Estados Unidos ha llevado a cabo bajo los poderes relacionados con la pandemia para negarles a los migrantes la oportunidad de buscar asilo. Estados Unidos ha expulsado inmigrantes más de 1,8 millones de veces utilizando la autoridad del Título 42, que recibió su nombre de una ley de salud pública y expirará el 23 de mayo.

El Título 42 se ha aplicado de manera desigual entre las nacionalidades, debido a los costos, las relaciones diplomáticas y otras consideraciones. En marzo, solo 303, o el 2% de las detenciones, resultaron en la expulsión de colombianos, según CBP. La agencia dijo en un comunicado que su capacidad para expulsar migrantes bajo el Título 42 “puede estar limitada por varias razones, incluida la capacidad de México para recibir a esas personas”.

México ha aceptado recibir migrantes de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Cuba y Nicaragua.

Varios cientos de colombianos han sido expulsados ​​bajo la autoridad del Título 42 desde que Estados Unidos aumentó los vuelos allí en marzo, dijeron las autoridades. Witness at the Border, un grupo de defensa que rastrea los vuelos de deportación, registró 28 a Colombia en marzo y abril, frente a los 12 de los 10 meses anteriores.

Sentado en una silla plegable de metal en una sala de espera llena de gente en el consulado colombiano en Nueva York, Darwin Hincapié dijo que salió de Colombia y voló a Cancún después de ser extorsionado por pandillas. Hincapié escuchaba música con sus auriculares mientras esperaba obtener un pasaporte colombiano. Los agentes fronterizos estadounidenses se lo llevaron después de que cruzó la frontera en noviembre con un contrabandista.

“Aquí hay calidad de vida, eso no lo tengo en Colombia”, dijo el joven de 27 años, quien ahora vive en Queens.

La pandemia dejó en bancarrota a muchos negocios en Colombia. El país vio protestas masivas el año pasado por los aumentos propuestos del impuesto sobre la renta.

En las zonas rurales, los líderes comunitarios enfrentan amenazas de grupos rebeldes y cárteles de la droga que luchan por el territorio abandonado después de que el movimiento rebelde más grande del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, también conocidas como FARC, hicieran las paces con el gobierno en 2016.

Carmen Salavarrieta, cuyo grupo sin fines de lucro ayuda a los inmigrantes a obtener identificaciones locales y brinda clases de inglés en Nueva Jersey, dijo que Angels for Action está viendo un número récord de colombianos que buscan ayuda.

“Muchos son profesionales, pero vienen por la frontera, a pie. ¿Puedes creerlo?» dijo, y agregó que algunos vienen a su organización en busca de comida y ropa.

Jaime Rojas y su esposa, Nataly Chaparro, se encuentran entre los profesionales que cruzaron a pie. Salieron de Bogotá con sus dos hijos luego de que Rojas perdiera su trabajo como técnico en sistemas de información y Chaparro el de ella como maestra de inglés.

También enfrentaron represalias de las pandillas debido a su trabajo voluntario para tratar de alejar a los jóvenes de las drogas.

La familia ahora vive en Nueva Jersey. El esposo y la esposa trabajan de 10 a 12 horas al día clasificando legumbres y envasando ensaladas en un fabricante de alimentos al por mayor.

“Ha sido un trabajo duro”, dijo Chaparro, de 36 años, “pero estamos mejor aquí”.

Fuente: La Voz de America

Diario de México

_____

El cargo Más colombianos ingresan a EE. UU. por México apareció por primera vez en Diario de México.

Fuente

Publicado por notimundo

El ex marinero de la Royal Navy Paul Lebihan, de 24 años, (izquierda) murió el lunes por la noche después de tener dificultades en el río que se cobró la vida de otras tres personas en el último mes.

Boxeador aficionado británico, de 24 años, se ahoga ‘mientras intentaba salvar a su perro’ del río español cerca de Benidorm

El superávit de cuenta corriente de Japón en el año fiscal 2021 se reduce un 22 por ciento por el aumento del precio del combustible