in

Matamoros a EE. UU .: un largo viaje a través de un puente corto

Matamoros a EE. UU .: un largo viaje a través de un puente corto


Matamoros, México / Brownsville, Texas, EE. UU. – A fines del mes pasado, en Matamoros, uno de los campos de solicitantes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México, el habitual hervidero de actividad desapareció y un aire de nerviosa anticipación descendió cuando el Instituto Mexicano de Migración (INM) cerró el alto alambre de púas rematado Se pidió a las puertas y a los 700 residentes que esperaran en sus tiendas de campaña para obtener más información.

Fue un día que muchos habían esperado en el campamento primitivo durante 18 meses o más: la oportunidad de ir a los Estados Unidos a defender sus solicitudes de asilo. El campamento, que había surgido justo al otro lado de la frontera, creció después de que Estados Unidos bajo el entonces presidente Donald Trump, introdujo los Protocolos de Protección al Migrante (MPP) en 2019, que obligaron a los solicitantes de asilo a esperar los casos judiciales en México.

El ambiente en el campamento, siempre con un toque de violencia y peligro, empeoró durante la pandemia que limitó el alcance de los trabajadores humanitarios reacios a propagar el virus. Los residentes del campamento se enfrentaban al riesgo de secuestro y violación.

Pero ahora, el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. Había anunciado que estaría «procesando» a las personas para ingresar a los Estados Unidos, bajo las órdenes del recién electo presidente de los EE. UU., Joe Biden, de restaurar un «sistema de inmigración seguro, ordenado y humano».

La gente se paraba en las puertas de sus tiendas pasando chismes y cuestionando el proceso. ¿A quién dejarían entrar? ¿El campamento estaba siendo desalojado por completo? ¿Qué pasaría con los que se quedaron atrás? Las reglas de EE. UU. Dijeron que se permitiría la entrada a aquellos con reclamos activos de MPP.

La hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas, cree que todos los residentes del campamento están «en riesgo y son vulnerables» y, por lo tanto, todos los miembros del campamento, independientemente del estado del MPP, serían revisados. “Es el peor lugar para estar. Los residentes son secuestrados, extorsionados o incluso asesinados. Cualquier lugar es más seguro que ese ”, dijo.

El personal de las Naciones Unidas se trasladó de tienda en tienda, marcando el brazo de cada persona con un marcador negro y un bolígrafo ultravioleta, y entregando a cada uno una pulsera. Marcaron las carpas con un número. El siguiente paso fue esperar.

Xochlith, de Nicaragua, había estado en el campamento desde mediados de 2019, con sus dos hijas, viviendo en una carpa frente a su madre, Perla. Ninguna de las dos quiso compartir sus nombres completos.

Perla dijo que huyeron de la persecución política. Había pasado el tiempo trabajando como voluntaria en la farmacia del campamento. Xochilth había abierto su propio restaurante, que ofrecía platos nicaragüenses y salvadoreños como pupusas, tortitas de maíz gordas rellenas de carne y queso, cocinadas en una fogata dentro de un viejo tambor de lavadora.

Mientras esperaba que el personal de la ONU llegara a su tienda, Xochilth agitó las pestañas y se maquilló en anticipación de finalmente cruzar la frontera con los EE. UU.

El registro de todo el campamento tomó menos de un día y esa noche del 24 de febrero, la Patrulla Fronteriza y de Aduanas de los Estados Unidos (CPB) seleccionó a las primeras 27 personas que ingresarían a los Estados Unidos al día siguiente.

La CBP administró pruebas de COVID y registró datos personales, y los primeros 27 del campamento llegaron en autobús a la estación de autobuses de Brownsville, Texas. No habían recorrido más de 600 metros pero estaban a un mundo de Matamoros.

Fernanda, una transgénero salvadoreña que acaba de cruzar la frontera hacia los EE. UU., Sostiene una bandera de orgullo ante las cámaras [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

Una de las primeras personas en cruzar fue Fernanda, una mujer transgénero de 17 años que huyó de su país de origen, El Salvador. Agitó una bandera de orgullo a las cámaras mientras las lágrimas se deslizaban por sus mejillas.

Fernanda se quedó en un hotel durante la noche y luego voló a California, donde planeaba quedarse con su tía y esperaba regresar a la escuela.

Xochlith, Perla y los niños llegaron a Texas poco después y luego se dirigieron a Carolina del Sur.

En un Centro de Respiro en McAllen, Texas, aproximadamente a una hora en automóvil de Brownsville, los que llegaban de Matamoros se mezclaban con otros que habían cruzado la frontera por su cuenta. Cientos de personas llenaron tres grandes salas. Las madres jóvenes y los niños menores de cinco años constituían la mayoría de los que estaban en el refugio.

Un fuerte Tannoy anunció viajes en taxi y autobús u otros servicios.

Matamoros a EE. UU .: un largo viaje a través de un puente cortoLa gente del Centro de Respiro de McAllen reparte comida a cientos de migrantes hambrientos que se quedan allí hasta que encuentren un lugar permanente para quedarse en los Estados Unidos. Muchos acababan de cruzar desde Matamoros, México. [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

Josafina (un seudónimo), 23 de Honduras había llegado la noche anterior y no había dormido mucho en las finas esteras de plástico azul que estaban esparcidas por el piso lleno de gente, pero no le importaba. “Fue un sueño irme de Matamoros. Estaba tan feliz ”, dijo.

Su viaje a los Estados Unidos había comenzado 15 meses antes con su hijo de cinco años. Cuando las reglas del MPP le impidieron ingresar a los Estados Unidos, se encontró sin hogar en las calles de la ciudad de Matamoros y luego se mudó a una tienda de campaña en el campamento. El hijo de Josafina se enfermó y se sintió cada vez más infeliz mientras ella buscaba «evitar el riesgo de violación y secuestro». Ella lo envió al otro lado de la frontera a los Estados Unidos sin nada en los bolsillos excepto el nombre de su hermano y su dirección de Florida.

«Nadie puede entender cómo es realmente [in the camp,]—Dijo ella, con los ojos llenos de lágrimas. “Hubo demasiada violencia, con hombres golpeando y violando a personas y abusando de niños”, agregó.

Después de tres meses, en Texas y luego en Nueva York, su hijo fue transferido a la custodia de su hermano en Florida, le dijo a Al Jazeera.

“Casi pierdo la cabeza. Durante dos meses y medio, vi a un psicólogo en el campamento de Medicins Sans Frontiers. Ayudó, y poco a poco fui mejorando ”, dijo.

Ella planeaba tomar un autobús esa noche. “Llegaré después de que se haya ido a la escuela, así que lo sorprenderé cuando llegue a casa”, dijo con ojos emocionados.

Al Jazeera no ha podido confirmar si se ha producido el reencuentro.

Para el 4 de marzo, más de 650 personas habían abandonado el campamento de Matamoros y se les permitió ingresar a Estados Unidos, según las agencias de la ONU que trabajan allí. Actualmente quedan más de 50 personas en el campo, aunque la ONU confirmó que espera que más personas se vayan a Estados Unidos.

La Aduana y la Patrulla Fronteriza de EE. UU. No quiso comentar sobre el proceso de selección y aprobación que eligió a aquellos que podían irse, pero Al Jazeera confirmó que al menos una persona sin un caso de MPP activo había podido ingresar a los EE. UU. Las organizaciones que trabajan para procesar a los solicitantes de asilo no pudieron dar cifras sobre cuántos de los que cruzaron la frontera tenían casos activos o cuántos se les había negado la entrada.

Muchas de las organizaciones de base que habían estado ofreciendo apoyo creen que el campamento se cerrará por completo, el INM, el departamento del gobierno mexicano que administra el campamento, se negó a comentar.

“Las condiciones en el campamento son horribles”, dijo Helen Perry, directora ejecutiva de Global Response Management (GRM), una ONG con presencia en Matamoros desde octubre de 2019.

Matamoros a EE. UU .: un largo viaje a través de un puente cortoUn médico reparte vitaminas a los niños en el mostrador de la tienda gratuita del refugio. [Lexie Harrison-Cripps/Al Jazeera]

El personal de GRM ingresó al campamento el jueves y encontró que los residentes restantes “carecen de acceso a alimentos, agua y saneamiento”, dijo. “Además de eso, todos los días entre 50 y 100 personas vienen al campamento y piden que las dejen entrar porque no hay camas de refugio adecuadas en la ciudad de Matamoros”.

“Hay aguas residuales sin tratar en las zanjas de drenaje y la gente ha vuelto a la defecación espontánea”, agregó.

Perry, reconoció los peligros asociados con el campamento. Sin embargo, dijo que «[it] proporcionó una infraestructura que dio acceso a servicios legales, médicos y de otro tipo. Nos preocupa cómo llevar los recursos a otras partes de la ciudad. [if the camp closes.]»





Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

La policía pide a la Guardia Nacional que permanezca en el Capitolio de los Estados Unidos por 2 meses más

La policía pide a la Guardia Nacional que permanezca en el Capitolio de los Estados Unidos por 2 meses más

Cinco cosas a tener en cuenta en Strade Bianche 2021