in

Momias descubiertas en Portugal datan de hace 8.000 años y podrían ser las más antiguas del mundo

Dos esqueletos recuperados del Valle del Sado en Portugal.  Estos entierros ilustran varios rasgos comunes a los entierros del Valle del Sado durante el período Mesolítico, dicen los expertos.

Los restos humanos descubiertos en Portugal datan de hace 8.000 años y podrían proporcionar la evidencia más temprana de momificación, según un nuevo estudio.

Los investigadores han estudiado fotografías de restos óseos de 13 individuos humanos excavados a principios de la década de 1960 en el valle del Sado, Portugal.

Pudieron reconstruir las posiciones en las que fueron enterrados los cuerpos, brindando «una oportunidad única» para aprender más sobre los rituales mortuorios de 8.000 años de antigüedad.

El análisis mostró que algunos cuerpos fueron enterrados en posiciones compactas y encorvadas, con las piernas flexionadas a la altura de las rodillas y colocadas frente al tórax.

Algunos cuerpos pueden haber sido momificados antes del entierro, posiblemente por razones ‘ligadas a su conservación y transporte’, revelan los expertos.

Hasta ahora, las momias Chinchorro del norte de Chile, que datan de hace 7.000 años, son las más antiguas del mundo que han sido preservadas a propósito por humanos.

Mientras tanto, los antiguos egipcios embalsamaban momias hasta hace 5.700 años, según un estudio anterior.

Un análisis más detallado de los cuerpos del valle del Sado podría convertirlos oficialmente en las momias más antiguas del mundo.

Dos esqueletos recuperados del Valle del Sado en Portugal. Estos entierros ilustran varios rasgos comunes a los entierros del Valle del Sado durante el período Mesolítico, dicen los expertos.

Los investigadores han estudiado fotografías de restos óseos de 13 individuos humanos excavados a principios de la década de 1960 en el Mesolítico del Valle del Sado, Portugal.

Los investigadores han estudiado fotografías de restos óseos de 13 individuos humanos excavados a principios de la década de 1960 en el Mesolítico del Valle del Sado, Portugal.

En la imagen, una vista moderna desde el sitio arqueológico de Arapouco hacia el valle del Sado, Portugal

En la imagen, una vista moderna desde el sitio arqueológico de Arapouco hacia el valle del Sado, Portugal

LAS MOMIAS DEL VALLE DEL SADO

Los restos humanos descubiertos hace 8.000 años en el valle del Sado de Portugal parecen haber sido momificados antes de ser enterrados.

Excavados en 1960 y 1962, los restos muestran evidencia de tratamientos previos al entierro, como la desecación mediante momificación.

Que algunos cuerpos puedan haber sido momificados antes del entierro es «un fenómeno posiblemente relacionado con su conservación y transporte».

La mayoría de las momias supervivientes en todo el mundo son más recientes, con una antigüedad de entre unos pocos cientos y 4000 años.

El nuevo estudio ha sido realizado por arqueólogos de la Universidad de Uppsala y la Universidad de Linnaeus en Suecia y la Universidad de Lisboa en Portugal.

Los investigadores basaron sus hallazgos en fotografías recuperadas de los efectos personales del arqueólogo portugués Manuel Farinha dos Santos (1923–2001).

“Hace unos años, resurgieron tres rollos de película de la excavación de dos enterramientos mesolíticos en el valle del Sado, en el suroeste de Portugal”, dicen.

‘Ambos sitios, Arapouco y Poças de S. Bento, fueron excavados en la década de 1960 y más recientemente en las décadas de 1980 y 2010, y la mayoría de sus entierros humanos han sido estudiados y publicados.

Sin embargo, faltaban las fotografías de los entierros excavados en 1960 y 1962 y la documentación estaba incompleta.

«El redescubrimiento de estas fotografías proporcionó una oportunidad única para aumentar nuestro conocimiento de las prácticas mortuorias del Mesolítico».

Detectar si un cuerpo se conservó a través de la momificación cuando el tejido blando ya no es visible es un «desafío», dice el equipo.

A diferencia del hueso, encontrar tejido blando en sitios arqueológicos es raro debido a problemas de conservación, especialmente en climas templados y húmedos, como en Europa.

Estas fotos muestran la reducción del tejido blando durante la 'momificación natural'.  Izquierda: cuerpo completamente carnoso colocado lo más fuertemente flexionado posible usando vendajes.  Centro: reducción del volumen corporal y aumento de la flexión del cuerpo después de tres semanas, debido a la desecación de los tejidos blandos y al tensado repetido de los vendajes.  Derecha: volumen corporal reducido aún más después de siete meses, debido a la desecación continua de los tejidos blandos.  Los vendajes no se apretaron más después de tres semanas.

Estas fotos muestran la reducción del tejido blando durante la ‘momificación natural’. Izquierda: cuerpo completamente carnoso colocado lo más fuertemente flexionado posible usando vendajes. Centro: reducción del volumen corporal y aumento de la flexión del cuerpo después de tres semanas, debido a la desecación de los tejidos blandos y al tensado repetido de los vendajes. Derecha: volumen corporal reducido aún más después de siete meses, debido a la desecación continua de los tejidos blandos. Los vendajes no se apretaron más después de tres semanas.

Fila superior: entierro experimental de un cuerpo fresco en posición supina flexionada, sin ropa, directamente en el suelo.  Fila inferior: entierro experimental de un cuerpo disecado después de siete meses de momificación natural guiada y atado durante las primeras tres semanas

Fila superior: entierro experimental de un cuerpo fresco en posición supina flexionada, sin ropa, directamente en el suelo. Fila inferior: entierro experimental de un cuerpo disecado después de siete meses de momificación natural guiada y atado durante las primeras tres semanas

La Península Ibérica y localización de los concheros del Valle del Sado, Portugal.  b) Arapouco y Poças de S. Bento, con número mínimo de individuos excavados en cada sitio

La Península Ibérica y localización de los concheros del Valle del Sado, Portugal. b) Arapouco y Poças de S. Bento, con número mínimo de individuos excavados en cada sitio

IMPRESIONANTES FOTOS MUESTRAN LAS ‘MOMIAS NATURALES’ DE SAN BERNARDO

Nuevas fotos asombrosas muestran las ‘momias naturales’ extremadamente bien conservadas alojadas en un mausoleo colombiano que se cree que datan de hace solo unos 100 años.

Más de una docena de los cuerpos se exhiben en vitrinas en un mausoleo en San Bernardo, Colombia, en lo alto de los Andes y 40 millas al suroeste de la capital del país, Bogotá.

Por qué están tan bien conservados es un misterio, aunque algunos expertos creen que se debe al clima local y la altitud, lo que podría afectar la composición química de la tierra y actuar como un embalsamador natural.

Leer más: Nuevas fotos muestran las ‘momias naturales’ de San Bernardo

Los restos óseos de 13 individuos fueron excavados en la década de 1960 en basureros de conchas del Mesolítico, restos de ‘comidas consumidas hace mucho tiempo’.

Los basureros de conchas consisten principalmente en concentraciones de conchas y huesos desechados, restos botánicos, cenizas y carbón. También contienen evidencia de actividades pasadas de caza, recolección y procesamiento de alimentos.

El estudio involucró ‘arqueotanatología’ – un enfoque que combina las observaciones de la distribución espacial de los huesos en la tumba con el conocimiento sobre cómo se descompone el cuerpo humano después de la muerte.

Esto permite a los arqueólogos reconstruir cómo se manejó el cadáver después de la muerte y cómo se enterró, incluso si han pasado varios miles de años.

En este estudio, la arqueotanatología también se basó en los resultados de los experimentos de descomposición humana sobre momificación y entierro en el Centro de Investigación de Antropología Forense de la Universidad Estatal de Texas.

Según los resultados, los investigadores observaron hiperflexión de las extremidades, donde una articulación se flexiona más allá de su rango normal de movimiento.

«Para que las posiciones hiperflexionadas estén presentes en un entierro con conexiones articulares lábiles preservadas en posiciones inestables, el cuerpo debe haber sido enterrado inicialmente en esta posición hiperflexionada», dicen los investigadores.

«La combinación de hiperflexión en todo el cuerpo con falta de desarticulación o evidencia de movimiento óseo in situ… es, por lo tanto, un fuerte indicador tafonómico de entierro en una condición momificada».

También hubo una ausencia de ‘desarticulación’ (amputación de una extremidad a través de una articulación, sin cortar el hueso) en partes significativas del esqueleto, y un rápido llenado de sedimentos alrededor de los huesos.

La extrema

La extrema «aglomeración» de las extremidades inferiores puede sugerir que el cuerpo fue preparado y desecado antes del entierro.

Reconstrucción de la distribución espacial de los entierros a partir de la nueva documentación fotográfica que muestra tumbas situadas muy próximas

Reconstrucción de la distribución espacial de los entierros a partir de la nueva documentación fotográfica que muestra tumbas situadas muy próximas

Durante la descomposición, los huesos generalmente se desarticulan en las articulaciones débiles, como en los pies, pero en estos casos, las articulaciones se mantuvieron.

Los investigadores proponen que este patrón de hiperflexión y falta de desarticulación podría explicarse si el cuerpo no fue colocado en la tumba como un cadáver fresco, sino en un estado desecado como un cadáver momificado.

La manipulación del cuerpo durante la momificación habría tenido lugar durante un largo período de tiempo, durante el cual el cuerpo se desecaba gradualmente para mantener su «integridad corporal».

También se habría contraído simultáneamente atándolo con una cuerda o vendajes para comprimirlo en la posición deseada.

Algunos cuerpos fueron enterrados en posiciones extremadamente flexionadas con las piernas flexionadas a la altura de las rodillas y colocadas frente al tórax.

Algunos cuerpos fueron enterrados en posiciones extremadamente flexionadas con las piernas flexionadas a la altura de las rodillas y colocadas frente al tórax.

Una vez terminado el proceso, el cuerpo habría sido más fácil de transportar (al estar más contraído y significativamente más liviano) y garantizar que fuera enterrado conservando su apariencia e integridad anatómica.

La momificación de los muertos probablemente fue más común en la prehistoria de lo que se sabía anteriormente, concluyen los investigadores.

Los resultados se publican ahora en Revista Europea de Arqueología.

LA UNESCO INCORPORA MOMIAS CHILENAS DE 7.000 AÑOS DE ANTIGÜEDAD A SU LISTA DEL PATRIMONIO MUNDIAL

Las momias de Chinchorro del norte de Chile, las más antiguas del mundo conservadas a propósito por humanos, se agregaron a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2021.

Las momias, encontradas a principios del siglo XX, tienen más de 7000 años, y son unos 2000 años anteriores a las momias egipcias más famosas.

Durante la 44ª sesión del Comité del Patrimonio Mundial, celebrada en línea desde Fuzhou, China, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura anunció el martes que había agregado el ‘asentamiento y la momificación artificial de la cultura Chinchorro’ a la prestigiosa lista.

‘La UNESCO está validando a nivel internacional, a través de diferentes expertos, que los asentamientos y la momificación artificial de la cultura Chinchorro tiene un valor excepcional, que tiene una importancia mundial’, dijo a la AFP el antropólogo chileno Bernardo Arriaza.

Según un comunicado en el sitio web de la UNESCOse han agregado tres sitios asociados con la momificación de Chinchorro: Faldeo Norte del Morro de Arica y Colón 10, ambos en Arica, y Desembocadura de Camarones, un pueblo a unas 60 millas al sur.

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

Kiev rechaza los corredores propuestos por Moscú hacia Bielorrusia y Rusia

Kiev rechaza los corredores propuestos por Moscú hacia Bielorrusia y Rusia

Reseña de La Civil: convincente drama de secuestro de cárteles con un toque de vérité