in

Nuestro gusto por las comidas ‘extrañas y maravillosas’, incluido el chile, está en nuestros GENES, revela un estudio

Un estudio ha revelado que nuestro amor por ciertos alimentos, incluidos los chiles, tiene más que ver con la cultura o incluso con las papilas gustativas.  En cambio, los investigadores de la Universidad de Edimburgo dicen que nuestros genes también juegan un papel importante (imagen de archivo)

Ya sea un pollo al vindaloo o un taco cargado de jalapeños, muchas personas luchan cuando se trata de comidas picantes.

Ahora, un estudio ha revelado que nuestro amor por ciertos alimentos, incluidos los chiles, tiene que ver con algo más que la cultura o incluso con las papilas gustativas.

Investigadores de la Universidad de Edimburgo dicen que nuestros genes también juegan un papel importante.

En el estudio, el equipo identificó cientos de variantes genéticas relacionadas con el gusto por alimentos específicos, incluidos anís, aguacates, chiles, bistec y pescado azul.

«Aunque los receptores del gusto y, por lo tanto, el gusto son importantes para determinar qué alimentos te gustan, de hecho, es lo que sucede en tu cerebro lo que impulsa lo que observamos», dijo el Dr. Nicola Pirastu de Human Technopole, Milán, autor del estudio.

Un estudio ha revelado que nuestro amor por ciertos alimentos, incluidos los chiles, tiene más que ver con la cultura o incluso con las papilas gustativas. En cambio, los investigadores de la Universidad de Edimburgo dicen que nuestros genes también juegan un papel importante (imagen de archivo)

Los investigadores crearon un mapa de alimentos que mostraba cómo las variantes genéticas influían en la afición de los participantes por ciertos grupos de alimentos y sabores específicos.  El mapa reveló tres grupos principales de alimentos que comparten un componente genético similar

Los investigadores crearon un mapa de alimentos que mostraba cómo las variantes genéticas influían en la afición de los participantes por ciertos grupos de alimentos y sabores específicos. El mapa reveló tres grupos principales de alimentos que comparten un componente genético similar

Tres grupos principales de alimentos

El estudio reveló tres grupos principales de alimentos que comparten un componente genético similar:

1. Alimentos deliciosos y ricos en calorías, como carnes, lácteos y postres

2. Alimentos ‘adquiridos’ de sabor fuerte, incluidos el alcohol, el chile, el café y el vino

3. Alimentos bajos en calorías como frutas, verduras y alimentos integrales

En el estudio, los investigadores utilizaron cuestionarios y análisis genéticos para evaluar la afición de 161.625 participantes por 137 alimentos y bebidas populares, como carne de res, cerveza, pan, pollo, vino tinto, chile y té.

Su análisis reveló 401 variantes genéticas que influyeron en qué alimentos les gustaban a los participantes.

Muchas de las variantes afectaron a más de una preferencia alimentaria. Por ejemplo, algunas variantes genéticas se relacionaron con un disfrute solo por el salmón, mientras que otras aumentaron el gusto por el pescado en general.

Con base en los resultados, los investigadores crearon un mapa de alimentos que mostraba cómo las variantes genéticas influían en la afición de los participantes por ciertos grupos de alimentos y sabores específicos.

El mapa reveló tres grupos principales de alimentos que comparten un componente genético similar.

El primer grupo está formado por alimentos deliciosos y ricos en calorías, como carnes, lácteos y postres.

El segundo grupo consiste en alimentos ‘adquiridos’ de sabor fuerte, que incluyen alcohol y vegetales picantes como los chiles.

En el estudio, los investigadores utilizaron cuestionarios y análisis genéticos para evaluar la afición de 161 625 participantes por 137 alimentos y bebidas populares, como carne de res, cerveza, pan, pollo, vino tinto, chile y té.

En el estudio, los investigadores utilizaron cuestionarios y análisis genéticos para evaluar la afición de 161 625 participantes por 137 alimentos y bebidas populares, como carne de res, cerveza, pan, pollo, vino tinto, chile y té.

Y el tercer grupo contiene alimentos bajos en calorías como frutas y verduras.

Estos tres grupos de alimentos también comparten genes que se sabe que están asociados con distintos rasgos de salud, según los investigadores.

Los alimentos ricos en calorías están influenciados por las mismas variantes genéticas también relacionadas con la obesidad y los niveles más bajos de actividad física, mientras que un mayor gusto por las frutas y verduras está influenciado por las mismas variantes que están relacionadas con niveles más altos de actividad física.

Mientras tanto, una mayor similitud con los gustos ‘adquiridos’ está relacionada con un perfil de colesterol más saludable, una mayor actividad física y una mayor probabilidad de fumar y beber.

Sin embargo, los investigadores se sorprendieron al encontrar diferencias genéticas entre el gusto por subconjuntos de alimentos dentro de la misma categoría.

Por ejemplo, encontraron una relación débil entre los genes asociados con las verduras cocidas y de ensalada, y los genes relacionados con verduras de sabor más fuerte, como las espinacas y los espárragos.

«La principal división de preferencias no es entre alimentos salados y dulces, como cabría esperar, sino entre alimentos muy placenteros y ricos en calorías y aquellos cuyo sabor debe aprenderse», dijo el Dr. Pirastu.

«Esta diferencia se refleja en las regiones del cerebro involucradas en su gusto y apunta fuertemente a un mecanismo biológico subyacente».

El equipo espera que los hallazgos puedan usarse para ayudar a desarrollar productos alimenticios más saludables, mejorar las intervenciones dietéticas y, potencialmente, incluso conducir a medicamentos para ayudar a las personas a perder peso.

El profesor Jim Wilson, presidente personal de genética humana de la Universidad de Edimburgo, dijo: «Este es un gran ejemplo de la aplicación de métodos estadísticos complejos a grandes conjuntos de datos genéticos para revelar una nueva biología, en este caso, la base subyacente de lo que nos gusta comer». y cómo se estructura jerárquicamente, desde elementos individuales hasta grandes grupos de alimentos.’

CAPSAICINA: EL COMPUESTO QUE HACE PICANTES LOS CHILES

Una sustancia llamada capsaicina le da a los chiles su distintivo sabor picante y picante.

Hay 23 tipos conocidos de capsaicinoides y se cree que todos provienen de la médula del chile.

En realidad, no es un sabor lo que produce la sensación de calor en la lengua y en la boca, sino una reacción al dolor.

El picante de un pimiento está determinado por los genes que regulan la producción de capsaicinoides, y los pimientos menos picantes tienen mutaciones que mitigan este proceso.

Las moléculas tienen conocidas propiedades nutricionales y antibióticas y se utilizan en analgésicos y gas pimienta.

Fuente

Publicado por notimundo

El principal contador de Trump se declarará culpable y testificará contra la compañía del expresidente

La tasa de desempleo de Australia es solo del 3,4%, entonces, ¿qué está frenando el crecimiento de los salarios?