in

‘Nuestros cuerpos conocen el dolor’: Por qué los pastores de renos de Noruega quieren la paz en Gaza

Península de Fosen, Noruega – Una manada de renos corriendo sobre una espesa y blanca nieve suena un poco como un trueno.

Es un espectáculo que se ha repetido durante al menos los últimos 10.000 años en la península de Fosen, en el este de Noruega, y que Maja Kristine Jama, que proviene de una familia de pastores de renos, está profundamente familiarizada.

Como la mayoría de los pastores de renos sami, Jama conoce cada centímetro de este terreno sin necesidad de un mapa.

En lugar de ir al jardín de infancia como la mayoría de los niños de Noruega, se crió viviendo al aire libre junto a los renos migratorios. La cría de renos en Noruega es una actividad sostenible que se lleva a cabo de acuerdo con las prácticas tradicionales de la cultura Sami. Los renos también desempeñan un papel importante en el ecosistema del Ártico y han sido durante mucho tiempo un símbolo de la región.

“La cría de renos me define”, dice Jama. “Estamos tan conectados con la naturaleza que la respetamos. Decimos que no se vive de la tierra, se vive dentro de ella. Pero vemos cómo nuestras tierras son destruidas”.

Los pueblos indígenas más antiguos y últimos que quedan en Europa están gravemente amenazados como resultado de las fronteras, las confiscaciones de tierras, los proyectos de construcción dedicados a la extracción de recursos naturales y la discriminación sistemática.

Sin embargo, esa creciente sensación de asfixia ha hecho que los samis se acerquen a otro grupo de pueblos indígenas a casi 4.000 kilómetros de distancia, con cuya lucha por la supervivencia se identifican: los palestinos de la Franja de Gaza y la Cisjordania ocupada.

Su propia lucha por los derechos indígenas y la autodeterminación ha convertido a los samis en defensores vocales de la causa palestina.

“Existe una necesidad instantánea de defender a las personas que están siendo desplazadas de sus hogares”, le dice a Al Jazeera Ella Marie Haetta Isaksen, activista y artista sami ampliamente conocida por su canto.

Maja-Kristine-Jama
«Nosotros decimos que no se vive de la tierra, se vive dentro de ella», dice la pastora de renos Maja Kristine Jama. [Courtesy of Norske Samers Riksforbund/Anne Henriette Nilut]

Isaksen acababa de terminar de participar en varios meses de manifestaciones en Oslo por los derechos de su propio pueblo cuando Israel lanzó su guerra contra Gaza en octubre.

A medida que aumentaba el número de muertos, la ira contra Gaza se extendió rápidamente por toda Noruega en general y por la comunidad sami en particular. Decenas de noruegos publicaron imágenes de ellos mismos sosteniendo carteles que decían “Dejen de bombardear Palestina” en las redes sociales, mientras manifestaciones masivas pedían un alto el fuego inmediato después de que los países nórdicos, con excepción de Noruega, se abstuvieran en la votación de alto el fuego de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 27 de octubre.

Para los samis, fue un momento crucial en el que dos causas se entrelazaron en una. La comunidad lanzó una serie de protestas periódicas en Oslo contra la guerra en Gaza, y esas manifestaciones continúan realizándose.

Frente al Parlamento noruego en un frío día de octubre, rodeado por cientos de banderas palestinas y sami, Isaksen sostuvo un micrófono e interpretó el “joik”, una canción tradicional sami interpretada sin instrumentos. Sus melodiosos sonidos paralizaron a los ruidosos manifestantes, llevando una oración que esperaba que de alguna manera llegara a los niños asediados de Gaza.

«Estoy físicamente muy lejos de ellos, pero sólo quiero agarrarlos, abrazarlos y sacarlos de esta pesadilla», dice Isaksen.

«Sin intentar comparar situaciones, los pueblos indígenas de todo el mundo han defendido al pueblo palestino porque nuestros cuerpos conocen el dolor de ser desplazados de nuestros hogares y expulsados ​​de nuestras propias tierras», dice Isaksen.

Ella-Marie-Isaksen
Ella Marie Isaksen en las manifestaciones sami en Oslo en octubre de 2023 [Courtesy of Rasmus Berg]

Una larga lucha

Durante más de 9.000 años, los samis vivieron una existencia nómada y libre que se extendió por las actuales Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia. Eso empezó a cambiar en el siglo IX, cuando forasteros del sur de Escandinavia invadieron Sapmi, el nombre dado a las amplias e indómitas tierras de los samis. Los invasores cristianos establecieron una iglesia en el siglo XIII en Finnmark, en el territorio norte de Sapmi, en lo que hoy es el norte de Noruega.

La ruptura de Suecia con Dinamarca, que también había gobernado Noruega, en 1542 inició una era de disputas territoriales, conflictos y coerción sobre los samis que perdura en la actualidad. Un censo sueco que se conserva de 1591 señala cómo una comunidad sami, que cruzó fronteras que no existían para sus antepasados, pagó impuestos simultáneamente a Suecia, Dinamarca y Rusia.

La creación de la frontera ininterrumpida más larga de Europa en 1751 (entre Noruega y Suecia) fue particularmente desastrosa para los samis, ya que los restringió permanentemente dentro de un país, dividió a las familias y obligó a sus renos a alejarse de las rutas migratorias.

Como ha sido el caso de los palestinos, la imposición de tales fronteras ha tenido un impacto directo en la frágil existencia de los sami, dice Aslat Holmberg, presidente del Consejo Sami, una organización no gubernamental que promueve los derechos del pueblo sami en los países nórdicos y occidentales. Rusia. Proviene de una zona en la frontera entre Finlandia y Noruega.

«No me gusta dividir a los samis con fronteras, pero ahora somos personas que vivimos en cuatro países», dice Holmberg.

Aunque los grupos sami mantienen un vínculo, creen que las fronteras que se les impusieron fueron uno de los muchos actos coloniales que los separaron. La prohibición de hablar su propio idioma bajo las políticas de asimilación forzada, que terminaron oficialmente en la década de 1960 en Noruega, casi borró sus vínculos culturales. Holmberg advierte que las lenguas sami están ahora «en peligro de extinción».

pastora sami
Una mujer sami en una granja sami en Solheim, Troms og Finnmark en Noruega [File: Jorge Castellanos/SOPA Images/LightRocket via Getty Images]

No está exagerando.

No existen registros históricos que muestren cifras de población de los samis a lo largo de la historia. Hoy, sin embargo, se estiman en 80.000. Aproximadamente la mitad de esa cifra vive en Noruega, donde sólo se siguen utilizando tres lenguas sami. Sólo quedan 20 hablantes de uno de ellos: el idioma ume, utilizado en Suecia y Noruega.

En total, quedan nueve lenguas sami, que están relacionadas con lenguas como el estonio y el finlandés.

La preservación de estas lenguas está plagada de dificultades. En Finlandia, el 80 por ciento de los jóvenes sami viven fuera del territorio tradicional sami, donde no existe ninguna obligación legal de ofrecer sus servicios lingüísticos en el gobierno y el sistema judicial. En comparación, los servicios en sueco en la administración jurídica y gubernamental son obligatorios en Finlandia.

Las lenguas moribundas y las alteraciones de las fronteras no son los únicos problemas que enfrentan los samis. El cambio climático y la apropiación de tierras para la extracción de recursos naturales también amenazan los medios de vida.

Son comunes la minería de oro y la silvicultura a pequeña escala, tanto legales como ilegales. La extracción de níquel y mineral de hierro, que se considera parte de la misión de autosuficiencia de la Unión Europea, ha restringido la deambulación de los renos y ha destruido sus zonas de alimentación.

Según Amnistía Internacional, las empresas mineras ahora están mostrando interés en excavar territorio sami en Finlandia para satisfacer la creciente demanda de baterías para teléfonos móviles.

«Vivimos en una sociedad colonial de colonos», dice Holmberg. “Los samis saben lo que es ser marginados y perder nuestras tierras. Los niveles de violencia son diferentes en Palestina, pero gran parte de la mentalidad subyacente es similar. Estados Unidos y Europa han demostrado que no son capaces de reconocer plenamente su propia historia colonial”.

Holmberg lanza una cruda advertencia que suena inquietantemente similar a las voces que se escuchan en Palestina.

“Estamos al borde ahora. Un empujón más y colapsaremos”.

fosen
Las turbinas eólicas se extienden a lo largo de lo que solían ser pastos para renos de los samis en Noruega [File: Jonathan Nackstrand/AFP]

‘Lavado verde del colonialismo’

La construcción del parque eólico más grande de Europa en la península de Fosen comenzó en 2016. Un total de 151 turbinas eólicas y 131 km (81 millas) de nuevas carreteras y cables eléctricos se encuentran ahora repartidos por los pastos invernales de los pastores de renos locales y fueron colocados allí sin el consentimiento. de los samis locales.

Cinco años después, el Tribunal Supremo de Noruega dictaminó que la construcción de energía verde había sido ilegal y violaba los derechos humanos de los samis. Pero no emitió ninguna instrucción sobre lo que se debería hacer a continuación.

Así, el parque eólico Fosen, del que son copropiedad una empresa energética noruega financiada por el Estado, una empresa suiza y la ciudad alemana de Munich, sigue operativo en tierras sami hasta el día de hoy.

En diciembre se llegó a un acuerdo de compensación entre Fosen Vind, una filial de la empresa estatal noruega Statkraft, que opera 80 de las turbinas eólicas en Fosen, y el sur de Fosen Sami. Pero los parques eólicos propiedad de empresas extranjeras aún tienen que compensar a los samis restantes.

Aquí hay una ironía en juego para los Fosen Sami. Se han priorizado y construido proyectos de energía “verde” para comunidades globalizadas a expensas de las mismas personas que viven de manera sostenible, un proceso descrito como “colonialismo de lavado verde” por los activistas samis.

“Muchos hablan del impacto material del paisaje destruido para el pastoreo y ahora los pastos han desaparecido para los renos”, dice Jama. «Pero cualquier prueba de la historia sami en la zona ahora está oculta y se necesita un ojo bien entrenado para verla».

Añade que vivir en “modo de lucha constante, en estrés o miedo de nuestro futuro” ha pasado factura a la salud mental de muchos samis.

El año pasado, los samis organizaron sentadas dentro del Parlamento noruego y bloquearon las oficinas de Statkraft, un evento al que asistió la activista climática sueca Greta Thunberg.

Ida Helene Benonisen
Ida Helene Benonisen es secuestrada por la policía noruega durante una protesta en un edificio gubernamental [Courtesy of Rasmus Berg]

Desechando una sombra de vergüenza

La resistencia sami está en medio de un resurgimiento, particularmente entre personas de entre 20 y 30 años nacidas o que viven en comunidades urbanizadas y que ahora abrazan sus raíces sami, por las que sus abuelos se sintieron avergonzados, dicen.

«Hay una ola de personas que quieren reconectarse con la cultura de nuestros abuelos, quienes querían ocultarla», dice Ida Helene Benonisen, una poeta y activista sami que se peleó con la policía en las protestas de octubre en Oslo.

La asimilación oficial de los samis terminó en la década de 1960 en Noruega. Pero el estigma de tener raíces samis hizo que las familias de entonces se sintieran “avergonzadas”, incluida su propia familia, dice. La “noruegaización” histórica todavía persigue a las familias sami en la actualidad.

Ida Helene Benonisen
«Hay una ola de personas que desean reconectarse con la cultura de nuestros abuelos», dice Ida Helene Benonisen [Courtesy of Rasmus Berg]

Si bien superar los traumas del pasado es difícil, Benonisen se enorgullece de sus raíces y muestra su identidad sami en plataformas de redes sociales como Instagram y TikTok.

Al igual que Isaksen y otros activistas de entre 20 y 30 años, utiliza las redes sociales para educar a los forasteros sobre el lavado verde y también comparte historias de Gaza como parte de “un movimiento de personas que se oponen al colonialismo”.

“Para Sami era natural hablar en nombre de Palestina, especialmente desde que comenzó el genocidio”, dice Benonisen, cofundador de un local de poesía slam en Oslo con Asha Abdullahi, una musulmana noruega.

“Las redes sociales brindan a las personas una plataforma para conectarse con un punto de vista descolonizado. La historia que nos cuentan con demasiada frecuencia es la historia de los opresores”.

Fuente

Written by Redacción NM

La forma en que los gobiernos manejan los datos es importante para la inclusión

Expertos de la ONU piden a los países que detengan inmediatamente las exportaciones de armas a Israel