jueves, julio 25, 2024

Nuevos avistamientos de tiburones provocan MÁS cierres de playas españolas, con tiburones martillo y tiburones peregrinos ahora avistados por turistas después de que una bestia de 10 pies dejara aterrorizados a los nadadores en Gran Canaria

Nuevos avistamientos de tiburones han obligado a cerrar otras dos playas de vacaciones españolas, ya que se han avistado varios depredadores en la costa de Gran Canaria, incluida una bestia de hasta 3 metros.

Los socorristas ordenaron a los bañistas que salieran del agua en la playa de Melenara, en la costa este de la isla, por segundo día consecutivo cuando un dron de la policía vio un tiburón martillo en la playa poco después de que se reabriera ayer por la mañana.

La prohibición del baño se extendió ayer por la tarde a la vecina playa de Salinetas.

Y unas dos horas después, los socorristas izaron la bandera roja en un tercer lugar, la playa de San Agustín, en el sur de la isla, después de que un turista fotografiara la reveladora aleta de un tiburón que sobresalía del agua.

No quedó claro de inmediato si el pez gordo era el mismo que aterrorizó a los bañistas en la playa de Melenara alrededor de las 5 de la tarde del sábado y provocó el primero de los cierres de la playa.

Los socorristas ordenaron a los bañistas que salieran del agua en la playa de Melenara, en la costa este de Gran Canaria, por segundo día consecutivo cuando un dron de la policía avistó un tiburón martillo en la playa.

Los tiburones martillo pueden crecer hasta 20 pies de largo y pesar hasta 1000 libras.

Los tiburones martillo pueden crecer hasta 20 pies de largo y pesar hasta 1000 libras.

Imágenes de un dron de la policía muestran una aleta asomando del agua frente a la costa este de Gran Canaria

Imágenes de un dron de la policía muestran una aleta asomando del agua frente a la costa este de Gran Canaria

Ayer por la mañana se reabrió brevemente para bañarse antes del segundo cierre alrededor de la 1:00 p.m. después de que drones de la policía local avistaran un tiburón cerca del puerto de Taliarte, junto a la playa de Melenara.

La bandera roja también fue izada en la playa de Salinetas, justo al sur.

La policía local confirmó después de un segundo avistamiento mucho más claro de un dron en la misma zona alrededor de las 5 de la tarde de ayer que se trataba de un tiburón martillo, la misma especie que provocó el pánico el sábado cuando apareció cerca de la costa.

Su tamaño se calculó inicialmente en poco menos de siete pies, aunque el segundo avistamiento del dron señaló que medía hasta 10 pies de largo.

En el medio, la playa de San Agustín, 20 millas al sur, también fue cerrada después de un nuevo avistamiento de tiburones.

Según los informes, fue visto por un turista cerca de un restaurante con vista al mar llamado Balcón de San Agustín. Posteriormente, funcionarios de la Cruz Roja confirmaron que también lo habían visto.

No fue recogido nuevamente a pesar de los esfuerzos de la policía local y otros funcionarios para localizarlo y rastrearlo, y se espera que la playa vuelva a abrir hoy a menos que los jefes del consejo hagan un cambio de sentido de último minuto.

No está claro si el tiburón que se ve más al sur es un tiburón martillo, que puede crecer hasta 20 pies de largo y pesar hasta 1,000 libras, u otra especie.

La mayoría de las especies de tiburón martillo se consideran inofensivas para los humanos y se han registrado pocos ataques, pero son cazadores agresivos y su tamaño y ferocidad los hacen potencialmente inofensivos.

Se podía escuchar a las niñas gritar mientras el tiburón que causó pánico en la playa de Melenara el sábado por la tarde se acercaba a la costa a gran velocidad con su reveladora aleta sobresaliendo del agua.

Las imágenes de la escena mostraron a los jóvenes corriendo hacia un lugar seguro mientras el tiburón nadaba hacia la costa antes de regresar en el último minuto después de agitarse en el agua.

Se ve a los socorristas patrullando una playa en medio de una serie de avistamientos de tiburones, lo que obliga a los turistas a salir del agua.

Se ve a los socorristas patrullando una playa en medio de una serie de avistamientos de tiburones, lo que obliga a los turistas a salir del agua.

Se vio a jóvenes corriendo hacia un lugar seguro cuando el tiburón se acercó alrededor de las 5 p.m. del sábado.

Se vio a jóvenes corriendo hacia un lugar seguro cuando el tiburón se acercó alrededor de las 5 p.m. del sábado.

Un pez fue identificado localmente como un tiburón martillo que puede crecer hasta 20 pies de largo y pesar hasta 1000 libras.

Un pez fue identificado localmente como un tiburón martillo que puede crecer hasta 20 pies de largo y pesar hasta 1000 libras.

Otro hombre fue fotografiado con un niño en brazos desde la seguridad de la arena mientras lo veía acercarse a ellos.

Un portavoz del Ayuntamiento de Telde, municipio al que pertenece la playa de Melenara, dijo mientras se desarrollaba el drama: «Es importante que la gente mantenga la calma y siga las instrucciones de los socorristas y de las autoridades».

Una joven que estaba en el agua cuando apareció el tiburón le dijo a una estación de televisión local: «El socorrista empezó a tocar su silbato e indicaba a todos que salieran del agua y miré a mi alrededor y vi su aleta».

Un amigo añadió: «Vimos la aleta que estaba a unos siete centímetros fuera del agua y comenzamos a movernos lo más rápido que pudimos hacia la playa».

El mes pasado, a turistas y lugareños se les prohibió adentrarse en el mar tras el avistamiento de un tiburón en una playa de Menorca.

Las imágenes de la escena mostraron al tiburón nadando hacia la orilla antes de regresar.

Las imágenes de la escena mostraron al tiburón nadando hacia la orilla antes de regresar.

Los guardacostas izaron la bandera roja y llamaron al equivalente español de 999 después de que se vio la aleta reveladora de un tiburón azul o tinterora de siete pies por encima de la línea de flotación.

La alarma se dio alrededor de las 15.30 horas del 6 de mayo en la popular playa del Arenal d’en Castell, el mismo lugar donde se avistó otro tiburón en junio de 2018, cuando también se prohibió a los bañistas entrar al agua durante toda la tarde.

El avistamiento de tiburones fue descrito en su momento como el primero en lo que va de año cerca de una playa de la Costa.

Los tiburones azules rara vez muerden a humanos, pero han estado implicados en varios incidentes de mordeduras, cuatro de los cuales, se dice, terminaron fatalmente.

Un tiburón azul fue culpado del ataque a un turista en Elche, cerca de Alicante, en julio de 2016.

La víctima, de 40 años, fue trasladada de urgencia al hospital y le dieron puntos en una herida en la mano.

Los socorristas describieron la mordedura como «grande» y dijeron que había salido del mar con sangre chorreando por la herida.

En junio del año pasado, un tiburón azul adulto que medía unos dos metros causó pánico en la playa de Aguamarina, en la Costa Blanca, en Orihuela Costa, al sur de Alicante.

Los bañistas fueron filmados tratando de correr hacia un lugar seguro a través del agua hasta la cintura a medida que se acercaba a la costa.

Los socorristas hicieron sonar sus silbatos para advertir a los lugareños y a los turistas sobre el pez grande y les instaban a salir del mar lo antes posible.

Se dice que una mujer, que se cree que era una persona mayor a la que unos buenos samaritanos ayudaban a salir del agua, sufrió un ataque de pánico después de darse cuenta de que el tiburón estaba a su lado.

La policía local confirmó, tras un segundo avistamiento mucho más claro con un dron en la misma zona, alrededor de las cinco de la tarde de ayer, que se trataba de un tiburón martillo, la misma especie que desató el pánico el sábado.

La policía local confirmó, tras un segundo avistamiento mucho más claro con un dron en la misma zona, alrededor de las cinco de la tarde de ayer, que se trataba de un tiburón martillo, la misma especie que desató el pánico el sábado.

Apareció muerto al día siguiente entre las rocas de la playa de La Caleta en Cabo Roig, a un par de kilómetros de distancia.

El mismo día que se supo, se había avistado la misma especie de tiburón en el interior del puerto de Ciutadella, en Menorca.

El biólogo Asier Furundarena insistió tras los avistamientos del fin de semana en Gran Canaria que no hay motivos de alarma.

Dijo: «La gente debe respetar las instrucciones que reciben de los socorristas y de la policía local u otras autoridades presentes y mantener la calma porque no les va a pasar absolutamente nada».

«También deberían disfrutar el momento que están presenciando porque es un privilegio ver especies como éstas que están en peligro de extinción en otras partes del mundo y aquí pueden buscar refugio».

Fuente

Últimas

Últimas

Ártículos Relacionades

CAtegorías polpulares

spot_imgspot_img