in

Por qué Franklin, Washington y Lincoln consideraban la democracia estadounidense un «experimento» y no estaban seguros de si sobreviviría

Por qué Franklin, Washington y Lincoln consideraban la democracia estadounidense un "experimento" y no estaban seguros de si sobreviviría

Desde la época de la fundación hasta la actualidad, una de las cosas más comunes que se dice sobre la democracia estadounidense es que es un “experimento.”

La mayoría de las personas pueden intuir fácilmente lo que el término pretende transmitir, pero sigue siendo una frase que se menciona con más frecuencia de lo que se explica o analiza.

¿Es la democracia estadounidense un “experimento” en el sentido de la palabra de vasos burbujeantes en un laboratorio? Si es así, ¿qué intenta demostrar el experimento y cómo sabremos si ha tenido éxito y cuándo?

Establecer y luego mantener la república

En la medida en que se pueda generalizar sobre tal diverso grupoYo diría que los fundadores quisieron decir dos cosas al llamar al autogobierno un “experimento”.

En primer lugar, vieron su trabajo como un intento experimental de aplicar principios derivados de la ciencia y el estudio de la historia a la gestión de las relaciones políticas. Como dice el fundador John Jay explicado a un gran jurado de Nueva York en 1777los estadounidenses, que actuaban bajo “la guía de la razón y la experiencia”, estuvieron entre “los primeros pueblos a quienes el cielo ha favorecido con la oportunidad de deliberar y elegir las formas de gobierno bajo las cuales deberían vivir”.

Sin embargo, junto a esta comprensión optimista, inspirada por la Ilustración, del experimento democrático, había otra que era decididamente más pesimista.

Su trabajo, creían los fundadores, era también un experimento porque, como sabían todos los que habían leído a Aristóteles y Cicerón y estudiado la historia antigua, las repúblicas –en las que El poder político reside en el pueblo y sus representantes. – y las democracias fueron históricamente raras y extremadamente susceptibles a la subversión. Esa subversión provino tanto de dentro –de la decadencia, del debilitamiento de la virtud pública y de la demagogia– como de las monarquías y otros enemigos en el exterior.

Cuando se le preguntó si la constitución federal de 1787 establecía una monarquía o una república, se dice que Benjamin Franklin respondió: “Una república, si puedes mantenerla..” Su punto era que establecer una república sobre el papel era fácil y preservarla era la parte difícil.

El comité que redactó la Declaración de Independencia, desde la izquierda: Thomas Jefferson, Roger Sherman, Benjamin Franklin, Robert R. Livingston y John Adams.
Impreso por Currier & Ives; foto de MPI/Getty Images

Optimismo y pesimismo

El término “experimento” no aparece en ninguno de los documentos fundacionales de la nación, pero sin embargo ha disfrutado de un lugar privilegiado en la retórica política pública.

George Washington, en su primer discurso inauguraldescribió el “modelo republicano de gobierno” como un “experimento confiado a las manos del pueblo estadounidense”.

Gradualmente, los presidentes comenzaron a hablar menos de un experimento democrático cuyo éxito aún estaba en duda y más de uno cuya viabilidad había sido probada por el paso del tiempo.

Andrew Jackson, por ejemplo, en su discurso de despedida de 1837 Se sintió justificado al proclamar: “Nuestra Constitución ya no es un experimento dudoso, y al final de casi medio siglo descubrimos que ha preservado intactas las libertades del pueblo”.

Sin embargo, tales declaraciones de optimismo cauteloso sobre los logros del experimento estadounidense coexistieron con expresiones persistentes de preocupación sobre su salud y sus perspectivas.

En el período anterior a la Guerra Civil, a pesar de participar en lo que en retrospectiva era un sistema bipartidista saludable, los políticos siempre proclamaban el fin de la república y presentaban a sus oponentes como amenazas a la democracia. La mayoría de esos temores pueden descartarse como hipérboles o intentos de demonizar a los rivales. Algunas, por supuesto, fueron provocadas por desafíos genuinos a las instituciones democráticas.

El intento de los estados del Sur de disolver la Unión representó una de esas ocasiones. En un discurso ante el Congreso el 4 de julio de 1861, Abraham Lincoln vio con toda razón la crisis como una prueba grave para la supervivencia del experimento democrático.

«A menudo se ha llamado a nuestro gobierno popular un experimento», observó Lincoln. “Nuestro pueblo ya ha resuelto dos puntos: su establecimiento exitoso y su administración exitosa. Todavía queda una: su exitoso mantenimiento contra un formidable intento interno de derrocarlo”.

Se requiere vigilancia

Un hombre de pelo blanco del siglo XVIII con abrigo negro y camisa blanca de cuello alto.
George Washington, en su primer discurso inaugural, describió el «modelo republicano de gobierno» como un «experimento confiado a las manos del pueblo estadounidense».
Galería Nacional, colección Corcoran

Si se intentara cuantificar las referencias al “experimento” democrático a lo largo de la historia de Estados Unidos, sospecho que se encontrarían más invocaciones pesimistas que optimistas, más temores de que el experimento corre un riesgo inminente de fracasar que una complacencia absoluta de que ha tenido éxito.

Consideremos, por ejemplo, la popularidad de tomos tan recientes como “Cómo mueren las democracias”, de los politólogos Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, y “Crepúsculo de la democracia”, por la periodista e historiadora Anne Applebaum. ¿A qué se debe esta persistencia del pesimismo? Los historiadores de los Estados Unidos han notado durante mucho tiempo la popularidad desde la época de los puritanos de las llamadas “Jeremías” y “narrativas de declinación” – o, para decirlo de manera más coloquial, nostalgia por los buenos tiempos y la creencia de que la sociedad se va al infierno en una canasta.

La naturaleza de nuestras instituciones creada por el hombre siempre ha sido una fuente de esperanza y ansiedad. Esperanza de que Estados Unidos pueda romper las cadenas de la opresión del viejo mundo y hacer un mundo nuevo; ansiedad de que la naturaleza improvisada de la democracia la deje vulnerable a la anarquía y la subversión.

La democracia estadounidense se ha enfrentado a amenazas genuinas, a veces existenciales. Aunque su atribución a Thomas Jefferson es aparentemente apócrifa, el dicho de que El precio de la libertad es la eterna vigilancia se celebra con justicia.

La dura verdad es que el “experimento” de la democracia estadounidense nunca terminará mientras la promesa de igualdad y libertad para todos siga sin cumplirse en algún lugar.

La tentación de ceder a la desesperación o la paranoia ante el carácter abierto del experimento es comprensible. Pero los temores sobre su fragilidad deben atenuarse con el reconocimiento de que la maleabilidad esencial y demostrada de la democracia –su capacidad de adaptación, mejora y ampliación de la inclusión– puede ser y ha sido históricamente una fuente de fortaleza y resiliencia, así como de vulnerabilidad.

Fuente

Written by notimundo

Noviembre fue el quinto mes consecutivo en batir temperaturas récord, ya que el Servicio de Cambio Climático Copernicus registra el otoño más caluroso jamás registrado.  En la foto: una playa en Córcega el 20 de noviembre.

Noviembre fue oficialmente el más caluroso según RÉCORD, lo que consolida 2023 como el más cálido de la historia, según revela un informe

Las familias de los cautivos israelíes enojadas tras reunirse con Netanyahu

Las familias de los cautivos israelíes enojadas tras reunirse con Netanyahu