in

¿Por qué México es un lugar tan mortal para los activistas ambientales?

¿Por qué México es un lugar tan mortal para los activistas ambientales?

Ese fue el caso de Tomás Rojo, quien, según las autoridades, fue asesinado por una banda de narcotraficantes local que quería el dinero que los yaquis a veces ganan cobrando peajes en los puestos de control informales de las carreteras.

Entre 2010, cuando las autoridades estatales construyeron una tubería para desviar el agua de los yaquis para su uso en la capital del estado, Hermosillo, hasta 2020, Rojo encabezó una serie de manifestaciones y actos de desobediencia civil, incluido un bloqueo intermitente de meses de duración de las carretera principal, lo que ocasionó pérdidas millonarias para el comercio y la industria.

Guillermo Rojo, el padre del asesinado líder de defensa del agua Tomás, reza junto a su tumba en Potam, México. Foto: AP

Las personas que conocieron a Rojo no creen en la teoría del dinero de los peajes. Dicen que fue asesinado por los poderosos intereses que se benefician de los derechos sobre la tierra y el agua de los yaquis en el estado fronterizo norteño de Sonora, al otro lado de la frontera con Arizona.

“Tomás demostró su capacidad como líder natural. Era descendiente de guerreros”, dijo Fernando Jiménez, quien luchó junto a Rojo en un movimiento para defender el agua de la tribu después de que el gobierno construyera una represa para desviar el agua de los yaquis hacia el rápido crecimiento de Hermosillo en 2010.

El cuerpo de Rojo fue encontrado medio enterrado cerca de Vicam, uno de los principales asentamientos yaquis, casi tres semanas después de su desaparición. Inicialmente fue identificado por un pañuelo rojo que llevaba puesto cuando salió de su casa.

Rojo era descendiente de Tetabiate, un líder yaqui muerto en una batalla de 1901 con el gobierno, que deportó a los yaquis sobrevivientes para trabajar en condiciones de esclavitud en las plantaciones de henequén (un tipo de planta) en el lejano Yucatán. La última batalla contra los yaquis se libró en 1927 e incluyó el uso de aviones por parte del gobierno contra guerreros que todavía estaban armados principalmente con arcos y flechas.

Un movimiento indígena para defender el agua de la tribu yaqui nació después de que el gobierno construyera esta represa para desviar el agua yaqui a la ciudad de Hermosillo, que crece rápidamente. Foto: AP

Un movimiento indígena para defender el agua de la tribu yaqui nació después de que el gobierno construyera esta represa para desviar el agua yaqui a la ciudad de Hermosillo, que crece rápidamente. Foto: AP

En 2014, las autoridades del estado de Sonora intentaron arrestar a Rojo y Jiménez por lo que los líderes yaquis consideran cargos falsos de secuestro que luego fueron desestimados. Rojo evitó la captura y huyó a la Ciudad de México, pero Jiménez fue encarcelado en Hermosillo. Los dos hombres mantuvieron vivo el movimiento hablando en idioma yaqui en llamadas telefónicas desde la prisión.

“En la cárcel te hacían hablar español”, recuerda Jiménez. “No querían que hablara mi idioma nativo porque querían saber lo que estaba diciendo”.

Los yaquis son los propietarios legales de al menos la mitad del agua de la cuenca del río que lleva su nombre y que han defendido durante casi cinco siglos de masacres y exterminio. Pero han visto gran parte de su agua redirigida para alimentar industrias y proyectos florecientes para plantar viñedos y aguacates en el desierto.

Niñas yaquis juegan en el agua de una fuga en Potam, México.  Solo aquellos lo suficientemente ricos como para comprar y operar pequeñas bombas eléctricas tienen agua corriente.  Foto: AP

Niñas yaquis juegan en el agua de una fuga en Potam, México. Solo aquellos lo suficientemente ricos como para comprar y operar pequeñas bombas eléctricas tienen agua corriente. Foto: AP

El presidente Andrés Manuel López Obrador se disculpó el mes pasado con los yaquis por los abusos del pasado y prometió una serie de programas de infraestructura para mejorar sus vidas. Pero se ha negado a detener el desvío de su agua, aunque el director del distrito local de agua, Humberto Borbón, dice que es “100 por ciento ilegal” y los fallos judiciales han respaldado la posición de los yaquis.

Los yaquis se encuentran en el centro de una tormenta perfecta: todos, desde los cárteles de la droga mexicanos hasta las minas de litio hambrientas de agua, codician sus tierras. Pero ellos mismos viven en la pobreza ya menudo ni siquiera tienen agua corriente en sus casas.

César Cota, un albañil y agricultor que trabajó junto a Tomás Rojo, se sentó junto al río Yaqui, ahora solo un barranco seco, y contó 500 años de lucha yaqui.

Estatuas de 600 años reveladas cuando el río Yangtze de China cae al nivel más bajo en 150 años

00:57

Estatuas de 600 años reveladas cuando el río Yangtze de China cae al nivel más bajo en 150 años

Cerca de su casa, en el pueblo de Cocorit, los guerreros yaquis se enfrentaron al conquistador español Diego de Guzmán en 1533.

“Nuestros antepasados ​​dibujaron una línea en la tierra y dijeron: ‘Si cruzas esto, estarás en guerra con nosotros’”, dijo Cota. “Desde entonces, no hemos dejado de luchar. A estas alturas, en 2022, no deberíamos seguir luchando”.

Cota dijo que el río era crucial para los yaquis. Cuando fluía con regularidad, en sus orillas crecían toscos juncos que los yaquis usaban para construir desde casas hasta féretros funerarios.

“Es una injusticia, es una gran tristeza ver nuestro río sin agua”, dijo Cota. “Ese río lleva nuestro nombre. Allí viven los animales, nuestras plantas medicinales, nuestras cañas. Ya no tenemos cañas”. Cuando alguien muere, los familiares tienen que comprar cañas para hacer el féretro funerario.

Una persona pesca en el río Yaqui, donde su agua es retenida por una represa, en las afueras de Ciudad Obregón, México.  Foto: AP

Una persona pesca en el río Yaqui, donde su agua es retenida por una represa, en las afueras de Ciudad Obregón, México. Foto: AP

“Si este río volviera a fluir hacia el mar (el Golfo de California), esa sería la victoria más grande que podríamos tener”, dijo Cota.

El padre de Rojo, Guillermo Rojo, de 84 años, vive en el pueblo tradicional yaqui de Potam. En la humilde casa de la familia, casi todo -las cercas, los muros, los techos, los petates y hasta las chimeneas- está hecho de cañas tejidas. Debido al paisaje semidesértico, los árboles que crecen aquí son pequeños y retorcidos, por lo que las esteras de juncos llenas de barro sirven como paredes y superficies para cocinar.

El mayor Rojo recordaba a Tomás, su hijo, como “de voluntad de hierro desde niño”.

Un hombre yaqui pastorea vacas en las afueras de Vicam, México.  Los yaquis son los propietarios legales de al menos la mitad del agua de la cuenca del río que lleva su nombre.  Foto: AP

Un hombre yaqui pastorea vacas en las afueras de Vicam, México. Los yaquis son los propietarios legales de al menos la mitad del agua de la cuenca del río que lleva su nombre. Foto: AP

“Él no se olvidó de dónde era, quiénes eran sus antepasados, y eso puede ser lo que lo llevó a convertirse en un activista social”.

La tradición de la familia es impresionante: después de que Tetabiate, el abuelo del anciano Rojo, muriera en batalla en 1901, el gobierno mexicano vendió a los miembros sobrevivientes de su familia como esclavos.

“Cuando la gente me pregunta quiénes fueron mis antepasados, les digo que soy descendiente de esclavos”, dijo.

Incluso hoy en día, la mayoría de los yaquis de Potam viven en casas de juncos; solo aquellos lo suficientemente ricos como para comprar y operar pequeñas bombas eléctricas tienen agua corriente.

Mientras que algunos todavía cultivan los campos circundantes, la mayoría de los yaquis trabajan como jardineros, albañiles o trabajadores en las ciudades vecinas. Cultivan maíz y trigo en solo unas 42.000 acres (17.000 hectáreas), porque no tienen suficiente agua para riego, a pesar de un decreto presidencial de la década de 1930 que les garantiza suficiente agua para regar más de tres veces esa superficie.

Esa falta de agua amenaza la supervivencia de la cultura yaqui, cuyas danzas tradicionales de la temporada de Cuaresma se representan en estatuas en todo el estado, incluso cuando la gente misma y su cultura mueren.

Con poca agua, pobreza generalizada y sin trabajo agrícola disponible, los yaquis más jóvenes han comenzado a migrar a las ciudades cercanas y a la ciudad fronteriza estadounidense de Nogales en Arizona, y rara vez regresan para cumplir con sus roles en las danzas tradicionales. Los cárteles de la droga se mudaron porque ven el territorio yaqui como un camino lucrativo para contrabandear drogas a los EE. UU., y los depósitos de litio se encuentran al norte de los yaquis.

“Ya han otorgado como siete concesiones mineras en nuestro territorio, sin habernos consultado nunca”, dijo Jiménez. “La violencia empezó en nuestras comunidades, con las bandas rivales, los secuestros y todo eso llevó a un declive de la sociedad yaqui. La adicción aumentó y el uso de metanfetaminas perjudicó a nuestros jóvenes”.

El padre de Rojo negó con la cabeza y agregó: “Antes, nos trataron de exterminar con armas de fuego. Ahora están tratando de exterminarnos con la adicción”.

La violencia del narcotráfico desatada en Sonora ha costado muchas vidas yaquis. En septiembre de 2021, solo unos meses después de la muerte de Rojo, uno de los cárteles aparentemente reunió a cinco jóvenes yaquis en el pueblo de Loma de Bacum y los masacró.

El cártel había instalado pistas de aterrizaje clandestinas para vuelos de drogas en tierra yaqui. Cuando el ejército mexicano encontró y destruyó las pistas de aterrizaje, el cártel supuestamente sospechó que los yaquis pasaban información sobre las pistas a las autoridades.

Los yaquis dicen que eso no es cierto y que los jóvenes eran solo víctimas inocentes. De hecho, algunos todavía dudan de la identificación oficial de sus restos.

Pero las principales quejas de los yaquis no han sido respondidas por el gobierno, que ha defendido el uso del agua para la industrialización en Hermosillo, que tiene una enorme planta automotriz Ford y una industria y suburbios en rápida expansión.

Los propios yaquis no dirán quiénes creen que ordenaron el asesinato de Tomás Rojo; viven en un estado en gran parte sin ley donde un cartel de la droga, un político corrupto o un poderoso hombre de negocios puede ordenar un asesinato con impunidad.

“Es como en todos los casos, aquí en México y en cualquier parte del mundo”, dijo Jiménez. “Los gobiernos siempre tienden a conquistar a los líderes más fuertes; las voces más fuertes desaparecen.”

Fuente

Publicado por notimundo

Camerún: el aclarado de la piel sigue siendo un 'problema de salud pública' a pesar de la prohibición

Camerún: el aclarado de la piel sigue siendo un ‘problema de salud pública’ a pesar de la prohibición

Las citas más honestas de Jessica Simpson sobre la imagen corporal y el peso

Las citas más honestas de Jessica Simpson sobre la imagen corporal y el peso