in

¿Qué hay detrás del creciente conflicto en el este de la RDC?

¿Qué hay detrás del creciente conflicto en el este de la RDC?

Cuando sonaron los disparos, Dansira Karikumutima se puso de pie de un salto.

“Me escapé con mi familia”, dijo sobre el día de marzo en que los rebeldes del M23 llegaron a Cheya, su aldea en la provincia de Kivu del Norte, en el este de la República Democrática del Congo. “Nos dispersamos, cada uno corriendo en una dirección diferente por miedo”.

Meses después, la mujer de 52 años, su esposo y sus 11 hijos se han reagrupado en un campamento informal en la ciudad de Rutshuru, donde pasan las noches en una escuela y buscan comida durante el día.

Se encuentran entre las últimas víctimas de la creciente volatilidad en el este de la RDC. Si no se controla, los disturbios “corren el riesgo de reavivar el conflicto interestatal en la región de los Grandes Lagos”, como advirtió el Centro Africano de Estudios Estratégicos en un informe de finales de junio sobre el empeoramiento de la situación de seguridad.

El M23 se encuentra entre más de 100 grupos armados que operan en el este de la República Democrática del Congo, una región inestable donde el conflicto se ha prolongado durante décadas pero se está intensificando, especialmente en los últimos meses. Casi 8.000 personas han muerto violentamente desde 2017, según Kivu Security Tracker, que monitorea conflictos y violaciones de derechos humanos. Más de 5,5 millones de personas han sido desplazadas: 700.000 solo este año, según las Naciones Unidas.

El conflicto se está intensificando en el este de la República Democrática del Congo, hogar de más de 100 grupos armados, incluido el M23. La geopolítica, las rivalidades étnicas y nacionales y la competencia por sus recursos naturales alimentan la lucha.

El Norwegian Refugee Council identificó a la República Democrática del Congo como la crisis de refugiados más ignorada y menos abordada del mundo en 2021, una lamentable distinción que también ostentó en 2020 y 2017.

Alimentando la inseguridad: una mezcla complicada de geopolítica, rivalidades étnicas y nacionales y competencia por el control de los abundantes recursos naturales del este de la RDC.

La lucha ha aumentado las tensiones entre la República Democrática del Congo y la vecina Ruanda, algunas de las cuales persisten desde el genocidio de 1994 en Ruanda, donde la etnia hutus mató a aproximadamente 800.000 tutsis y hutus moderados. La competencia por los recursos y la influencia en la RDC también ha agudizado las antiguas rivalidades entre Ruanda y Uganda.

¿Cómo encaja M23?

La RDC y su presidente, Felix Tshisekedi, acusan a Ruanda de apoyar al M23, el principal grupo rebelde que lucha contra el ejército congoleño en el este de la RDC. Los líderes del M23 incluyen algunos tutsis étnicos.

M23, abreviatura de Movimiento 23 de Marzo, toma su nombre de un acuerdo de paz fallido de 2009 entre el gobierno congoleño y un grupo rebelde ahora desaparecido que se había separado del ejército congoleño y tomó el control de la capital provincial de Kivu del Norte, Goma, en 2012. El grupo fue rechazado al año siguiente por el ejército congoleño y las fuerzas especiales de la Misión de Estabilización de la ONU en la República Democrática del Congo (MONUSCO).

Ruanda y su presidente, Paul Kagame, acusan a la República Democrática del Congo y su ejército de respaldar a las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo rebelde mayoritariamente hutu con base en el Congo que incluye a algunos combatientes que estuvieron involucrados en el genocidio.

ARCHIVO - Bintou Keita, jefe de la Misión de Estabilización de la Organización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, informa a los periodistas después de la reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en la República Democrática del Congo el 29 de junio de 2022.

ARCHIVO – Bintou Keita, jefe de la Misión de Estabilización de la Organización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, informa a los periodistas después de la reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en la República Democrática del Congo el 29 de junio de 2022.

¿Qué provocó el resurgimiento de la crisis?

En noviembre pasado, los rebeldes del M23 atacaron varias posiciones del ejército congoleño en Kivu del Norte, cerca de las fronteras con Uganda y Ruanda. Los rebeldes han logrado avances que incluyen el asalto de una base militar congoleña en mayo y el control de Bunagana, una ciudad comercial cerca de la frontera con Uganda, en junio.

Bintou Keita, quien como jefe de MONUSCO es el principal funcionario de la ONU en la República Democrática del Congo, advirtió en junio que el M23 representaba una amenaza creciente para los civiles y pronto podría dominar a los 16.000 soldados y policías de la misión.

Los renovados ataques del M23 tienen como objetivo “presionar al gobierno congoleño para que responda a sus demandas”, dijo Jason Stearns, jefe del Grupo de Investigación del Congo en la Universidad de Nueva York, en una sesión informativa de junio con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Los rebeldes quieren la implementación de un pacto de 2013 conocido como Acuerdo de Nairobi, firmado con el gobierno de la RDC, que les otorgaría amnistía y los reintegraría al ejército congoleño oa la vida civil.

¿Cómo está involucrada Uganda?

“La rivalidad de larga data entre Uganda y Ruanda en la RDC y la región de los Grandes Lagos es un factor clave de la crisis actual”, observó el Centro de África en su informe. Citó un “profundo nivel de desconfianza en todos los niveles, entre la República Democrática del Congo y sus vecinos, en particular Ruanda, Uganda y Burundi, así como entre todos estos vecinos”.

A fines de noviembre pasado, Uganda y la RDC iniciaron una operación militar conjunta en Kivu del Norte para dar caza a las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), un grupo armado de rebeldes ugandeses afiliado al Estado Islámico y designado por el gobierno de EE. UU. como organización terrorista. El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, culpó a las ADF de los ataques suicidas en Kampala en octubre y noviembre pasados.

Funcionarios ugandeses acusaron a Ruanda de utilizar el M23 para frustrar sus esfuerzos contra las ADF, señaló el informe del Africa Center, y agregó que la ONU también “ha implicado a Uganda con la ayuda del M23”. Los investigadores de la ONU una década antes habían reclamado evidencia creíble de la participación de Ruanda.

Stearns, del Congo Research Group, dijo que la operación militar conjunta Uganda-RDC creó “efectos dominó geopolíticos en la región”, y Ruanda se quejó esencialmente de que la intervención de Uganda “invade” su esfera de interés en el este del Congo.

ARCHIVO - Un motociclista lleva soldados mientras otros patrullan el área de Kibumba que fue atacada por rebeldes del M23 en enfrentamientos con el ejército congoleño, cerca de la ciudad de Goma, en el este de la República Democrática del Congo, el 1 de junio de 2022.

ARCHIVO – Un motociclista lleva soldados mientras otros patrullan el área de Kibumba que fue atacada por rebeldes del M23 en enfrentamientos con el ejército congoleño, cerca de la ciudad de Goma, en el este de la República Democrática del Congo, el 1 de junio de 2022.

¿Qué factores económicos están en juego?

Parte de la lucha es por el control de los vastos recursos naturales del este de la RDC, incluidos los diamantes, el oro, el cobre y la madera. El país tiene otros minerales, cobalto y coltán, necesarios para las baterías que alimentan teléfonos celulares, otros dispositivos electrónicos y aeronaves.

“La República Democrática del Congo produce más del 70 % del cobalto del mundo” y “posee el 60 % de las reservas de coltán del planeta”, informó en febrero el sitio web de la industria Mining Technology, especulando que la República Democrática del Congo “podría convertirse en la Arabia Saudita de la era de los vehículos eléctricos. ”

El informe del Centro de África señaló que hay «amplia evidencia que sugiere que las facciones rebeldes respaldadas por Uganda y Ruanda, incluido el M23, controlan las cadenas de suministro estratégicas pero informales que van desde las minas en los Kivus hacia los dos países». Dijo que los grupos usan las ganancias de los bienes traficados “para comprar armas, reclutar y controlar a los mineros artesanales, y pagar a los funcionarios fronterizos y de aduanas congoleños corruptos, así como a los soldados y la policía”.

El acceso también tiene valor. A fines de 2019, se firmó un acuerdo tripartito para extender el ferrocarril de vía estándar de Tanzania a través de Burundi hasta la República Democrática del Congo, dando a los dos últimos países acceso al puerto marítimo del Océano Índico de Tanzania en Dar es Salaam.

Y en junio de 2021, Tshisekedi de la República Democrática del Congo y Museveni de Uganda presidieron la inauguración de la primera de las tres carreteras que unen a los países. Se espera que el proyecto aumente el volumen comercial y la transparencia transfronteriza de los dos países, y fortalezca las relaciones a través de la «diplomacia de infraestructura», informó The East African. El proyecto incluye una carretera que conecta el puerto de Goma en el lago Kivu con la ciudad fronteriza de Bunagana.

“Ruanda, entre Uganda y Burundi, ve que todo esto sucede y siente que se la deja de lado, siente que se la margina”, dijo Stearns en la sesión informativa del CSIS.

Ruanda ha tenido sus propios acuerdos con la República Democrática del Congo, que incluyen rutas aéreas de RwandAir y procesamiento de oro extraído en el Congo, pero el gobierno congoleño suspendió todos los acuerdos comerciales a mediados de junio.

¿Qué se puede hacer para enfrentar la crisis?

La República Democrática del Congo, aceptada esta primavera en el bloque regional de la Comunidad de África Oriental, aceptó el llamado de la comunidad en junio para una fuerza de seguridad regional liderada por Kenia para proteger a los civiles y desarmar por la fuerza a los combatientes que no depongan las armas voluntariamente.

No se ha fijado una fecha para el despliegue de la fuerza.

Tshisekedi, de 59 años, que se postula para la reelección en 2023, ha dicho que Ruanda no puede ser parte de la fuerza de seguridad.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, de 64 años, le dijo a la Agencia de Radiodifusión de Ruanda que “no tiene ningún problema” con eso.

Los dos líderes, en una reunión el 6 de julio en la capital de Angola, acordaron un «proceso de distensión» sobre los combates en la RDC. La hoja de ruta diplomática pedía el cese de las hostilidades y la retirada inmediata del M23.

Pero al día siguiente estallaron los combates entre el M23 y el ejército congoleño en el territorio de Rutshuru en Kivu del Norte.

Hablando en nombre de los rebeldes del M23, el mayor Willy Ngoma dijo al Servicio Swahili de la VOA que su grupo no reconoció el pacto.

“Firmamos un acuerdo con el presidente Tshisekedi y el gobierno del Congo”, dijo Ngoma, refiriéndose al pacto de 2013, “y estamos listos para hablar con el gobierno. Digan lo que digan, que dejemos de luchar y nos vayamos del este de la República Democrática del Congo, ¿adónde quieren que vayamos? Somos congoleños. No podemos volver a exiliarnos. … Estamos luchando por nuestros derechos como congoleños”.

ARCHIVO - Los desplazados que huyeron de los enfrentamientos entre el ejército congoleño y los rebeldes del M23 intentan regresar a sus hogares en Kibumba, en el este de la República Democrática del Congo, el 1 de junio de 2022.

ARCHIVO – Los desplazados que huyeron de los enfrentamientos entre el ejército congoleño y los rebeldes del M23 intentan regresar a sus hogares en Kibumba, en el este de la República Democrática del Congo, el 1 de junio de 2022.

El gobierno del Congo dice que quiere que el M23 salga de la RDC antes de que se reanuden las conversaciones de paz.

Paul Nantulya, un investigador asociado del Africa Center que contribuyó a su análisis, predijo que “llevaría tiempo resolver las tensiones de larga data entre Ruanda y la República Democrática del Congo”.

En observaciones escritas compartidas con VOA por correo electrónico, pidió “una iniciativa de reducción de conflictos verificable y ejecutable entre el Congo y sus vecinos, comenzando con Ruanda” y “un proceso de democratización inclusivo en el Congo”.

El embajador de Ruanda en la República Democrática del Congo, Vincent Karega, advirtió en una entrevista en junio con el Servicio de África Central de la VOA que el discurso de odio está avivando el conflicto. Citando genocidios pasados, instó a “que el mundo entero señale con el dedo y se asegure de detenerlo antes de que llegue lo peor”.

Etienne Karekezi, Geoffrey Mutagoma, Venuste Nshimiyimana, Austere Malivika y Margaret Besheer contribuyeron a este despacho.

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

Las emociones se disparan ante la visita del Papa a Maskwacis

Las emociones se disparan ante la visita del Papa a Maskwacis

Todo lo que debe saber sobre la película de Netflix

Todo lo que debe saber sobre la película de Netflix