in

Refugiados romaníes de Ucrania relatan discriminación en su camino hacia la seguridad

Refugiados romaníes de Ucrania relatan discriminación en su camino hacia la seguridad

Chisinau, Moldavia – Líneas concéntricas trazan la pista de atletismo cubierta en el Manej Sport Arena en la capital de Moldavia, Chisinau. Los atletas competían y entrenaban aquí. Ahora, la pista es el hogar de unas 800 personas romaníes que huyeron de Ucrania después de la invasión rusa.

Cristina, de 41 años, es una de ellas. Perdió todo lo que tenía después de que Rusia bombardeara su casa en la ciudad de Kharkiv, en el este de Ucrania.

“Kharkiv es como mi palma ahora. Las casas de la gente y el centro de la ciudad están destruidos, no queda absolutamente nada”, dijo a Al Jazeera.

Mientras las bombas estaban destruyendo el único hogar que había tenido, todo lo que podía hacer era agarrar a sus hijos y marcharse. Ahora, se sienta en medio de la pista de atletismo, sin documentos ni pistas sobre sus próximos pasos.

“Si cae una bomba en tu casa y escuchas un tanque disparando, qué vas a agarrar primero, documentos o tus hijos”, preguntó.

Cristina viajó de Kharkiv a Lviv, luego a la frontera con Moldavia. Pero allí, dijo, pasó cuatro días en el frío esperando para entrar en Moldavia, sin comida ni agua.

Una vez que encontraron refugio, ella y otros romaníes fueron expulsados ​​de sus tiendas por las autoridades fronterizas ucranianas.

Cristina es una de las aproximadamente 400.000 personas romaníes de Ucrania que, además del trauma de la guerra, tienen que hacer frente a la discriminación a lo largo de su ruta de evacuación fuera de Ucrania.

Muchos siempre han sido indocumentados, otros perdieron sus papeles durante la guerra. Todos tienen opciones limitadas en cuanto a dónde pueden ir. Pero lo más duro es la ruptura de sus familias, que la cultura gitana valora por encima de todo.

Eventos traumáticos

Larisa estaba contando la historia de cómo las autoridades ucranianas la ahuyentaron con “armas pesadas”, mientras su nieta estaba sentada a su lado.

“Dormimos en el frío junto con nuestros hijos. Mi hijo tenía fiebre, pero afortunadamente le dieron pastillas”, dijo Larisa, y agregó que la experiencia se produjo después de cuatro largas noches durmiendo en el sótano sin iluminación de la familia en Kharkiv sobre tablones sobre charcos de agua.

Al llegar a Lviv, Larisa y su familia fueron bien recibidos. Pero como había tanta gente, no podían conseguir suficiente pan para alimentar a toda su familia, dijo.

En la estación de tren, perdió a su marido. “Nunca lo encontré”, dijo.

En la frontera, detuvieron a su hijo y lo reclutaron para luchar en el ejército ucraniano.

“Entiendo que esta es la ley, pero sin un hijo y un esposo, no puedo vivir”, dijo Larisa. «¿Como vives? ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo puedo vivir sin mis hijos?”.

Izabela y su hijo, refugiados romaníes de Ucrania, se refugian en un polideportivo en Chisinau [Andrei Popoviciu/Al Jazeera]

Pero la discriminación no era la norma para todos los gitanos que se alojaban en el polideportivo.

Para Izabela y sus hijos, la evacuación de Kiev fue rápida. Ella piensa que tener pasaportes ucranianos podría haber ayudado. Pero a pesar de eso, no tiene dinero y no tiene planes de adónde ir después.

“Mi mamá decide a dónde ir, pero por ahora nos quedamos aquí”, dijo Izabela. “Necesitamos todo gratis, no tenemos dinero, no tenemos nada, ni siquiera me llevé ropa”.

fuertes lazos familiares

En la sala Manej, familias numerosas, algunas de hasta 50 miembros, esperan que su destino se desarrolle. Debido a su tamaño, la mayoría de las familias romaníes no han podido encontrar alojamiento en Moldavia.

Izabela llegó a Moldavia con cuatro hijos, su madre, su hermana y su cuñado que también tienen tres hijos.

Los lazos familiares profundos han impedido que las comunidades romaníes unidas dejen atrás a miembros de la familia, lo que a menudo significa que el lugar donde pueden dormir o viajar depende del espacio.

“Hay muchas familias para las que los voluntarios encuentran apartamentos, pero las familias romaníes son tan numerosas que a veces no es posible”, dijo a Al Jazeera Marcela, voluntaria de Manej.

El polideportivo Manej que sirve como centro de refugiados en Chisinau
El Manej Sport Arena que sirve como centro de refugiados en Chisinau, Moldova [Andrei Popoviciu/Al Jazeera]

Por consideraciones lingüísticas, culturales y logísticas, las autoridades de Moldavia decidieron separar a los refugiados romaníes de los ucranianos étnicos, en un intento de evitar tensiones entre las dos etnias y satisfacer mejor sus necesidades específicas, según creen los voluntarios.

Las personas son traídas desde los cruces fronterizos de Moldavia con Ucrania, luego son llevadas a Moldexpo, una antigua sala de exposiciones internacional convertida en punto de prueba COVID antes de convertirse en un centro de recepción de refugiados.

Desde Moldexpo, que ahora es el principal centro de recepción de refugiados de Chisinau y donde se depositan todos los alimentos, ropa y otras donaciones, se lleva a las personas en autobús a otros centros como Manej.

Al Jazeera también visitó Moldexpo y solo había familias de etnia ucraniana alojadas allí. Las condiciones eran similares a las de Manej, donde solo se alojan romaníes ucranianos.

indocumentado

Se presiona a las autoridades moldavas para que elaboren un plan de reasentamiento para refugiados romaníes que no requiera que tengan documentos.

El parlamentario moldavo Dorian Istratii, que coordinaba el centro de refugiados de Manej el domingo, dijo a Al Jazeera que el gobierno estaba resolviendo acuerdos con el gobierno rumano para recibir refugiados romaníes sin pasaporte.

“Estamos proporcionando autobuses que los llevarán a un tren para que puedan ser transferidos en Rumania”, dijo. “En Rumania, los registrarán como refugiados y les darán asilo”.

Algunos se emocionaron cuando escucharon que había un autobús que los llevaría a Alemania, dijo Marcela, la voluntaria, pero cuando supieron que necesitaban pasaportes biométricos para embarcar, tuvieron que regresar al polideportivo y desempacar.

Si bien algunos romaníes tenían documentos con ellos, dijo Istratii, muchos estaban vencidos o eran certificados de nacimiento que no podían usarse para ingresar a un país.

“Si nos dan trabajo aquí, todo va a estar bien”, dijo Cristina. “Puedo hornear pita, puedo coser, tal vez incluso hacer bolsas de regalo”.

Fuente

Le gustó el artículo?

0 Points
Upvote

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

2022 NFL Cuts Tracker: noticias de la lista, actualizaciones y recortes notables para los 32 equipos

2022 NFL Cuts Tracker: noticias de la lista, actualizaciones y recortes notables para los 32 equipos

Grofit

Grofit construirá hotel Tel Aviv Sarona de 160 habitaciones