in

Ropa de blancos muertos: Uganda vuelve a declarar la guerra a la ropa de segunda mano

A secondhand clothes market in Kampala, in October 2023. (Photo by BADRU KATUMBA / AFP)

  • Millones de ugandeses dependen en gran medida de la ropa importada de segunda mano.
  • El gobierno ha prometido cerrar el comercio en favor de la ropa hecha en África.
  • Un intento regional anterior fracasó ante posibles represalias comerciales por parte de Estados Unidos.

Durante casi tres décadas, el caótico y superpoblado mercado de segunda mano Owino en la capital de Uganda ha sido la piedra angular de la vida de Hadija Nakimuli, ayudando al comerciante viudo a construir una casa y criar a 12 hijos.

Pero una posible prohibición gubernamental de la venta de ropa usada amenaza con cortar este salvavidas crucial para Nakimuli y decenas de miles de vendedoras como ella.

«¿Dónde está nuestro futuro si acaban con la ropa de segunda mano?» preguntó la mujer de 62 años, rebuscando entre su alijo de ropa interior, vestidos, zapatos y bolsos.

Fundado en 1971, este mercado en expansión emplea a unas 80.000 personas, el 70 por ciento de ellas mujeres, según las autoridades de la ciudad de Kampala.

«Además de los estudiantes, entre mis clientes se encuentran ministros (y) parlamentarios que me llaman para entregar ropa en sus oficinas con aire acondicionado», dijo Joseph Barimugaya, cuyo puesto vende ropa masculina.

«Este comercio no debe ser manipulado. Todos se benefician, incluido el Gobierno, que recauda impuestos», dijo a la AFP este padre de cuatro hijos.

Cada día, cientos de clientes se agolpan en los estrechos callejones que separan los improvisados ​​puestos de madera, ansiosos por conseguir una ganga.

Aquí, una chaqueta Pierre Cardin de segunda mano cuesta 40.000 chelines ugandeses (200 rands), una fracción del precio de una nueva.

«Como profesor gano menos de 500.000 chelines ugandeses. Si tengo que comprarme una prenda nueva, significaría que gastaría todo mi salario en ropa», dijo a la AFP Robert Twimukye, de 27 años, mientras compraba en Owino un sábado por la tarde.

No está solo.

Aunque no hay cifras oficiales disponibles, la Asociación de Comerciantes de Ropa y Zapatos Usados ​​de Uganda estima que 16 millones de personas (uno de cada tres ugandeses) usan ropa usada.

‘Ropa de gente muerta’

«A todo el mundo le gusta la ropa de segunda mano. Sólo unas pocas personas en Uganda pueden permitirse ropa nueva», dijo Allan Zavuga, director minorista de Think Twice, que emplea a 30 personas en tres sucursales del país.

«Prohibirlo en Uganda no le hace ningún favor a la población y tampoco al país en general», dijo, señalando el costo ambiental de producir ropa nueva en lugar de reutilizar prendas.

África Oriental importa alrededor de una octava parte de la ropa usada del mundo y proporciona empleo a unas 355.000 personas que ganan 230 millones de dólares al año, según un estudio de 2017 de la agencia de ayuda del gobierno de Estados Unidos, USAID.

Pero el sector también ha sido un punto delicado desde hace mucho tiempo para los gobiernos de África, quienes dicen que los desechos perjudican a la industria textil nacional.

«Estas ropas son de muertos en un país extranjero. Cuando una (persona) blanca muere, la ropa se envía a África», dijo el presidente Yoweri Museveni en agosto de este año.

«He declarado la guerra a la ropa de segunda mano para promover la vestimenta africana», afirmó.

En una entrevista con la AFP, el ministro de Comercio de Uganda, David Bahati, afirmó que se trata de una cuestión de «dignidad».

Si la prohibición propuesta se lleva a cabo, «podremos sustituir esta ropa de segunda mano», añadió.

«No se puede hacer en un día, pero podemos hacerlo de manera gradual», afirmó Bahati.

El gobierno está examinando la cuestión con miras a implementar la prohibición en enero.

«El gobierno está dispuesto a dar incentivos a los inversores… como exenciones fiscales para garantizar que procesemos nuestro algodón en nuevas prendas que cubran las demandas del mercado».

Fila comercial

Uganda ya ha estado aquí antes.

En 2016, Museveni intentó prohibir la ropa usada como parte de una iniciativa de África Oriental para desarrollar industrias nacionales, pero enfrentó una importante oposición por parte de la Asociación de Comerciantes de la ciudad de Kampala.

También influyeron consideraciones diplomáticas.

Inicialmente, el bloque regional de la Comunidad de África Oriental formó un frente unido.

Pero la alianza se resquebrajó después de que Kenia, Tanzania y Uganda se resistieran a la perspectiva de una pérdida, en represalia, del acceso libre de impuestos a los mercados estadounidenses.

Al final, Ruanda decidió actuar por su cuenta e impuso elevados impuestos a la ropa usada en 2016, lo que provocó una fuerte caída de las importaciones y un aumento del contrabando de bienes de segunda mano para satisfacer la demanda.

Dos años más tarde, Estados Unidos suspendió los beneficios de franquicia arancelaria para prendas de vestir procedentes de Ruanda en una medida de ojo por ojo.

En Owino, la geopolítica está lejos de la mente de compradores y vendedores por igual.

«¿A quién consultó el gobierno (antes de decidir) prohibir la segunda mano?» —preguntó Harriet Musoke Kyambadde, comerciante de segunda generación, con la voz temblorosa de indignación.

«Prohibir este negocio sería enviarme a la más absoluta pobreza», dijo a la AFP esta madre de tres hijos, levantando las manos en el aire.

Fuente

Written by notimundo

Manifestación en apoyo a Israel tendrá lugar en la Colina del Parlamento

Manifestación en apoyo a Israel tendrá lugar en la Colina del Parlamento

Bitcoin y el oro alcanzan un récord mientras los mercados reaccionan al ataque de un buque de guerra estadounidense

Bitcoin y el oro alcanzan un récord mientras los mercados reaccionan al ataque de un buque de guerra estadounidense