in

Soldados burkineses se amotinan por estrategia antiyihadista

Soldados burkineses se amotinan por estrategia antiyihadista

Los soldados en Burkina Faso se amotinaron en varios cuarteles para exigir el despido de los altos mandos militares del país y la asignación de más recursos para una batalla de siete años contra los insurgentes islamistas.

Las autoridades declararon un toque de queda nocturno a partir de las 20:00 hora local (20:00 GMT) «hasta nuevo aviso» y el Ministerio de Educación dijo que las escuelas estarían cerradas el lunes y el martes en todo el país pobre sin salida al mar.

Se informó de disparos el domingo por la mañana en varias bases militares, lo que generó temores de otro golpe en un país volátil de África occidental propenso a tomas de poder militares.

Mientras tanto, los manifestantes que protestaban por el manejo del gobierno de la amenaza yihadista incendiaron la sede del partido gobernante.

Pero el gobierno rápidamente negó los rumores de un golpe, y una lista de demandas presentada por las tropas rebeldes no mencionaba intentar derrocar al presidente Roch Christian Kabore, al tiempo que enfatizaba la necesidad de una mejor estrategia antiyihadista.

«Queremos recursos adecuados para la batalla» contra los extremistas islamistas, dijo un soldado de la base de Sangoule Lamizana en Uagadugú en una grabación de voz recibida por la AFP.

Los soldados descontentos también querían que los principales generales fueran «reemplazados», una mejor atención para las tropas heridas y más apoyo para las familias de los soldados muertos en batalla, agregó el portavoz de las tropas amotinadas en la grabación anónima.

Los disturbios se producen poco más de una semana después de que 12 personas, incluido un alto oficial del ejército, fueran arrestadas bajo sospecha de planear «desestabilizar» las instituciones de Burkina Faso.

También se produce un día después de que la policía utilizara gases lacrimógenos para dispersar manifestaciones prohibidas, arrestando a decenas.

Los residentes del distrito de Gounghin, donde se encuentra la base de Sangoule Lamizana, informaron haber visto soldados disparando al aire y sellando el área alrededor de los cuarteles.

También se escucharon disparos en el cuartel de Baby Sy en el sur de la capital, así como en una base aérea cercana al aeropuerto, que también fue rodeada por soldados con pasamontañas, dijeron testigos.

También hubo disparos en bases en las ciudades norteñas de Kaya y Ouahigouya, dijeron a la AFP los residentes allí, y se cortaron los servicios de internet móvil.

El gobierno se movió rápidamente para tratar de restaurar el control.

«La información en las redes sociales haría que la gente creyera que hubo una toma del poder por parte del ejército», dijo el portavoz del gobierno, Alkassoum Maiga, en un comunicado.

“El gobierno, si bien reconoce que hubo disparos en algunos cuarteles, desmiente esta información y llama a la ciudadanía a mantener la calma”.

El ministro de Defensa, general Barthelemy Simpore, dijo en la televisión nacional que «ninguna de las instituciones de la república se ha visto afectada» por la revuelta.

Agregó que hubo incidentes «localizados, limitados» «en algunos cuarteles», y que estaba investigando.

La policía disparó gases lacrimógenos para disolver una manifestación de unas 100 personas que se congregaron en una plaza en el centro de Uagadugú para mostrar su apoyo al motín, informó un corresponsal de la AFP.

El campamento de Sangoule Lamizana alberga una prisión militar donde el general Gilbert Diendere, exmano derecha del depuesto presidente Blaise Compaore, cumple una condena de 20 años por un intento de golpe de estado en 2015.

También está siendo juzgado por su supuesta participación en el asesinato en 1987 del líder revolucionario del país, Thomas Sankara, durante un golpe que llevó a Compaore al poder.

Compaore, quien fue derrocado por un levantamiento popular en 2014, huyó a Costa de Marfil y está siendo juzgado en rebeldía por el asesinato.

La última turbulencia coincide con una insurgencia yihadista que llegó desde el vecino Malí en 2015, abrumando a las fuerzas armadas mal entrenadas y mal equipadas de Burkina Faso.

Alrededor de 2.000 personas han muerto, según un recuento de AFP, mientras que alrededor de 1,5 millones de personas están desplazadas internamente, según la agencia nacional de emergencias CONASUR.

La ira por el fracaso de Kabore para detener el derramamiento de sangre ha aumentado y se ha traducido en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

El 27 de noviembre, decenas resultaron heridas cuando cientos salieron a protestar.

Entre los soldados arrestados este mes por el complot para «desestabilizar las instituciones» se encontraba el teniente coronel Emmanuel Zoungrana, que había estado al mando de operaciones antiyihadistas en la región occidental de la antigua colonia francesa, muy afectada.

En un comunicado, la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS, por sus siglas en inglés) dijo que estaba muy preocupada por la situación y expresó su solidaridad con el presidente Kabore, el gobierno y su pueblo.

Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

(EDITORIAL de Korea JoongAng Daily el 24 de enero)

(EDITORIAL de Korea JoongAng Daily el 24 de enero)

Desglosando el tráiler de The New Horizon Forbidden West con Guerrilla Games

Desglosando el tráiler de The New Horizon Forbidden West con Guerrilla Games