Conecte con nosotros

Mundo

Tribunal israelí pospone audiencia sobre desplazamiento forzado de Silwan

Publicado

en

Tribunal israelí pospone audiencia sobre desplazamiento forzado de Silwan


Un tribunal israelí ha pospuesto una audiencia en el caso de dos familias palestinas que enfrentan el desplazamiento forzado de sus hogares en el área de Batn al-Hawa en el barrio ocupado de Silwan en Jerusalén Oriental.

A las familias Ghaith y Abu Nab se les unió un grupo de simpatizantes que se reunieron frente al tribunal central israelí el jueves para manifestarse contra las expulsiones forzosas.

Las fuerzas israelíes atacaron a los manifestantes y arrestaron a tres palestinos identificados como Basel al-Dweik, Adel al-Silwadi y Nitham Abu Ramooz.

La audiencia judicial se retrasó hasta el 7 de agosto.

Las familias Ghaith y Abu Nab son dos de los cientos que han sido amenazados con la expulsión forzosa de sus hogares en los barrios de Silwan y Sheikh Jarrah, donde las organizaciones de colonos israelíes buscan reemplazar a los palestinos por israelíes.

Las fuerzas israelíes detienen a un palestino frente al Tribunal Central de Israel en la Jerusalén Oriental ocupada el 10 de junio de 2021, durante una protesta contra el desplazamiento forzado planeado por Israel de familias palestinas de hogares en el distrito de Silwan. [Ahmad Gharabli/AFP]

El mes pasado, un tribunal israelí pospuso su decisión sobre una apelación presentada por otras siete familias palestinas de Silwan que enfrentan el desplazamiento forzado de sus hogares.

A principios de esta semana, el municipio de Jerusalén emitió una serie de órdenes de demolición a los residentes del área de al-Bustan en Silwan. Las familias afectadas, formadas por unas 1.500 personas, recibieron 21 días para evacuar y demoler sus casas. No hacerlo significaría que el municipio demolería las casas y las familias tendrían que cubrir los costos de demolición.

Desde 2005, los residentes de al-Bustan han recibido advertencias para demoler cerca de 90 casas con el pretexto de construir sin un permiso, a favor de una organización de colonos que busca convertir la tierra en un parque nacional y vincularla con la arqueológica “Ciudad de Parque de David.

Según Grassroots Jerusalem, una ONG palestina, tanto las demoliciones de viviendas como los desplazamientos forzados por orden judicial son tácticas utilizadas para expulsar a los residentes palestinos.

En un comunicado el jueves, la organización de derechos palestinos Al-Haq dijo que los palestinos en la Jerusalén Oriental ocupada constituyen la mayoría de la población, pero «las leyes de zonificación israelíes han asignado el 35 por ciento de la superficie terrestre para la construcción de asentamientos ilegales por parte de colonos israelíes».

Otro 52 por ciento de la superficie terrestre ha sido “asignada como ‘áreas verdes’ y ‘áreas no planificadas’ en las que la construcción está prohibida”, dice el comunicado.

Una fotografía tomada el 3 de junio de 2021 muestra a Silwan, a las afueras de la Ciudad Vieja en la Jerusalén Oriental ocupada por Israel. [Thomas Coex/AFP]

‘Discriminación clara’

Silwan se encuentra al sur de la Ciudad Vieja de Jerusalén, junto a sus murallas.

Al menos 33.000 palestinos viven en el barrio, que ha sido blanco de las organizaciones de colonos israelíes durante años. En algunos casos, los residentes palestinos se han visto obligados a compartir hogares con los colonos.

Algunas de estas familias han estado viviendo en Silwan durante más de cincuenta años desde que fueron desplazadas de la Ciudad Vieja en la década de 1960.

En 2001, Ateret Cohanim, una organización de colonos israelíes que tiene como objetivo adquirir tierras y aumentar la presencia judía en la Jerusalén Oriental ocupada, tomó el control de un histórico fideicomiso de tierras judías.

Establecido en el siglo XIX, el fideicomiso compró tierras en el área para reubicar a los judíos yemeníes en ese momento. La organización de colonos ha reclamado ante el tribunal que el fideicomiso que controla es dueño de la tierra.

Según la ley israelí, si los judíos pueden probar que sus familias vivían en Jerusalén Este antes del establecimiento de Israel en 1948, pueden solicitar la “devolución” de sus propiedades, incluso si las familias palestinas han estado viviendo allí durante décadas. La ley solo se aplica a israelíes y los palestinos no tienen los mismos derechos según la ley.

«Hay una clara discriminación aquí, donde los judíos pueden reclamar cualquier propiedad que afirmen poseer en el pasado antes de 1948, mientras que los palestinos que perdieron su tierra natal en 500 aldeas dentro de Israel, incluida Jerusalén Occidental, no pueden reclamar su propiedad», Mohammed Dahleh, un abogado que representa a algunas de las familias de Silwan, le dijo a Al Jazeera.

«Esas familias no pueden reclamar sus propiedades, aunque poseen tarjetas de identidad israelíes y son consideradas residentes del estado de Israel por la ley israelí», continuó.

«Esto significa que esta comunidad, si los tribunales israelíes finalmente aprueban este tipo de desplazamiento forzado, se convertirá en refugiados por segunda vez».





Fuente

Anuncio
Haga clic para comentar

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia

A %d blogueros les gusta esto: