in

«Cadáveres en las calles»: las FAR de Sudán matan a 1.300 personas en Darfur, dicen los observadores

"Cadáveres en las calles": las FAR de Sudán matan a 1.300 personas en Darfur, dicen los observadores

  • Unas 1.300 personas fueron asesinadas por las Fuerzas de Apoyo Rápido de Sudán en un campo para desplazados, dicen los observadores locales.
  • La matanza puede ser la mayor desde que comenzó la guerra civil en Sudán.
  • Al parecer, una tribu y sus líderes están siendo atacados en Darfur Occidental.

"Cadáveres en las calles": las FAR de Sudán matan a 1.300 personas en Darfur, dicen los observadoresLas Fuerzas de Apoyo Rápido de Sudán (RSF) sitiaron un campo para personas desplazadas el 2 de noviembre después de atacar una base militar cercana en Darfur Occidental. Durante los tres días siguientes, el grupo paramilitar cometió lo que podría equivaler a la mayor matanza en masa desde que estalló la guerra civil en abril.

Los observadores locales dijeron a Al Jazeera que alrededor de 1.300 personas murieron, 2.000 resultaron heridas y 310 siguen desaparecidas.

“Fueron casa por casa en busca de hombres y mataron a todos los que encontraron”, dijo Montesser Saddam*, quien escapó por los pelos de la matanza y llegó a Chad el domingo. «Había tantos cadáveres en las calles».

Las últimas atrocidades son parte de una campaña más amplia de RSF y sus milicias aliadas para erradicar a la tribu no árabe masalit de Darfur occidental, según activistas y supervivientes.

Desde el inicio de la guerra civil de Sudán, las Naciones Unidas y los gobiernos occidentales han condenado la matanza y el desplazamiento sistemáticos de los masalit de sus tierras. Pero las críticas y la preocupación no han disuadido a RSF de llevar a cabo más atrocidades.

Una historia de limpieza étnica

Durante décadas, el gobierno central de Sudán descuidó a los agricultores no árabes y a los pastores árabes en Darfur, obligándolos a competir por tierras fértiles y recursos hídricos cada vez más escasos.

El ex presidente Omar al-Bashir exacerbó estas tensiones al enfrentar a las tribus entre sí como parte de una estrategia de divide y vencerás. En 2003, armó a milicias tribales árabes y les encargó aplastar una rebelión mayoritariamente no árabe, que comenzó con protestas contra la marginación económica y política de Darfur.

Alrededor de 300.000 personas murieron en combate, así como por el hambre y las enfermedades provocadas por el conflicto. Los grupos de derechos humanos y la ONU acusado Estas milicias respaldadas por el gobierno –conocidas por las víctimas como janjaweed, o “diablos a caballo”– llevan a cabo una limpieza étnica.

Estas mismas milicias luchan ahora junto a las RSF o bajo su bandera.

“Quieren hacernos una limpieza étnica”, dijo Nahid Hamid, abogada masalit de derechos humanos que habló con Al Jazeera desde El Cairo, Egipto, donde vive ahora.

Hamid compartió un vídeo con Al Jazeera que encontró en las redes sociales hace semanas y que muestra a un combatiente de las RSF sosteniendo una ametralladora y hablando a la cámara.

De fondo, se puede escuchar a otro combatiente decir en árabe: “¿Tierra de los Masalit? No hay más tierras para los masalit”.

Líderes tribales atacados

Según una organización local de derechos humanos, seis líderes tribales y sus familias murieron durante el ataque de la semana pasada al campo de Ardamata, una ciudad en Darfur Occidental.

Mohamad Arbab, de 85 años, fue uno de ellos. Los combatientes de las RSF irrumpieron en su casa y delicado él, su hijo y ocho nietos, dijo el grupo. El Colegio de Abogados de Darfur también informó que el líder tribal Masalit, Abdelbasit Dina, fue asesinado junto con su esposa, su hijo y otros 50 residentes de su comunidad.

“Quieren matar [our leaders] para que puedan reemplazarnos con los suyos y con árabes de países como Chad y Níger”, dijo Hamid, refiriéndose a los mercenarios árabes que se han unido a las RSF de toda la región.

Las RSF habían ejecutado previamente al gobernador de Darfur Occidental, Khamis Abubbakr, el 16 de junio. Fue secuestrado y asesinado pocas horas después de que describiera los asesinatos en su región como un “genocidio” a la cadena de televisión saudita Al-Hadath.

Estados Unidos finalmente sancionó a Abdel Raheem Dagalo, el segundo al mando de las RSF detrás de su hermano menor Mohamad Hamdan “Hemedti” Dagalo, acusándolo de supervisar atrocidades en Darfur Occidental. El comandante local de las RSF, Abdul Rahman Juma, también fue sancionado por su presunto papel en el asesinato del gobernador.

El miércoles, la embajada de Estados Unidos en Sudán tuiteó que estaba preocupado por los informes de que las RSF designaron a Juma como comandante de una guarnición del ejército que capturó la semana pasada.

La declaración también dijo que escuchó informes creíbles sobre “graves abusos contra los derechos humanos” cometidos recientemente en Darfur Occidental.

Yousif Ezat, un portavoz de RSF que anteriormente negó las acusaciones de que RSF coopera con milicias árabes para cometer atrocidades en la región, dijo a Al Jazeera que no puede negar ni confirmar si el grupo cometió atrocidades en Ardamata. “Vi estos informes en los medios, pero no tengo información”, dijo. «No hay [phone network] en Darfur Occidental, así que no pude preguntar a los comandantes qué pasó”.

‘Uno de los afortunados’

Poco después de que comenzara la matanza en Ardamata, mujeres y niños cruzaron la frontera hacia Chad. Se unieron a miles de refugiados masalit que habían huido de matanzas anteriores en Darfur occidental durante el verano.

Cynthia Mathildes, psicóloga de Médicos Sin Fronteras (MSF), dijo a Al Jazeera que entre 200 y 250 personas cruzaban desde Darfur Occidental hacia Chad cada día.

Dijo que las mujeres le dijeron que el campo fue destruido y que muchas personas murieron o se desangraron en las calles.

“La noticia causó mucha angustia y tristeza entre los refugiados sudaneses que ya se encontraban en Chad y que tienen familiares. [in or around the camp,]”, dijo Mathildes a Al Jazeera por teléfono. “Las mujeres nos dijeron que habían visto cómo golpeaban a tantos hombres. Se suponía que habían muerto”.

Los observadores locales dijeron que RSF también sometió a algunas mujeres a violencia sexual después de matar a los hombres de sus familias. Mathildes dijo que MSF no pudo confirmar estos informes, pero el grupo les dice a los recién llegados dónde buscar apoyo si es necesario.

Le dijeron que las RSF no permitían que la mayoría de los hombres abandonaran el campo.

Saddam, que sobrevivió al ataque, dijo a Al Jazeera que cuando las RSF allanaron su casa, él estaba en la calle buscando una manera de escapar. Huyó, pero los combatientes lo atraparon y saquearon todo lo que tenía antes de dejarlo ir.

“Soy uno de los afortunados”, dijo desde Chad.

Saddam dijo que aún se desconoce el destino de tantas personas, incluidos muchos de sus amigos y familiares. Los refugiados masalit en Chad han intentado llamar a sus seres queridos, pero sus teléfonos están muertos o no contestan.

Saddam cree que todos han sido asesinados.

«El [RSF] Están apuntando directamente a civiles”, dijo a Al Jazeera. «Todos [Masalit] la gente tiene miedo de morir en un genocidio”.

* El nombre de Montesser Saddam ha sido cambiado para protegerlo a él y a sus familiares de represalias.



Fuente

Written by notimundo

Flawless lidera por primera vez a Frontenacs en la victoria sobre Sting - Kingston

Flawless lidera por primera vez a Frontenacs en la victoria sobre Sting – Kingston

Estado de la Unión: Bruselas dice que las conversaciones con la UE en Ucrania deberían comenzar

Estado de la Unión: Bruselas dice que las conversaciones con la UE en Ucrania deberían comenzar