in

Cómo un reglamento técnico desató una tormenta sobre la energía verde de la UE

Cómo un reglamento técnico desató una tormenta sobre la energía verde de la UE

Europa ha entrado en un nuevo año y ya se está desatando una nueva tormenta política en todo el continente.

En las últimas horas de 2021, la Comisión Europea dio los primeros pasos para etiquetar el gas natural y la energía nuclear como fuentes de energía verde bajo la taxonomía de la UE, un reglamento técnico que identifica actividades sostenibles que contribuyen a la transición verde y cumplen con el Acuerdo de París. .

La reacción se produjo con gran velocidad y furia: Greenpeace criticó los planes como «una licencia para hacer un lavado verde» y Austria elevó el espectro de acciones legales contra el ejecutivo. La Comisión se mantuvo firme y argumentó que la etiqueta verde será temporal porque el gas y la energía nuclear actuarán como tecnologías «de transición» hacia una sociedad neutra en carbono.

La amarga reacción arrojó una sombra inmediata sobre la credibilidad de la taxonomía de la UE, un nuevo instrumento que se adoptó formalmente hace seis meses para ayudar a los inversores públicos y privados a tomar decisiones informadas sobre inversiones conscientes del clima.

El catalogo cubre una larga lista de proyectos que hacen una «contribución sustancial» a al menos un objetivo medioambiental de la política climática de la UE, evitando al mismo tiempo un daño significativo a cualquiera de los demás. Actualmente incluye sectores como la energía solar, geotermia, hidrógeno, energía eólica, hidroeléctrica y bioenergía.

Pero cuando Bruselas introdujo el reglamento en abril, dos campos estaban notablemente ausentes: gas natural y energía nuclear. El retraso se atribuyó a los desacuerdos arraigados y de larga data entre los países de la UE en torno al futuro de los dos controvertidos recursos.

A un lado de la mesa, un grupo de países, liderado apasionadamente por Francia, defiende la energía nuclear como una fuente de energía baja en carbono, estable e independiente que puede suplir las deficiencias de los sistemas renovables, garantizar un suministro constante y reducir la volatilidad de los precios.

Por otro lado, Alemania, con el apoyo de Austria, Dinamarca, Luxemburgo y España, se opone a la medida y argumenta que las preocupaciones relacionadas con los residuos radiactivos, cuyo ciclo de vida abarca varios miles de años, son suficientes para descartar la energía nuclear como alternativa verde.

Pero Alemania, como muchos otros países de la UE, depende en gran medida del gas natural para satisfacer todas sus demandas de energía y llenar el vacío dejado por la eliminación gradual del carbón, el combustible fósil más contaminante. La quema de gas natural genera menos emisiones de CO2 que la quema de carbón, pero el proceso a menudo pierde metano, un gas de efecto invernadero potente y peligroso.

Aunque el despliegue de las energías renovables se ha acelerado en todo el bloque, el gas natural todavía representa más de una cuarta parte de la producción total de energía, lo que hace que su desaparición a corto plazo sea casi imposible. La UE importa la mayor parte de su gas de socios externos, un factor que deja a los estados miembros vulnerables a fluctuaciones del mercado y conlleva importantes implicaciones geopolíticas.

‘Condiciones claras y estrechas’

El dilema de la taxonomía ha estado atormentando a la Comisión Europea durante los últimos meses, y los países de la UE han enviado cartas públicas y declaraciones para presentar sus casos. La sociedad civil también presionó al ejecutivo y pidió a su presidenta, Ursula von der Leyen, que se resista al cabildeo de los estados miembros y cumpla los compromisos consagrados en el Pacto Verde Europeo.

Al final, la Comisión optó por un camino que daría a todos los bandos del debate algo con lo que estar satisfechos para evitar la aparición de una mayoría de bloqueo (es decir, al menos 20 países de la UE que representan al menos el 65% de la población del bloque). población).

«Teniendo en cuenta el asesoramiento científico y el progreso tecnológico actual, así como los diferentes desafíos de transición entre los estados miembros, la Comisión considera que el gas natural y la energía nuclear tienen un papel como medio para facilitar la transición hacia un futuro predominantemente basado en energías renovables», agregó. ejecutivo dijo en un comunicado de prensa.

Bruselas ha subrayado que las dos fuentes de energía deberán respetar «condiciones claras y estrictas», como altos estándares de seguridad para los reactores nucleares y un límite de 270 g de CO2 por kilovatio-hora para las plantas de gas natural, según un borrador filtrado. Las instalaciones de gas deberán recibir un permiso de construcción antes del 31 de diciembre de 2030, mientras que las centrales nucleares pueden esperar hasta 2045.

La decisión debe ser revisada por un grupo de expertos en finanzas sostenibles y se espera que se adopte a fines de enero. Los colegisladores de la UE, el Consejo y el Parlamento Europeo dispondrán de cuatro meses para analizar el documento y plantear objeciones.

Las negociaciones prometen ser acaloradas y divisorias.

En Alemania, Steffi Lemke, ministra de Medio Ambiente de la nueva coalición tripartita, dicho la inclusión de la energía nuclear dentro de la taxonomía fue «absolutamente incorrecta». Claude Turmes, ministro de Energía de Luxemburgo, llamado el borrador una «provocación» mientras que su contraparte española, Teresa Ribera, argumentó los planes «no tienen sentido» y envían las «señales equivocadas» sobre la transición verde de la UE.

Mientras tanto, Austria ya ha amenazado con demandar a la Comisión si sigue adelante con la propuesta. El gas natural y la energía nuclear «son dañinos para el clima» y «destruyen el futuro de nuestros niños», escribió la ministra de Protección del Clima de Austria, Leonore Gewessler. en Twitter.

Para complicar las cosas, la llegada de la decisión de la Comisión coincide con la presidencia francesa del Consejo de la UE, que ocupará los primeros seis meses del año y, por lo tanto, asumirá la responsabilidad de encabezar las difíciles discusiones.

Se espera que el país que ostenta la presidencia rotatoria actúe como un intermediario neutral entre posiciones opuestas, aunque esta norma no siempre se observa en la práctica.

«Es sólo enero, pero pequeñas disputas ideológicas están tratando una vez más de anular los intereses de Europa», agregó. dicho Judit Varga, ministra de Justicia de Hungría, un país que apoya firmemente el impulso nuclear de Francia. «[The] La propuesta señala acertadamente que sin #NuclearEnergy nuestros objetivos de protección climática no se pueden lograr «.

‘Cuando nadie estaba mirando’

El nuevo giro en la taxonomía contrasta radicalmente con el discurso verde que la Comisión Europea – y, por extensión, toda la Unión Europea – ha adoptado en los últimos años.

Poco después de su llegada a Bruselas, el presidente von der Leyen dio a conocer el Pacto Verde Europeo, un ambicioso plan de acción para transformar radicalmente la economía del bloque y lograr la neutralidad de carbono para 2050. Von der Leyen y su equipo han inyectado la filosofía del Pacto Verde en todos los rincones de Política de la UE, incluido el fondo de recuperación del coronavirus de 750.000 millones de euros, que obliga a los estados miembros a invertir al menos el 37% de los fondos en iniciativas climáticas.

Pero los últimos planes corren un alto riesgo de socavar las credenciales ambientales del bloque a los ojos de los ciudadanos de la UE y el resto de la comunidad internacional, advirtieron organizaciones de la sociedad civil.

«Las empresas contaminantes estarán encantadas de tener el sello de aprobación de la UE para atraer efectivo y seguir destruyendo el planeta quemando gas fósil y produciendo desechos radiactivos», dijo la directora del programa de Greenpeace para la UE, Magda Stoczkiewic. «La Comisión ha mostrado una indiferencia sorprendente por la crisis climática, la naturaleza y la gente de Europa».

Otras organizaciones medioambientales, como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la Oficina Europea de Medio Ambiente y Amigos de la Tierra, se unieron a Greenpeace en sus duras críticas y denunciaron los planes de la Comisión como «un lavado verde en su máxima expresión».

La Red de Acción por el Clima de Europa (CAN Europa) argumentó el gas natural es incompatible con el objetivo del Acuerdo de París de mantener la limitación del calentamiento global a 1,5 ° C y la energía nuclear advertida contraviene el principio de taxonomía de «no dañar» dados los «peligros ambientales y sociales en todas las etapas de su cadena de suministro, desde la minería hasta la eliminación de residuos nucleares «.

Por el contrario, FORATOM, una asociación comercial con sede en Bruselas que representa a la industria de la energía nuclear de Europa, acogió con satisfacción la propuesta de la Comisión y presionó por una etiqueta más allá de «transicional».

«No creemos que la energía nuclear deba tratarse como una tecnología de transición, ya que contribuye claramente a los objetivos de mitigación del clima y no causa más daño que cualquier otra tecnología de producción de energía que ya se considera compatible con la taxonomía», dijo un representante de FORATOM.

Eurogas, una asociación que representa a las empresas de gas, subrayó el papel vital que está destinado a desempeñar el gas natural en la eliminación progresiva del carbón y pidió «puntos de partida realistas» en los umbrales de emisiones, proponiendo un límite inicial de 350 g de CO2 por kilovatio. hora para plantas de energía.

«Somos optimistas de que la taxonomía impulsará la mezcla de gases renovables o de bajo carbono con gas natural», dijo un portavoz de Eurogas a Euronews en un comunicado escrito.

La esencia de la propuesta de la Comisión no fue el único objetivo de la censura: el momento y el procedimiento en torno a la decisión también atrajeron fuertes reprimendas de la sociedad civil.

La Organización Europea de Consumidores (BEUC) criticó a la Comisión por publicar los planes en Nochevieja «cuando nadie miraba», por no someter el borrador a consulta pública – «una medida muy irregular» – y por dar menos al grupo de expertos más de dos semanas para presentar su opinión.

«Esta sorpresa de fin de año dice mucho de la confianza de la Comisión en su propio borrador», dijo la organización. en una oracion.

Ni Ursula von der Leyen ni los dos comisarios europeos a cargo de la taxonomía, Valdis Dombrovskis y Mairead McGuinness, hicieron referencia en Twitter a la controvertida propuesta y, en cambio, compartieron mensajes deseando a sus seguidores un feliz año nuevo y celebrando el 20 aniversario del euro. .



Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

El cirujano plástico Jeff Hoeyberghs ha sido encarcelado después de decirles a los estudiantes que las mujeres 'ya no quieren abrir las piernas' en una conferencia universitaria

Un cirujano es encarcelado en Bélgica por un discurso sexista que dice que las mujeres ‘ya no quieren abrir las piernas’

Tom Pidcock dice que será 'otro paso adelante este año'

Tom Pidcock dice que será ‘otro paso adelante este año’