in

COVID-19, la pobreza amplía la brecha educativa en Uganda

COVID-19, la pobreza amplía la brecha educativa en Uganda

Uganda reabrió las escuelas este mes después de un cierre de casi dos años causado por la pandemia de COVID-19. La mayoría de los estudiantes han regresado, pero muchos otros no, debido a la pobreza y la necesidad de generar ingresos para sus familias.

Rania Kyomuhangi, de quince años, es uno de los seis hijos de su familia que no regresará a la escuela.

Cuando las escuelas cerraron en marzo de 2020 para más de 15 millones de estudiantes, Rania acababa de llegar a la escuela secundaria con el sueño de ser doctora en medicina.

“Me siento mal porque veo a mis amigos, mis vecinos, llamándonos, diciéndonos que van a volver a la escuela. Preguntarnos cuándo vas a volver a la escuela y no sé qué decir”, dijo Rania.

Uganda reabrió las escuelas el 10 de enero. El gobierno lanzó una campaña de regreso a la escuela de un mes para garantizar que todos los niños regresen.

El Ministerio de Educación ha emitido directrices para que las escuelas no aumenten la matrícula de los estudiantes que regresan. Algunas familias, sin embargo, todavía no pueden pagar las cuotas.

Fridah Namuganza, una estudiante de Uganda, trabaja como camarera en el distrito de Kayunga, en el centro de Uganda, el 7 de enero de 2022.

La ministra estatal de educación primaria, Joyce Moriku Kaducu, dijo que las personas que no pueden pagar la matrícula deberían idear otros medios para garantizar que los niños reanuden sus estudios.

“Algunos padres pueden no tener dinero, pero pueden tener comida. En las escuelas rurales pueden tener yuca, pueden tener maíz, pueden tener frijoles”, dijo. “Eso también es algo que la escuela puede decir, está bien, no tienes el dinero, pero ¿puedes traer algo de comida , que podemos traducir en dinero?

Oliva Naiga, ex maestra y madre de Rania, consuela a sus seis hijos con una sesión bíblica. La despidieron y sin escuela para contratarla, no podía permitirse el lujo de llevar a los niños de vuelta a la escuela. La sugerencia del ministro no resonó con ella.

“Intentamos que Rania la llevara de regreso a donde estaba, suplicando que paguemos lentamente. No estaban dispuestos a aceptar. Y veo que mi niña está creciendo. No es fácil quedarse con una niña que está creciendo en casa durante dos años”, dijo.

UNICEF Uganda dice que durante el cierre de la escuela, los 15 millones de estudiantes del país perdieron colectivamente 2.900 millones de horas de aprendizaje por mes.

Muchos de esos niños comenzaron a trabajar durante el cierre, y Munir Safieldin, representante de UNICEF en el país, dijo que sus familias no renunciarán fácilmente a esos ingresos.

“Y para facilitar el regreso a la escuela, definitivamente necesitamos buscar una serie de sistemas de apoyo, programas de apoyo. Lo cual también entiendo, hay una compensación. Estos sistemas de apoyo, como los sistemas de protección social, donde las familias que viven en la pobreza deberían recibir apoyo”, dijo Munir.

Munir señala que estos programas requieren mucho financiamiento público, lo cual es un desafío para un país como Uganda.

Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

food

Intervalos de refuerzo recortados en medio de la creciente carga de casos de Omicron

Muchos de los mejores juegos retrocompatibles de Xbox tienen descuento

Muchos de los mejores juegos retrocompatibles de Xbox tienen descuento