in

El principal sospechoso del genocidio de Ruanda y financista Félicien Kabuga va a juicio

El principal sospechoso del genocidio de Ruanda y financista Félicien Kabuga va a juicio

Emitido el: Modificado:

Félicien Kabuga, uno de los últimos fugitivos acusados ​​por el genocidio de Ruanda que compareció ante la justicia, se negó a comparecer ante el tribunal al comienzo de su juicio el jueves. «Veintiocho años después de los hechos, este juicio se trata de hacer que Félicien Kabuga rinda cuentas por su papel sustancial e intencional en ese genocidio», dijo el fiscal Rashid S. Rashid al tribunal de la ONU.

Un frágil ruandés de 87 años acusado de alentar y financiar el genocidio del país en 1994 irá a juicio en un tribunal de las Naciones Unidas el jueves, casi tres décadas después de que la masacre de 100 días dejara 800.000 muertos.

Félicien Kabuga es uno de los últimos fugitivos acusados ​​de genocidio que comparecerá ante la justicia, y el inicio de su juicio marca un día clave de ajuste de cuentas para los ruandeses que sobrevivieron a los asesinatos o cuyas familias fueron asesinadas.

Naphtal Ahishakiye, secretario ejecutivo de un grupo de sobrevivientes del genocidio conocido como Ibuka, dijo que nunca es demasiado tarde para que se haga justicia.

“Incluso con dinero y protección, uno no puede escapar de un crimen de genocidio”, dijo Ahishakiye en Ruanda antes del juicio del jueves en el Mecanismo Residual Internacional para Tribunales Penales en La Haya.

El asesinato en masa de la minoría tutsi de Ruanda se desencadenó el 6 de abril de 1994, cuando un avión que transportaba al presidente Juvénal Habyarimana fue derribado y se estrelló en la capital, Kigali, matando al líder que, como la mayoría de los ruandeses, era de etnia hutu. La hija de Kabuga se casó con el hijo de Habyarimana.

Se culpó a la minoría tutsi de derribar el avión. Bandas de extremistas hutus comenzaron a masacrar a tutsis y a quienes consideraban partidarios, con la ayuda del ejército, la policía y las milicias.

La acusación de 15 páginas de Kabuga alega que, como un rico hombre de negocios con estrechos vínculos con la élite política hutu, incitó al genocidio a través de la emisora ​​que ayudó a establecer y financiar, Radio Télévision Libre des Mille Collines (RTLM). También se le acusa de haber pagado las armas, incluidos los machetes, utilizadas por las milicias para masacrar a los tutsis y sus supuestos simpatizantes.

La acusación dice que Kabuga y otros en la estación de radio “operaron RTLM de una manera que fomentó el odio y la violencia contra los tutsi y otros percibidos como ‘cómplices’ o ‘aliados’… y acordaron difundir un mensaje anti-tutsi con el objetivo de eliminar el grupo étnico tutsi en Ruanda”.

En algunos casos, la emisora ​​proporcionó ubicaciones de tutsis para que pudieran ser perseguidos y asesinados, según la acusación.

“Las transmisiones de RTLM glorificaron esta violencia, celebrando asesinatos, elogiando a los asesinos y alentando a los perpetradores a continuar con la violencia en los controles de carretera y otros lugares”, dice la acusación.

También lo acusa de armar y apoyar a las milicias extremistas hutus “Interahamwe”, incluida una unidad conocida como “Kabuga’s Interahamwe”.

Kabuga está acusado de genocidio, incitación a cometer genocidio, conspiración para cometer genocidio, así como persecución, exterminio y asesinato. Él se ha declarado no culpable. Si es declarado culpable, enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua.

Dos horas de tiempo en la corte por día

Después de años de evadir los esfuerzos internacionales para localizarlo, Kabuga, que tenía una recompensa de $ 5 millones por su cabeza, fue arrestado cerca de París en mayo de 2020. Fue trasladado a La Haya para ser juzgado en el mecanismo residual, un tribunal que se ocupa de casos restantes de los ahora cerrados tribunales de la ONU para Ruanda y las guerras de los Balcanes.

Los abogados de Kabuga argumentaron sin éxito que no estaba en condiciones de ser juzgado. Sin embargo, siguiendo el consejo de los médicos que examinaron a Kabuga, el proceso durará solo dos horas al día.

Yolande Mukakasana, sobreviviente del genocidio y escritora que perdió a toda su familia en el genocidio, dijo que el caso llegó demasiado tarde para muchos sobrevivientes que han muerto desde la matanza.

“Hombres y mujeres de la edad de Kabuga fueron encontrados en la cama y asesinados. Vergüenza (para) sus simpatizantes que citan su vejez como una razón para no (enfrentar) el juicio”, dijo.

El sobreviviente del genocidio Justin Rugabwa le dijo a AP que cinco miembros de su familia escaparon y se escondieron durante varios días durante el genocidio hasta que la estación de radio de Kabuga reveló su paradero.

“Cuando se leyeron sus nombres en la radio y se revelaron los escondites, llegaron las milicias y todos murieron ese día”, recordó Rugabwa.

(AP)

Fuente

Publicado por notimundo

Colocación de la primera piedra para el nuevo proyecto de vivienda de apoyo en Guelph, Ontario. - Guelph

Colocación de la primera piedra para el nuevo proyecto de vivienda de apoyo en Guelph, Ontario. – Guelph

abortion rights, india, supreme court

Expertos explican por qué el fallo de la Corte Suprema, que otorga acceso al aborto a todas las mujeres casadas y solteras, es crucial