in

Las políticas migratorias de la UE y el fin de los derechos humanos en Europa

En enero, el Primer Ministro griego Kiriakos Mitsotakis ocupó un lugar destacado en el Foro Económico Mundial de Davos. Entre los diversos temas sobre los que se le pidió que comentara estaba la migración. «Grecia probablemente ha manejado el problema migratorio mejor que la mayoría de los otros países europeos», dijo con confianza en una entrevista con Richard Quest de CNN al margen del foro. “Obtuvimos una victoria contundente [in the elections] en parte porque logramos gestionar la migración mediante una política migratoria dura pero justa”.

Pero esta “política migratoria dura pero justa” tuvo como resultado la muerte de más de 500 personas, entre ellas 100 niños, en un solo incidente en el que un barco de inmigrantes se hundió frente a la costa griega cerca de Pilos el 14 de junio. La guardia costera griega ha sido acusada de causar lo que se considera uno de los peores desastres marítimos del Mediterráneo al intentar remolcar el barco hasta aguas territoriales italianas.

Las autoridades griegas negaron su responsabilidad y en su lugar arrestaron a nueve de los supervivientes, culpándolos de causar el naufragio. Mientras Mitsotakis se dirigía a Davos, la investigación se cerró y se entregó a la fiscalía, después de que se rechazaran las solicitudes de los abogados de los supervivientes de considerar pruebas importantes para su defensa.

La injusticia y el espantoso desprecio por la vida humana en esta historia no son una aberración, sino la culminación de una política de denegación sistemática de protección y violación de los derechos de los refugiados. Y también se reflejan en el nuevo pacto migratorio que acaba de concluir la Unión Europea.

Las trágicas historias de muertes en las fronteras europeas y la falta de acción al respecto indican la dirección en la que se dirige Europa, unida bajo una bandera de extrema derecha de “ley y orden” y políticas racistas antiinmigrantes. Es hacia un futuro oscuro en el que la voluntad de los derechos humanos podría llegar a su fin.

Un pacto racista sobre migración en la UE

La cuestión de la migración siempre ha sido una herramienta política útil y una de las piedras angulares de la extrema derecha en Europa. Pero en la última década, el resto del espectro político también lo ha instrumentalizado cada vez más y lo ha adoptado gradualmente en un intento desesperado por mejorar la decadente suerte electoral. Como resultado, las políticas migratorias europeas han dado un giro brusco hacia la derecha, reflejando cada vez más de cerca la agenda racista de la extrema derecha y una retórica de exclusión de los no europeos.

El nuevo “Pacto sobre Migración” de la UE es un ejemplo de ello. El Parlamento Europeo y el Consejo Europeo llegaron a un acuerdo provisional al respecto cinco días antes de Navidad. Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo, lo calificó de “día histórico”; Organizaciones de derechos humanos lo calificaron de “desastre”. El 8 de febrero, los estados miembros de la UE lo aprobaron y ahora está pendiente del respaldo formal final por parte del Parlamento de la UE y el Consejo Europeo.

Las regulaciones que introducirá el pacto cubrirán todas las etapas del proceso de asilo: desde la evaluación de los solicitantes de asilo a su llegada y la recopilación de datos biométricos hasta las reglas para determinar qué Estado miembro es responsable de manejar sus solicitudes. Sin embargo, las disposiciones, que pretenden “cambiar fundamentalmente la forma en que abordamos la migración y el asilo”, contienen numerosas lagunas que permiten abusos y un mayor fortalecimiento de las políticas violentas en las fronteras de la UE.

Organizaciones de derechos humanos han señalado que el pacto puede marcar el comienzo de la detención de solicitantes de asilo, incluidas familias con niños, en instalaciones similares a prisiones; conducir a más violencia por parte de las autoridades fronterizas; y permitir la deportación a terceros países inseguros.

No proporcionará un camino seguro y digno hacia el procedimiento de solicitud de asilo que podría salvar vidas y no evitará que se repitan tragedias como el naufragio de Pylos. En cambio, como señala Amnistía Internacional, el nuevo pacto resultará en “un aumento del sufrimiento en cada paso del camino de una persona para buscar asilo” en Europa.

Además, países como Polonia y Hungría han rechazado el mecanismo de reubicación, según el cual tendrían que aceptar refugiados. El pacto les da la opción alternativa de pagar 20.000€ (21.550 dólares) por refugiado; en otras palabras, pueden pagar sus obligaciones bajo el derecho europeo e internacional.

Esto significa no sólo que se impondrá una carga aún mayor a los países en las fronteras exteriores de la UE, sino que se están erosionando las normas jurídicas básicas sobre la protección de los refugiados.

Un futuro oscuro para la Europa Fortaleza

En general, el pacto migratorio refleja una tendencia dentro de la UE a reducir el alcance del derecho internacional hasta el punto de que se vuelve irrelevante para aquellos para quienes fue creado.

No establecer un sistema europeo común de asilo con reglas y regulaciones claras, no levantar la presión de los países de entrada, militarizar aún más el control fronterizo y subcontratar el problema de la migración a terceros países reflejan el continuo esfuerzo de la UE por eludir sus obligaciones bajo el derecho internacional. hacia los solicitantes de asilo.

El efecto a largo plazo de ignorar y restar importancia a las normas jurídicas internacionales es el posible colapso del sistema internacional global, lo que significaría el fin del régimen de derechos humanos tal como lo conocemos.

Otro aspecto preocupante de la política de asilo del Pacto Migratorio Europeo es que discrimina entre las personas que buscan asilo. La UE anunció que sus disposiciones no se aplicarán a los refugiados ucranianos. En otras palabras, Bruselas aplica oficialmente el derecho internacional de forma selectiva; declara abiertamente que las personas de una determinada raza merecen un camino hacia la seguridad y otras no.

Esto es aún más atroz si se tiene en cuenta que el pacto migratorio tiene como objetivo mantener alejadas a las personas que huyen de conflictos y otras crisis en África y Oriente Medio, en las que los países europeos a menudo están directamente involucrados.

Al discriminar clara y formalmente entre quién merece una ruta segura y legal de solicitud de asilo y migración y quién no, la UE está sentando un precedente peligroso. La discriminación sobre el derecho a solicitar protección bajo el derecho internacional y la asignación de diferentes derechos para diferentes grupos abre la puerta al apartheid legal.

Parece que la UE se ha designado a sí misma como árbitro de quién tiene derecho a la vida y a la dignidad y quién no. Esto también es evidente en su reacción a la guerra en Gaza.

Europa ha hecho la vista gorda ante las acusaciones de genocidio en Gaza, mientras los países europeos continúan vendiendo armas a Israel y repitiendo como loros su escandaloso argumento sobre “su derecho a la autodefensa” frente a una población que ocupa.

Es importante señalar aquí que entre las fuerzas proisraelíes más fervientes en Europa se encuentra la extrema derecha, que está utilizando la guerra en Gaza para impulsar su agenda, promover ideas de guerra cultural y encubrir su antisemitismo.

El apoyo a la extrema derecha está aumentando en Europa y eso no se debe a la “migración ilegal” como han afirmado algunos funcionarios de la UE, como Ylva Johansson, comisaria de Asuntos Internos. Esto se debe a que los “conservadores centristas” europeos, como Mitsotakis, han abrazado la agenda de la extrema derecha para sus propios estrechos intereses políticos y económicos.

Sin duda, esto se reflejará en las próximas elecciones parlamentarias europeas previstas para junio.

Si no hay una revisión profunda de la dirección antihumana e inhumana que están tomando las políticas europeas, el futuro de la UE parece muy oscuro. Tal como están las cosas ahora, estamos en el camino recto hacia una Europa en la que Viktor Orbáns, Geert Wilderss y Marine Le Pens tendrán una voz mucho más fuerte sobre lo que está en la agenda y lo que no.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la postura editorial de Al Jazeera.

Fuente

Written by notimundo

La crisis postelectoral de Pakistán: cómo el voto antimilitar puede generar un gobierno inestable que caiga en manos de los militares

Guerra en Gaza: un tribunal holandés ordena la prohibición de la venta de piezas de aviones de combate a Israel