in

Los agentes de gas venenoso de la Segunda Guerra Mundial en Japón todavía dejan cicatrices en la gente hoy

Japón y China celebraron recientemente el 50 aniversario de la normalización de las relaciones diplomáticas, pero en ambos países quedan rastros de alrededor de 7,46 millones de armas de gas venenoso producidas principalmente durante su guerra de 1937 a 1945.

Algunas de las armas abandonadas o desechadas al final de la Guerra Sino-Japonesa siguen cobrando vidas y medios de subsistencia.

“Me enfermé por el agua. Quiero morir”, gritó Ryuji Aotsuka, de 21 años, residente de Kamisu, ubicado a unos 100 kilómetros al este de Tokio, mientras sostenía un cuchillo en su casa en septiembre de 2021.

Cuando llegó un oficial de policía después de recibir una llamada, Aotsuka estaba siendo retenido por su madre Miyuki.

La madre de 45 años dijo que tales arrebatos ocurrían con frecuencia, lo que revela la realidad de su condición.

Ryuji Aotsuka nació en septiembre de 2001 de Miyuki y Shinichi, de 50 años. Al mes siguiente, la familia se mudó a una casa alquilada en el distrito Kisaki de la ciudad de la prefectura de Ibaraki.

Inmediatamente después de mudarse a su nuevo hogar, a unos 30 minutos en automóvil desde el estadio de fútbol de Kashima, la familia comenzó a experimentar cambios físicos.

En marzo de 2003, se detectó arsénico 450 veces más alto que el nivel aceptable en el agua de pozo que bebían.

El análisis posterior reveló que la sustancia era ácido difenilarsínico, que no existe en la naturaleza.

La Comisión de Coordinación de Disputas Ambientales determinó que la sustancia, que puede causar vómitos, debe provenir de un arma de gas venenoso del Ejército Imperial Japonés, ya que no había evidencia de que se hubiera fabricado después de la Segunda Guerra Mundial.

En los alrededores, los residentes se habían quejado del deterioro de la salud desde fines de la década de 1990. Como no había nada extraño en el sabor u olor del agua del pozo, la investigación no avanzó tan rápido como debería, dejando afectadas a aproximadamente 150 personas en el distrito residencial y sus alrededores.

La sustancia había sido enterrada en concreto en un terreno baldío a unos 90 metros de la casa de los Aotsuka y es posible que se haya filtrado a las aguas subterráneas y haya entrado en el pozo. Una lata encontrada en el sitio, marcada como producida en 1993, indica que el entierro no tuvo lugar antes de esa fecha.

“Puede que nunca vuelva a caminar”, solía decir Ryuji Aotsuka cuando era más joven.

Después de nacer, bebió leche diluida con agua del pozo. Sus síntomas eran particularmente graves entre los que sufrían convulsiones violentas.

Cuando fue hospitalizado a la edad de seis meses, los médicos creían que tendría dificultades para caminar.

Después de que se descubrió la causa de su condición y la familia dejó de usar el agua, pudo caminar pero quedó gravemente discapacitado.

En la primavera de 2020, se graduó de una escuela secundaria local para estudiantes con necesidades especiales. Más tarde se descubrió que tenía escoliosis, una curvatura anormal de la columna vertebral y una parálisis facial que le impedía comer.

Fue entonces cuando tomó el cuchillo y gritó: “Quiero morir”.

“También rompió la puerta mosquitera del segundo piso y saltó por el balcón”, dijo Miyuki Aotsuka. “Pensé muchas veces en suicidarnos en el mar frente a Kashima”.

En octubre de 2021, Ryuji Aotsuka se sometió a una cirugía exitosa para fortalecer su columna con un dispositivo especial y su condición mejoró, pero aún tiene episodios de pánico incontrolable.

Su madre no oculta su ira y dice: “Si tan solo no hubiera habido guerra, no hubiéramos tenido que pasar por esto”.

Masato Yukutake, exjefe de hospital, dijo hace más de una década que “el gas venenoso de Kamisu puede provenir de la isla de Okunoshima”.

La pequeña isla en el Mar Interior de Seto frente a Takehara, Prefectura de Hiroshima, es un popular destino turístico conocido por ser el hogar de cientos de conejos, pero una vez fue una «isla de gas venenoso» donde el Ejército Imperial Japonés fabricó en secreto armas químicas de todo el mundo. 1930 hasta el final de la guerra.

Japón operó una fábrica secreta en Okunoshima, después de que el derecho internacional prohibiera el uso de armas de gas venenoso en 1925.

Con la derrota de Japón en la guerra de 1945, los altos mandos militares, temiendo cargos por crímenes de guerra, guardaron silencio y quemaron todos los documentos relacionados.

La historia de la isla estuvo casi enterrada, pero desde la década de 1980 han salido a la luz documentos militares estadounidenses desclasificados y materiales del antiguo ejército japonés.

Se cree que en la isla se fabricaron 2,66 millones de armas de gas venenoso que empleaban ácido difenilarsínico y que unos 6.800 ex trabajadores de la fábrica de Okunoshima sufrieron cáncer, enfermedades respiratorias y otras afecciones.

Yukutake, que murió en 2009, se desempeñó como director del Hospital Tadanoumi y examinó a unos 4.000 trabajadores.

Solía ​​recordar que durante mucho tiempo los pasillos del hospital, ahora llamado sucursal Tadanoumi del Hospital Kure Kyosai, estaban llenos de ex trabajadores con piel oscura que solían toser violentamente.

“Al ver a los ex trabajadores de la fábrica, mi padre solía anotar en los márgenes de los registros médicos los detalles de su trabajo y las condiciones laborales que le decían”, dijo Noriko, la hija mayor de Yukutake, que vive en Mihara, en la prefectura.

Las investigaciones gubernamentales aún no han aclarado por qué el agente químico fue enterrado en Kamisu. Algunos creen que durante los años caóticos que siguieron a la guerra, la sustancia se vendió y finalmente se transportó a la ciudad.

Mientras los oficiales militares continuaban guardando silencio, el difunto médico compiló sus notas de los registros médicos en un libro.

La hija, que ayudó a su padre a editar el libro, dijo que su trabajo tratando a los enfermos por el gas venenoso lo impulsó a viajar a Irán para brindar apoyo médico a las víctimas de los ataques con armas químicas del ejército iraquí durante la guerra entre los países en la década de 1980.

“Debemos romper la cadena de destrucción”, dijo.

https://mainichi.jp/english/articles/20221002/p2g/00m/0na/026000c

Categoría: China, Japón


Imprimir esta publicación

Fuente

Publicado por notimundo

Los rusos vuelven a disparar misiles S-300 contra Mykolaiv.  Siete personas heridas

Los rusos vuelven a disparar misiles S-300 contra Mykolaiv. Siete personas heridas

Los dos compañeros estaban en un viaje por carretera desde Gold Coast a Nimbin cuando los detuvieron para una prueba de drogas al azar en la carretera (en la foto)

Cannabis medicinal Australia: el conductor pasa la prueba de drogas en la carretera