in

La batalla por el alma de Boric

La batalla por el alma de Boric

La batalla por el alma de Boric

Martes, enero Cuarto 2022 – 06:54 UTC

En la primera ronda, Boric se alió con un grupo heterogéneo integrado por el Partido Comunista, el llamado Frente Amplio y varios grupos ambientalistas, feministas y LGBTQ.
En la primera ronda, Boric se alió con un grupo heterogéneo integrado por el Partido Comunista, el llamado Frente Amplio y varios grupos ambientalistas, feministas y LGBTQ.

Por Jorge Castañeda – Chile ha sido durante mucho tiempo un referente en América Latina. Entonces, cuando los votantes chilenos eligieron al izquierdista Gabriel Boric, un exlíder estudiantil de 35 años, como presidente el domingo, el resto de América Latina quiso saber: ¿Qué significa esto para Chile y para nosotros?

Primero, vale la pena observar más de cerca el resultado en sí. Con casi el 56% de los votos, Boric ganó por un margen de más de diez puntos porcentuales, enorme para los estándares chilenos. Desde 1989, cuando se restableció la democracia, la mayoría de los presidentes han obtenido solo cuatro o cinco puntos de ventaja. Y, sin embargo, el subcampeón de extrema derecha, José Antonio Kast, no solo ganó la primera vuelta de las elecciones, sino que también se aseguró un sustancial 44% de los votos en la segunda vuelta.

De hecho, los resultados de las últimas elecciones reflejan los del plebiscito de 1988 sobre si el dictador de Chile desde 1973, Augusto Pinochet, podría extender su gobierno por otros ocho años. Los partidarios de Pinochet perdieron, pero la extrema derecha del país estaba, y sigue estando, viva y coleando. Las elecciones de segunda vuelta siempre son polarizantes, pero la división entre los chilenos parece particularmente aguda, bastante pareja y notablemente duradera.

Pero son las implicaciones para la izquierda chilena y latinoamericana las que podrían ser las más significativas. En la primera vuelta, Boric se alió con un grupo heterogéneo integrado por el Partido Comunista, el llamado Frente Amplio (integrado por partidos y movimientos de izquierda además del Partido Socialista), y varios grupos ambientalistas, feministas y LGBTQ.

En la segunda ronda, sin embargo, Boric amplió aún más esta coalición, agregando a los socialistas, el Partido para la Democracia de centro izquierda, los demócratas cristianos y algunas otras organizaciones centristas. Entonces, como pregunta el politólogo chileno Patricio Navia, ¿cuál de las dos alianzas gobernará y en qué plataforma se apoyará el gobierno bórico?

Cualquier predicción aquí requiere que nos remontemos a 2019, cuando los chilenos salieron a las calles para protestar por una amplia gama de problemas, incluidos los bajos salarios, la vivienda inadecuada, un sistema de pensiones privatizado, un sistema de salud costoso y complejo, la degradación ambiental y violaciones de los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas. En poco tiempo, las protestas se redujeron a una lucha contra la desigualdad.

Para muchos chilenos, parecía que, a pesar de una caída significativa de la pobreza, los beneficios del “milagro” económico del país no se habían compartido de manera equitativa. Y, sin embargo, el coeficiente de Gini, la métrica de desigualdad más utilizada, donde cero indica igualdad perfecta y uno significa desigualdad perfecta, sugiere que la desigualdad en Chile ha disminuido durante los 20 años anteriores, de .55 en 2000 a .51 en 2019. (a pesar de un repunte de .48 en 2015).

En cualquier caso, la plataforma original de Boric abordó muchas de las quejas específicas de los manifestantes. Prometió ofrecer un seguro médico universal, reformar el sistema de pensiones, aumentar el salario mínimo, eliminar la deuda estudiantil y acortar la semana laboral. Financiaría un mayor gasto social aumentando los ingresos del gobierno, especialmente imponiendo impuestos a las grandes empresas y las personas adineradas, en un 8% del PIB.

Si bien no fue un programa revolucionario, ciertamente fue ambicioso. Y gran parte de ella puede alinearse con las posiciones de la asamblea constitucional de izquierda elegida a principios de este año. (El organismo de 155 miembros se creó después de las manifestaciones de 2019, con el mandato de redactar una nueva constitución basada en las demandas de los manifestantes).

Pero Boric suavizó su enfoque en la segunda vuelta, cuando pasó de culpar a la coalición política que había administrado el milagro económico de Chile, la Concertación, a acercarse a sus ex presidentes, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. Su plataforma de segunda ronda seguía siendo muy reformista, e incluía versiones de muchas de sus promesas originales, pero menos radicales.

Sin embargo, en última instancia, Boric debe su victoria no solo a sus electores más moderados, tradicionales y mayores, sino también a sus seguidores más jóvenes y radicales. Eso significa que la batalla por el alma política del presidente millennial puede estar gestando.

La tensión que probablemente siente Boric refleja un fenómeno más amplio, que examiné hace 15 años. Desde el cambio de siglo, América Latina ha tenido dos “izquierdas” políticas distintas: una izquierda moderada, democrática, globalizada, moderna, y una izquierda anacrónica, estatista, nacionalista y autoritaria.

El grupo más moderado está ejemplificado por los gobiernos de Chile y Uruguay de los últimos 20 años, y el gobierno de Brasil durante los dos mandatos del presidente Luiz Inácio Lula da Silva (a pesar de su corrupción). En menor medida, el gobierno del primer mandato del presidente boliviano Evo Morales y el gobierno del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en El Salvador (nuevamente, a pesar de su corrupción) también entran en esta categoría.

La izquierda radical está ejemplificada por el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y su sucesor elegido a dedo Nicolás Maduro, el ecuatoriano Rafael Correa, el presidente nicaragüense Daniel Ortega y el régimen de Castro en Cuba. Es más difícil categorizar a Andrés Manuel López Obrador de México, Pedro Castillo de Perú y Néstor Kirchner de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, aunque todos han tendido hacia las doctrinas y políticas del pasado.

En Caracas, La Habana, Ciudad de México y Buenos Aires, los abanderados de la izquierda radical han celebrado los resultados electorales de Chile, aparentemente viendo a Boric como uno de ellos. Pero podrían terminar decepcionados.

Por ejemplo, vale la pena destacar los hechos que precedieron de cerca a la primera vuelta de las elecciones de Chile. La reelección de Ortega en una votación falsa, las abrumadoras victorias de Maduro en las elecciones regionales y la represión por parte del régimen cubano de una protesta programada forzaron las respuestas de los miembros de la coalición boric. Si bien el Partido Comunista y otros finalmente decidieron (después de algunos desacuerdos internos) felicitar a Ortega y Maduro, y respaldaron al régimen de Castro en La Habana, ni Boric ni sus aliados de segunda ronda se unieron a ellos.

Agregue a eso la historia reciente de Chile, los resultados de la segunda vuelta y la composición de la coalición gobernante, y hay buenas razones para pensar que Boric podría no gobernar como el típico populista de izquierda latinoamericano. En cambio, podría operar más como un socialdemócrata europeo, similar a Felipe González, el primer primer ministro socialista de España después del regreso de ese país a la democracia en la década de 1970. Por el bien de Chile, y por el de América Latina, uno ciertamente lo espera.

Jorge G. Castañeda, es un excanciller de México, y actualmente profesor de la Universidad de Nueva York y autor de “Americas Through Foreign Eyes”. (Prensa de la Universidad de Oxford, 2020).

Fuente

Publicado por notimundo

Deja una respuesta

En uno de los experimentos científicos más extraños hasta ahora, los peces de colores han sido entrenados para 'conducir' un tanque robótico (en la foto)

Los peces dorados son entrenados para ‘conducir’ un tanque robótico por científicos

(3er LD) Los casos diarios de virus permanecen por debajo de 4.000 durante el tercer día en medio de persistentes problemas de omicron

(3er LD) Los casos diarios de virus permanecen por debajo de 4.000 durante el tercer día en medio de persistentes problemas de omicron